¿Cómo rechazar una oferta de trabajo?

Raquel Lemos Rodríguez·
04 Junio, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el psicólogo Sergio De Dios González al
04 Junio, 2020
¿Tienes que rechazar una oferta de trabajo, pero no sabes cómo hacerlo? Descubre algunos consejos para quedar bien con la empresa y no perder la oportunidad de volver a postularte para futuras ofertas.
 

Te has postulado para una oferta de trabajo y te han citado para una entrevista, ¡qué buena noticia! También puede que alguien que pertenece a la sección de recursos humanos de una empresa haya visto tu perfil profesional en Internet y se haya interesado por ti. Independientemente de las circunstancias, puede que te encuentres en una situación en la que tengas que rechazar una oferta de trabajo. ¿Cómo puedes hacer esto para no quedar mal con la empresa que te ha seleccionado?

Son varias las razones por las que puedes sentirte en la necesidad de rechazar una oferta de trabajo. Es una situación agridulce, sobre todo si te habías postulado con gran interés y los seleccionadores quieren contratarte. No obstante, durante la entrevista puede que te des cuenta de que la remuneración no es la que esperabas, no hay posibilidades de promocionar dentro de la empresa o los horarios no se ajustan a los que tú necesitas (ya sea porque tienes hijos u otras obligaciones).

Lo mismo puede sucederte si te llega una oportunidad laboral por parte de una empresa que esté interesada en tu perfil profesional. En estos casos, si las condiciones no encajan contigo, puede que te resulte más fácil rechazar una oferta de trabajo o, quizás, no. ¿De qué manera puedes reaccionar en una situación así? ¿Es posible rechazar una oferta sin que implique perder una oportunidad?

Hombre con gafas pensando estrategia mental
 

Tómate tu tiempo antes de dar una respuesta

En la mayoría de las ocasiones, necesitarás tomarte tu tiempo para poder dar una respuesta sobre por qué has decidido rechazar una oferta de trabajo. No obstante, es posible que existan circunstancias en las que lo tengas muy claro. Por ejemplo, si te resulta imposible compaginar los horarios con otro trabajo que estés realizando, las condiciones económicas no se ajustan a tus expectativas o el tipo de empleo que te ofrecen es inestable, puede que ya no tengas nada que pensar.

Sin embargo, para evitar dar una respuesta demasiado cortante y sopesar mejor lo que te ofrecen, siempre es mejor que te tomes tu tiempo. Así sabrás exactamente qué es lo que no te ha llegado a convencer y esto te facilitará poder rechazar una oferta de trabajo sin que quedes mal con la empresa. De hecho, si le interesa mucho tu perfil, puede que esté dispuesta a negociar.

No esperes demasiado para rechazar una oferta de trabajo

Que puedas tomarte tu tiempo para rechazar una oferta de trabajo no significa que debas dar una respuesta tardía. Esto solo indica que temes enfrentarte a este momento y puede generar nerviosismo en la empresa que ha querido contratarte. Por eso, como muy tarde, al día siguiente de la entrevista o la oferta de trabajo que te hayan hecho deberías tener una respuesta.

Esto no solo te permitirá a ti quedar bien, sino que la empresa podrá continuar su proceso de selección con otras personas a las que les encaje el puesto y las condiciones que están ofertando. Recuerda que, aunque tú vayas a rechazar una oferta de trabajo, puede que otras personas no lo hagan y necesiten el empleo cuanto antes. Así que, no dilates demasiado tu respuesta.

 
Entrevista de trabajo

Comunica con honestidad las razones del rechazo

Uno de los últimos puntos para rechazar una oferta de trabajo es la honestidad. Dile a la empresa las verdaderas razones por las que el puesto no encaja contigo. Si no cumple tus expectativas, comunícalo claramente. En el caso de que sea el sueldo lo que no te convence, no sientas vergüenza por admitir que esta es la razón por la que rechazas el empleo.

En el caso de que te resulte difícil rechazar una oferta de trabajo a través de una llamada de teléfono, hazlo por correo electrónico. Expón tus razones con sinceridad y no te olvides de agradecerle a la empresa que se haya interesado en ti para el puesto de trabajo. Así, la empresa sabrá cuáles son tus condiciones y, tal vez, si en el futuro tienen una oferta que encaje con tu perfil y cumpla tus expectativas, te llamen si continúan interesados en tu perfil.

Debes dejar a un lado la creencia de que siempre se debe aceptar toda oferta de trabajo porque es algo positivo o por miedo a no encontrar algo mejor. Si los términos no te acaban de convencer, no lo dudes. Puedes rechazar una oferta de trabajo. ¿Alguna vez lo has hecho?

 
  • Argüeso, M. S. (2004). Una reflexión sobre la posibilidad de rechazar una oferta de empleo por responsabilidades familiares. In Desempleo: XIV Congreso Nacional de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social, Oviedo, 23 y 24 de mayo de 2003 (pp. 1453-1467). Subdirección General de Información Administrativa y Publicaciones.
  • Cruz Villalón, J. (2003). El deber de aceptación de la oferta de colocación adecuada. Relaciones Laborales: Revista Crítica de Teoría y Práctica, 1, 357-386.
  • de Escoriaza, J. C. Cómo afrontar una entrevista de trabajo: preguntas más frecuentes y aspectos positivos y negativos. sal de dudas, 63.