¿Cómo nos afecta el cambio de hora durante el confinamiento?

Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Valeria Sabater
El cambio de hora en un contexto de cuarentena puede afectar más seriamente a aquellas personas que, como los sanitarios o personal de supermercado, tengan que ir a trabajar. Quienes estén confinados, podrán sufrir estrés durante las largas horas de la tarde.
 

Muchos ya lo están señalando. Más que afectarnos el cambio de hora durante el confinamiento lo que nos impacta es el propio encierro y la cuarentena obligada. Sin embargo, no podemos negar que el inicio del horario de verano y el tener que ajustarnos a él en el presente contexto puede ser otro factor estresante que añadir a las múltiples alteraciones que estamos viviendo.

No disponemos de estudios a los que remitirnos para saber qué experimentaremos o qué vivió otra parte de la población en una situación semejante. Sin embargo, los expertos nos avanzan que, en cierto modo, no vamos a percibir un impacto excesivamente negativo o problemático. Es más, una buena parte de nosotros no notará más que el peso de esa hora menos de sueño.

Sea como sea, hay un hecho evidente. Cada año se analizan los beneficios e inconvenientes sobre este obligado cambio de invierno a verano y de verano a invierno.

La Unión Europea, por ejemplo, ya baraja la posibilidad de dar fin a esta costumbre estacional. Asimismo, desde los organismos médicos y científicos siempre nos avisan de los efectos que esta alteración suele tener en nuestros ritmos circadianos.

 

Hay quien habla de riesgos para nuestra salud. Hay personas que tardan semanas en habituarse; de hecho, los niños suelen ser los más afectados. No obstante, sabemos que el sector comercial y empresarial agradece esa estrategia para aprovechar un poco más las horas de luz.

Sea como sea hay algo evidente: nunca habíamos vivido un cambio de hora confinados. Veamos por tanto los posibles efectos.

Mano señalando el sol al amanecer representando cómo afecta el cambio de hora durante el confinamiento

Dos modos en que nos puede afectar el cambio de hora durante el confinamiento

Un fenómeno común en el actual contexto de encierro obligado es abrir los ojos por la mañana y no saber en qué día estamos. Esa confusión apenas dura unos segundos, pero es consecuencia directa de la alteración de nuestras rutinas. No importa que sea lunes o domingo, nuestro estilo de vida es igual a lo largo de la semana.

Esto provoca que una parte de la población apenas note efectos negativos con el adelanto de la hora. El cambio se percibe, es evidente, pero por término medio es muy posible que sea menos traumático que otras veces para muchas personas porque ya no tiene obligaciones laborales o escolares.

 

En cambio, aquellos que por su categoría laboral deban seguir cumpliendo con sus obligaciones en el presente contexto, sí experimentarán efectos. Veámoslo con detalle.

Cambio de hora durante el confinamiento en personas obligadas a mantenerse en casa

La llegada del horario de verano tiene una ventaja: tenemos más tiempo de luz natural. Este factor puede ser un elemento muy positivo en el contexto actual.

Beneficios

  • Tener más luz en casa mejora múltiples procesos fisiológicos. Nos anima, estimula la producción de melatonina favoreciendo así procesos como un mejor descanso nocturno, una mejor memoria y la producción de serotonina, la hormona del bienestar.
  • El simple hecho de usar un poco menos la luz artificial de casa también nos beneficia. Y no solo económicamente, ya que dejar que la luz del sol entre por ventanas y balcones nos relaja, enciende nuestra motivación y nos proporcionar bienestar.

Problemas

Ahora bien, el cambio de hora durante el confinamiento también puede tener una desventaja: las tardes serán más largas.

En este caso, puede surgir el pinchazo de la frustración y el deseo casi instintivo de salir a la calle. Este será sin duda nuestro principal problema. Ante esta situación, es importante que reforcemos nuestras rutinas en esa zona horaria de nuestros días de encierro, teniendo en cuenta estos aspectos.

 
  • Aprovecha las horas de la mañana para realizar tus obligaciones. Teletrabajo, deberes de clase, atención a los niños, limpieza de la casa etc.
  • Establece actividades más motivadoras para la tarde con el fin de estar ocupado mental o físicamente. Toma conciencia de que es precisamente durante esa zona horaria, donde estarás obligado a gestionar el aburrimiento, la frustración e incluso la ansiedad.
Chico ante ventana pensando en cómo afecta el cambio de hora durante el confinamiento

Personas que continúan con su actividad laboral

El cambio de hora durante el confinamiento puede ser duro para las personas que continúan con su actividad laboral.

Es un factor estresante que puede aumentar desde la ansiedad, los problemas de sueño y el estado emocional. Un ejemplo, en un estudio llevado a cabo en la Universidad de California por parte de la doctora Beth Malows ya se nos indicó que los cambios de hora son por sí mismos problemáticos para nuestro cerebro.

Cada célula de nuestro cuerpo tiene un reloj circadiano interno. Estos relojes regulan procesos internos, desde la temperatura corporal, el metabolismo, los niveles hormonales, la presión arterial y lo que es más importante: el estado de alerta. De este modo, es posible que muchos de nuestros sanitarios y personal de supermercado se sientan más estresados.

 

Bien es cierto que no todas las personas reaccionan del mismo modo. Pero si la pandemia por COVID1-19 ya les ha situado en un estado de elevada ansiedad, presión y responsabilidad, el cambio de hora puede ser otro factor problemático.

En estos casos, es prioritario que durante los próximos días, cuiden sus horarios de descanso, que duerman durante ocho horas, que mantengan unas mismas rutinas y que en sus tiempos fuera del trabajo, desconecten y no descuiden el aliviar su carga de estrés y elevada presión emocional. Ellos son nuestro colectivo más importante en estos momentos y debemos atender sus necesidades.

El cambio de hora durante el confinamiento como podemos ver, nos puede afectar de muchas maneras. Cuidémonos y cuidemos de los nuestros.