Los 6 pilares de la autoestima, según Nathaniel Branden

Edith Sánchez·
07 Enero, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la psicóloga Gema Sánchez Cuevas al
06 Enero, 2020
Los seis pilares de la autoestima forman una guía con prácticas que es necesario realizar para restaurar un amor propio que se ha debilitado o no se ha edificado. La baja autoestima no solo nos causa sufrimiento emocional, sino que nos lleva a actuar de una forma autodestructiva.

Los 6 pilares de la autoestima son un conjunto de reflexiones de Nathaniel Branden que quedaron plasmadas en un libro que lleva ese nombre. Se trata de esos aspectos de la vida que son necesarios trabajar y cultivar para que se afiance el amor propio.

La baja autoestima tiene importantes consecuencias para la vida. A veces, se manifiesta en la elección inadecuada de la pareja, la desorganización y la frustración en el trabajo, los sueños y las metas que nunca se cumplen, el estilo de vida autodestructivo, el bajo rendimiento, la dependencia de la opinión ajena, etc.

Nathaniel Branden brinda algunas pistas para saber por dónde empezar. No obstante, conocer los pilares de la autoestima no genera ningún cambio por sí solo, ya que es necesario poner en práctica también ciertos hábitos. Esto es, hace falta un cambio a nivel cognitivo, pero también emocional y conductual.

Veamos cuáles son esos ejes sobre los que debemos trabajar.

Hasta que no te valores a ti mismo, no valorarás tu tiempo. Hasta que no valores tu tiempo, no harás nada con él”.

-M. Scott Peck-

Mariposa en una mano

1. Vivir de manera consciente

Uno de los pilares básicos de la autoestima se asienta sobre la práctica de aumentar el grado de consciencia sobre el presente. Dicho de otro modo, esto significa que es importante tener conciencia de nuestras actividades, pensamientos, palabras, sentimientos e intenciones.

En este sentido, lo más importante es que tengas una intención real de ser honesto contigo mismo. En particular, que te observes atentamente sin tratar de justificar o explicar lo que percibes. Simplemente, contempla lo que hay en ti, como si estuvieras haciéndolo desde fuera. No te juzgues, toma nota para conocerte mejor.

2. Aceptación, uno de los pilares de la autoestima

La observación y la conciencia sobre lo que uno hace con frecuencia conduce a la autoimposición de castigos muy severos en personas que carecen de amor propio. Por eso, otro de los pilares de la autoestima es la aceptación. Esa palabra a veces se torna un poco nebulosa, pero Nathaniel Branden la liga a tres acciones básicas.

  • La primera es la disposición a experimentar plenamente todo lo que sentimos, pensamos, hacemos, soñamos, etc. O sea, dejarnos ser tal y como somos, sin interferir en ello, sino permitiendo que todo fluya.
  • La segunda acción es ponerse del lado de uno mismo, es decir, no pelearse internamente.
  • Las acciones anteriores están relacionadas con una tercera: ser amigos de nosotros mismos. Una amistad que se manifiesta cuando somos compasivos con todo aquello que surge de nosotros. Evitar cuestionarnos o criticarnos: simplemente aceptar.

3. Responsabilidad

Ninguna persona logra cultivar su autoestima si no se convence de que es perfectamente competente para alcanzar y vivir en un estado emocional positivo. Esta fe se gesta y se nutre cuando admitimos que cada uno de nosotros es responsable de lo que hace, dice, piensa, etc.

Ser responsable significa aceptar las consecuencias de lo que se hace o no se hace. Yo puedo elegir, por ejemplo, no actuar frente a un problema, ya que estoy en todo mi derecho. Lo que no puedo hacer es tratar luego de culpar a otros o a la vida misma por los efectos de mi pasividad.

Cada uno de nosotros tiene que descubrir qué va a hacer y cómo lo hará.

4. Autoafirmación

La autoafirmación está estrechamente relacionada con el respeto y es otro de los pilares de la autoestima. Tiene que ver con respetar nuestros propios deseos, necesidades y valores. Es decir, que no se debe pasar por encima de esos deseos, necesidades o valores para complacer a otros, por temor, o por alguna razón similar.

Autoafirmarse no significa ser beligerante, ni impositivo. Significa más bien el intento de valerse por uno mismo y la negativa a falsear lo que somos por agradar o no incomodar a los demás. Se cultiva poco a poco, siendo asertivos.

5. Propósito

Para sentir aprecio por nosotros mismos, también tenemos que sentir que vivimos con un propósito. Esto incluye tanto propósitos globales (ser una mejor persona, por ejemplo), como metas puntuales (ganar más dinero, aprender algo, etc.).

Es importante que hagamos conscientes nuestros propósitos y metas, así como las acciones necesarias para alcanzarlos. Ayuda mucho que nos evaluemos periódicamente para comprobar si verdaderamente estamos encaminados o no. También ayuda valorar cada logro que obtengamos. Vivir sujetos al azar destruye la autoestima.

Mujer caminando con una luz entre sus manos

6. Integridad

La integridad tiene que ver con la coherencia que hay entre nuestros valores y nuestros actos. También entre lo que decimos y lo que hacemos. Como la palabra misma lo dice, la integridad “integra”, es decir que estructura nuestra personalidad y nuestra conducta, haciéndola más razonable.

La falta de coherencia entre diferentes campos vitales suele derivar en una gran cantidad de problemas. El más grave es que nos daremos motivos a nosotros mismos para formularnos críticas y sentirnos disgustados con lo que somos.

Una persona con baja autoestima tiende a rendirse antes de intentarlo, a bajar los brazos antes de encajar el primer golpe. Frente a este marco, tenemos la posibilidad de nutrir cada día nuestro amor propio y los pilares de la autoestima de Branden son una guía que nos pueden ayudar a lograrlo.

Branden, N. (1995). Los seis pilares de la autoestima. Paidós.