Cómo afrontar un rechazo de forma sana

El rechazo es uno de los monstruos más universales de la vida social. Ahora, es prácticamente inevitable que alguna vez nos encontremos con él: no somos croquetas que vayamos a gustarle a todo el mundo. Por ello, queremos darte algunas herramientas para minimizar con las consecuencias emocionales.
Cómo afrontar un rechazo de forma sana
Laura Ruiz Mitjana

Escrito y verificado por la psicóloga Laura Ruiz Mitjana.

Última actualización: 14 noviembre, 2022

¿Alguna vez te han dado calabazas? ¿Te has sentido rechazado o no correspondido por alguien que te gustaba, te interesaba o estabas enamorado? ¿Cómo afrontar un rechazo de forma sana?

Cuando alguien nos rechaza (puede ser también un miembro de la familia, un amigo, un grupo de personas, etc.), lo que se pone en juego es nuestra autoestima y nuestro sentido de la dignidad. Pero hay más detrás.

Así, en este artículo queremos reflexionar sobre cómo nos afecta un rechazo a nivel emocional y proponer algunas ideas para afrontarlo de forma saludable.

Cómo nos afecta emocionalmente un rechazo

Podríamos hablar del rechazo como un castigo, como un evento universalmente desagradable. Somos seres sociables, necesitamos relacionarnos y sentirnos validados y reconocidos por el otro; queremos sentirnos correspondidos. Algunas veces, incluso, necesitamos, o buscamos, la admiración del otro.

Si a esto le sumamos que el rechazo viene de una persona que nos gustaría tener cerca, las consecuencias emocionales se intensifican. Así, el rechazo hace que nuestra autoestima sufra, podemos sentirlo como un ataque personal.

“Si hay alguien a quien queremos, a quien admiramos, una persona que nos atrae o una persona de la que queremos hacernos amigos y sentimos que no hay correspondencia, el golpe a la autoestima tiene que existir”.

-Luis Muinho-

Además, ten en cuenta que “un rechazo es la historia de todos los rechazos”; es decir, que es probable que “ese” rechazo una su peso emocional al de otros rechazos anteriores. La buena noticia es que contamos con recursos que nos pueden ayudar a afrontar el rechazo de forma un poco más saludable, y que evitarán que este hecho tan común nos afecte de una forma poco adaptativa (o en exceso).

Mujer con síntomas de depresión tras una ruptura
Sentirnos rechazados afecta a nuestra autoestima.

Claves para afrontar un rechazo de forma sana

¿Cómo afrontar un rechazo de forma sana? Buscando el punto medio entre validar lo que sentimos, permitírnoslo, y evitar dramatizar.

La idea vertebral del modo de afrontamiento que te proponemos es que el rechazo no dice nada de ti; tan solo, que el otro no siente lo que tiene que sentir o que está buscando otra cosa. ¿Qué más nos puede ir bien para trabajar esta aceptación?

1. Trabaja tu autoestima

Es una realidad. Si nuestra autoestima está “bien”, está trabajada, y nos sentimos bien con nosotros mismos, el daño que nos puede hacer un rechazo será menor. Podrán molestarnos, incomodarnos, decepcionarnos, sí, y es lícito. Pero nunca nos dejarán “KO” anímicamente o nos harán creer que no valemos.

Nuestra autoestima influye en cómo nos sentimos con nosotros mismos y cómo interpretamos lo que nos sucede alrededor. Una autoestima que, a su vez, está influenciada por los mensajes que recibimos, pero también sobre otras variables sobre las que tenemos más control, como la manera de gestionar esos mensajes que recibimos.

Y recuerda que necesitamos querernos a nosotros mismos para ser felices, no que nos quiera “esa” persona sí o sí (eso siempre debe ser un “extra”).
Algunas ideas que pueden irnos bien a la hora de mejorar nuestra autoestima son las siguientes:

  • Autorreforzarnos: darnos pequeños “premios” por aquellas cosas que hacemos bien.
  • Fomentar el autoconocimiento: pasar tiempo a solas, buscar hobbies, salir de la zona de confort, descubrir qué nos gusta…
  • Cuidar nuestro diálogo interno: tratarnos bien y educar nuestro pensamiento para que sea saludable.
  • Cuidar nuestra salud emocional (pedir ayuda psicológica si la necesitamos).
  • Reconocer nuestras fortalezas y aceptar nuestras debilidades, como un perfecto rompecabezas.
  • Rodearnos de personas que nos traten bien y nos hagan sentir bien (alejarnos de relaciones tóxicas).

2. Reconoce tus fortalezas

Tienes un montón de fortalezas y de puntos fuertes, aunque te hayan rechazado (una cosa jamás quitará la otra). Pero es importante que los descubras y que te identifiques con ellos.

La buena autoestima depende de un autoconocimiento sano de uno mismo; es decir, saber que hay cosas que se nos dan estupendamente bien y otras que no tanto, y que no pasa absolutamente nada.

No hace falta que seamos buenos en todo para sentirnos bien con nosotros mismos y para ser tremendamente valiosos.

3. No le des tantas vueltas: es hora de aceptar

A veces queremos agradar a gente a quienes nunca vamos a agradar, y eso es absurdo. El amor, la atracción y el feeling deben ser cosas que suceden de forma natural.

Fluye, no te ofusques en agradar a alguien y evita darle vueltas al tema. Siente la emoción, deja que te duela el tiempo que necesites, sí, pero trabaja también en la aceptación de ese rechazo.

4. Desculpabilízate

Otra idea sobre cómo afrontar un rechazo de forma sana es quitarte la culpa. Aquí nadie tiene la culpa de nada; sencillamente, hay personas a quienes les gustarán ciertas cosas de nosotros, otras a quien enamoraremos sin hacer nada y otras que no nos harán ni caso.

Y es normal y está bien. No has hecho nada malo que explique el hecho de que te hayan rechazado.

Hombre pensando despacio
Aceptar que no podemos gustar a todo el mundo es clave para lidiar con el rechazo.

5. Evita personalizar o ser tan referencial

Y por último, recuerda que un rechazo no significa que haya algo malo en ti. Ese rechazo no se explica por algo personal, las causas no tienen que ver con nosotros; a veces no hay una explicación “lógica”.

Por ello, te animamos a dejar la autorreferencia a un lado (pensar que somos la causa de todo) y empezar a abrir la mente.

“Nadie puede hacerte sentir inferior sin tu consentimiento”.

-Eleanor Roosevelt-

Te podría interesar...
El rechazo es la herida emocional más profunda
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
El rechazo es la herida emocional más profunda

Sentirse rechazados es una herida difícil de sanar, una profunda experiencia negativa que deja rastro. Te explicamos cómo sanar la herida del recha...