¿Cómo detectar el engaño según Paul Ekman?

Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga María Alejandra Castro Arbeláez
¿Es posible detectar el engaño? Pues bien, jugaremos a detectives siguiendo las investigaciones de Paul Ekman.
 

Las emociones son todo un mundo. Nos llaman tanto la atención que se han estudiado desde diferentes perspectivas. La psicología es quizás una de las más importantes. Así, en este contexto se ha estudiado cómo detectar el engaño.

Acompáñanos por un recorrido a través de este artículo. Te mostraremos a qué nos referimos con engaño y cómo detectarlo según el psicólogo Paul Ekman. Así, como punto de partida tomaremos la biografía de este singular psicólogo.

Paul Ekman
Paul Ekman

Paul Ekman, ¿quién es?

Paul Ekman es uno de los psicólogos más importantes en la actualidad. La Asociación Americana de Psicología le ha premiado por la relevancia y el calado de sus contribuciones a la psicología. Sus aportes más notables están asociados a las emociones y las microexpresiones faciales.

Además, ha recibido diversos premios por sus investigaciones científicas. Por ejemplo el Eureka, para la comunicación de la ciencia, y el William James. También, participó en un documental con la BBC, y ha sido la inspiración de series como «Lie to me».

Nació el 15 de febrero de 1934, en Estados Unidos. Es considerado como uno de los psicólogos más influyentes del siglo XX. Fue profesor de Psicología de la Universidad de California y asesor del Departamento de Defensa de los Estados Unidos y del FBI.

 

Ha escrito libros de divulgación científica, como La naturaleza de la emoción. Además, en su labor divulgadora, ha escrito varios artículos para periódicos y revistas. Actualmente, su investigación continúa, haciendo hincapié en el estudio de la mentira.

Engaño, ¿de qué trata?

El engaño, según la Real Academia Española de la lengua, es un ‘dar a la mentira una apariencia de verdad, o introducir a alguien a tener por cierto lo que no es, valiéndose de palabras o de obras aparentes y fingidas’.

Ahora bien, para saber de qué trata hay que entender que, según Ekman, existen seis emociones básicas: la alegría, el miedo, el asco, la sorpresa y la tristeza.

Cada emoción está asociada a un lenguaje no verbal. Una comunicación que tiene un reflejo especial en nuestra mímica facial. Sucede que, aunque la gente esté más dispuesta a comentar verbalmente, va a expresar también un lenguaje no verbal asociado a cómo se siente. Sentirnos engañados o engañar, no es la excepción, podemos expresarla en los dos niveles.

¿Cómo detectar el engaño?

Para Paul Ekman, no somos muy buenos inhibiendo las expresiones faciales cuando nos emocionamos. Por otro lado, nuestros gestos faciales son especialmente delatores.

 

Por lo tanto, la detección del engaño sería posible gracias a la detección e interpretación de las expresiones faciales. A través de otras partes del cuerpo también nos comunicamos, pero las más reveladoras, según este autor, son las de la cara.

Veamos algunos indicios faciales del engaño:

  • El rostro puede contener doble mensaje. Lo que el mentiroso quiere mostrar, y aquello que desea ocultar.
  • Las expresiones genuinas no son de control voluntario. Por lo tanto, es más fácil detectar el engaño si sabemos identificarlas.
  • Variaciones en el aspecto que muestra el ojo. Estas son producidas por los músculos que rodean al globo ocular, modificando la forma de los párpados, el iris que se ve, y la cantidad del blanco del ojo; y con ello, la impresión general al mirar a los ojos.
  • La dirección de la mirada. Cuando las personas sentimos culpa o vergüenza, tendemos a desviar la mirada.
  • Parpadeo. Aumenta cuando las personas cuentan con una emoción.
  • Tiempo. La duración de la expresión facial es vital para detectar el engaño, si las expresiones van más allá de 10 segundos es más fácil que no sea genuinas.
 

También se pueden tomar otros fenómenos como referencia para detectar el engaño: las sonrisas falsas, la sincronización, la dilatación de las pupilas, la activación de los músculos faciales fidedignos y el rubor.

Ahora bien, a través de las palabras, voz y cuerpo, también se puede detectar el engaño. Las personas que engañan suelen cuidar más las palabras que utilizan, invirtiendo más recursos en esta misión y descuidando otros aspectos, como puede ser la mímica.

El tono de la voz, las pausas, y los errores verbales nos ayudan a saber si nos engañan. En ellos, pueden aparecer elementos que no secunden el mensaje que trasmiten las palabras.

Todos hemos tenido la sensación alguna vez de que hay algo que no encaja en lo que nos están contando, que nos pone en guardia, aunque no sepamos el qué. Esto es porque una buena parte del análisis de la conducta no verbal se da de manera inconsciente.

Por otro lado, hemos visto que el engaño está vinculado a la mentira. Para definirla, Ekman en su libro Cómo detectar mentiras. Una guía para utilizar en el trabajo, la política y la familia defiende que se debe tener en cuenta tanto al mentiroso como al destinatario.

 

Existe mentira cuando el destinatario no ha pedido ser engañado, además, cuando el que la dice no ha notificado previamente que su intención es mentir.

Mujer cruzando los dedos al mentir para representar las mentiras azules

Tecnología para detectar el engaño

Otro detector de engaños es el polígrafo, también llamado cazador de mentiras. Se trata de una tecnología que registra las respuestas corporales de una persona cuando se le interroga. Ahora bien, a pesar de que es utilizado en procesamientos judiciales por algunos países, en la actualidad no contamos con una línea de estudios fiables que nos apoyen o respalden la asociación que utilizan esta tecnología para dictaminar si alguien miente o dice la verdad.

En suma, las emociones son una fuente valiosa para analizar las conducta. Unas emociones que manifestamos u ocultamos a través de muchas vías. Entre ellas, especialmente importante el lenguaje no verbal, campo en el que destacan las contribuciones de Paul Ekman. Agradecemos su maravilloso legado.

Ekman, P. (2005).Cómo detectar mentiras: Una guía para utilizar en el trabajo, la política y la familia.  Grupo planeta Espinosa Torres, M.P. y Moreno Luce, M.S. La influencia de las emociones en las expresiones faciales según Paul Ekman.