Cómo convertirme en la persona que quiero ser

07 Octubre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Valeria Sabater
¿Eres lo que quieres ser o eres lo que los demás esperan que seas? Siempre llega un momento en que debemos decidir y ese paso requiere de algo más que valentía o seguridad en uno mismo. Necesitamos un plan y una serie de estrategias: las analizamos.

Líder de mi propia empresa. Astrónoma. Alguien independiente y seguro de sí mismo. Profesor de instituto. Influencer. Entrenadora deportiva. Una persona más feliz y autorrealizada. Cada cual traza el lienzo de sus sueños con colores propios, con figuras que solo uno mismo entiende… Sin embargo ¿cómo convertirme en la persona que quiero ser? ¿Por dónde debería empezar?

Las metas vitales, como los deseos existenciales, no aparecen ante nosotros con un chasquido de dedos o pronunciando unas palabras mágicas. Sabemos que todo parte de un proceso de crecimiento y superación personal para el que no todos están preparados. Porque para lograr unos objetivos, en realidad, no basta con la clásica formula de “confía en ti mismo y el camino aparecerá”.

Convertirnos en ese ideal que tenemos en mente, calzar por fin esa vida soñada y mostrar esos rasgos de personalidad que tanto anhelamos, requiere de una transformación interna que parte de un proceso. Es un tránsito en el que ir cambiando pieles poco a poco para permitir que emerja la mejor versión de nosotros mismos. Esa capacidad de conquistar lo que se quiere, esa que lejos de rendirse o claudicar continúa trabajando por sus deseos cada día.

Nacemos siendo individuos y debemos evolucionar hasta convertirnos en la personas que deseamos. Es momento por tanto de conseguirlo.

Hombre caminando hacia el mar representando cómo convertirme en la persona que quiero ser

Cómo convertirme en la persona que quiero ser: claves que te ayudarán

Carl Rogers fue uno de los psicólogos más influyentes d el siglo XX. Su enfoque humanista otorgó el campo del desarrollo personal nuevas perspectivas y herramientas que siguen siendo valiosas a día de hoy. Así, algo que nos planteó a modo de reflexión, es que cada uno de nosotros se coloca máscaras a lo largo del tiempo casi sin darse cuenta.

Esas máscaras son anclajes para obtener validación social. Con ellos, esperamos ser aceptados, integrados y hasta apreciados. Sin embargo, llega un momento en que cargamos con tantas máscaras y tantas “pieles” superpuestas que apenas nos reconocemos a nosotros mismos. Porque hemos vividos orientados hacia los demás, pero no integrados con nosotros mismos, con nuestros valores, ideales, sueños y deseos.

Por ello, es común que más de uno se haga tarde o temprano la pregunta “¿cómo convertirme en la persona que quiero ser?”. Hemos pasado tanto tiempo separándonos de nuestra voz interna que necesitamos iniciar un retorno hacia nosotros mismos. Solo entonces podemos iniciar ese proceso de transformación. Un camino que no busca dar forma a un nuevo yo, sino permitir que emerja el auténtico ser, ese que hemos silenciado largamente.

Estas serían las claves.

Clarifica quién quieres ser (y deja a un lado quién “deberías” ser)

Las personas nos pasamos media vida trabajando una versión de nosotros mismos que no siempre se adecúa a los propios valores. Por decirlo de otro modo, a veces nos focalizamos más en la persona que “deberíamos ser” y no tanto en quién “deseamos ser” de verdad.

¿Qué deberíamos hacer en estos casos? ¿Cómo convertirme en la persona que quiero ser?

  • Para ello, clarifica de manera concreta cómo quieres verte dentro de cinco años. Especifica cómo te ves, a qué dedicas tú vida y qué o quién te rodea.
  • Seguidamente, indaga en por qué deseas ser ese tipo de persona. ¿Es un deseo propio o te está condicionando algo? ¿Se adecúa esa versión futura y anhelada de ti mismo a tus valores?

Reconoce tu potencial, identifica tus límites y carencias

Si te preguntas “¿cómo convertirme en la persona que quiero ser?”, indaga primero en tu potencial y tus carencias. ¿Dispones de habilidades y competencias para dar forma a esa versión futura de ti mismo? Si es así reconócelas y empieza a desarrollarlas mucho más, trabaja en ellas.

Por otro lado, también es importante identificar tus límites y carencias. Hay que liberarse de todas las máscaras tras las que nos hemos escondido. Al hacerlo, tal vez percibas en ti un exceso de miedos e inseguridades. Alguien que ha pasado demasiado tiempo esperando el reconocimiento y la validación de otros, necesita de un tiempo para sanarse, para fortalecer valías internas.

Despierta tus fortalezas psicológicas

Tus emociones, tus pensamientos y tus acciones deben estar en sintonía para alcanzar tus propósitos. Todo tu ser debe estar orientado hacia esas metas vitales que para ti custodian tu felicidad. Un modo de lograrlo, de percibirse más válido y lograr que el estado de ánimo sea el óptimo es activando lo que los psicólogos Christopher Peterson y Martin Seligman definieron en 2004 como fortalezas psicológicas.

Estas serían las más idóneas para nuestros propósitos:

  • Entusiasmo: es el motor de la ilusión, es la energía que moviliza los pensamientos hacia un mismo propósito, conjugando creatividad, confianza en uno mismo y también ciertas dosis de optimismo.
  • Compromiso: desarrollar un firme compromiso con nosotros mismos y con nuestros objetivos es el puente hacia el éxito.
  • Significado: cada cosa que hacemos, que pensamos y sentimos debe tener un significado, un fin. Nada de lo que hagamos debe ser por azar.
  • Trascendencia. Aplicar la trascendencia significa tener un propósito y querer aspirar a la excelencia. Este concepto se relaciona con esa cumbre de la que nos hablaba Abraham Maslow en su teoría de las necesidades humanas, esa en la que uno aspira a la autorrealización.

Acepta tus miedos, forman parte del proceso de transformación

Otro aspecto decisivo en nuestro camino para convertirnos en quien deseamos ser es reconocer y aceptar nuestros miedos. De nada nos vale esconderlos o negar su presencia. Nadie inicia la aventura más decisiva de su vida sin los temores pesando en su mochila; ellos forman, al fin y al cabo, parte indiscutible de nuestra esencia, de lo que es el ser humano.

La clave está en seguir avanzando a pesar de su presencia, en arriesgarnos a pesar de sus zancadillas, en saltar los muros que nos colocan para demostrarnos que es posible superarnos cada día.

Mujer mirando al mar con miedo a lo desconocido

Para convertirme en la persona que quiero ser debo elegir cada día el mejor camino para mí

Si deseo convertirme en la persona que quiero ser de verdad, hay un aspecto que debo tener presente. Avanzar, superarme, transformarme en una mejor versión de mí requiere saber elegir cada día cuál es el mejor camino. Así, en caso de que un día me atrape el desánimo y la frustración, debo elegir qué estado mental es mejor para mí ¿el derrotismo o la superación?

Si otro día tengo ante mi dos opciones, elegir el camino fácil y adecuarme a lo que otros esperan de mí o bien seguir trabajando en soledad en aquello que deseo, debo atreverme a decidir, a pensar cuál es la mejor decisión. No podemos dejar de lado que el bienestar y la felicidad requieren tomar decisiones a cada instante. Hacerlo con valentía y conectados a nuestros deseos, valores y expectativas será siempre la mejor opción. Tengámoslo presente.

  • CLONINGER, C. R. (2005). Character Strengths and Virtues: A Handbook and Classification. American Journal of Psychiatry162(4), 820-a-821. https://doi.org/10.1176/appi.ajp.162.4.820-a
  • Peterson, C. y Seligman, ME (2004). Fortalezas y virtudes del personaje . Un manual y clasificación (págs. 53-89). https://doi.org/313971759