Cómo reconciliarse después de una gran discusión

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Gema Sánchez Cuevas el 26 mayo, 2018
Edith Sánchez · 26 mayo, 2018

Hay desacuerdos de desacuerdos. Algunos se tramitan de manera, más o menos, racional y no pasan a mayores. Otros, en cambio, dan lugar a frases destempladas, elevados tonos de voz y ofensas que duelen. Es entonces cuando muchos se preguntan cómo reconciliarse después de una gran discusión.

El asunto puede ser más complejo de lo que parece porque desandar lo andado o desmentir lo dicho nunca es del todo posible. Algo queda de ese malestar en ambas partes. Sin embargo, cuando la relación es valiosa, hay que encontrar el camino para reconciliarse después de una gran discusión.

No hay reconciliación hasta que reconoces la dignidad del otro, hasta que ves su punto de vista, tienes que registrar el dolor de las personas. Tienes que sentir su necesidad”.

-John M. Perkins-

A veces el conflicto se debe simplemente a que se dijo algo en un mal momento. En otras ocasiones obedece a que ya hay patrones inadecuados dentro de la relación. Sea cual sea el caso, estos tips podrían ayudar para saber cómo reconciliarse después de una gran discusión.

El primer paso para reconciliarse después de una gran discusión

Si la discusión fue muy fuerte e hirió susceptibilidades, lo mejor es no tratar de arreglar las cosas rápidamente. Probablemente ambos tenéis muy fresco todo y os cueste mucho trabajo reaccionar de forma serena ante cualquier palabra que diga el otro.

Pareja de espaldas mostrando cómo reconciliarse después de una gran discusión

Tomar algo de distancia ayuda para que las emociones se estabilicen. Al principio, siempre se ve el error del otro. Con los días, lo usual es que uno también comience a ver las fallas propias. En otras palabras, algo de tiempo y algo de distancia son factores que ayudan a ampliar la perspectiva del problema.

Analizar los sentimientos involucrados

Es muy importante hacer una reflexión acerca de qué estaba pasando exactamente antes de la discusión. ¿Había algún factor que alterara el estado de ánimo? Analizar esto permite identificar los posibles elementos externos que influyeron en el conflicto. Si estabas cansado, hambriento o alterado por algo, es posible que simplemente te hayas dejado llevar por un mal momento.

En cambio, si todo estaba tranquilo y, aparentemente, normal, y aún así se desató un fuerte conflicto, se puede pensar en que el asunto es más de fondo. Por eso es bueno identificar todos los sentimientos que están involucrados. Miedos, culpas, enojos reprimidos o similares. De esta manera se encontrará el camino para reconciliarse después de una gran discusión.

El diálogo constructivo

Lo que sigue es buscar a la otra persona para entablar un diálogo. Es necesario hacerlo en el momento adecuado. No conviene apresurar los procesos por el afán de reconciliarse después de una gran discusión. Debes leer las señales del otro y captar si todavía se siente muy herido o si ya ha estabilizado el enojo.

Pareja hablando y representando cómo reconciliarse después de una gran discusión

Primero debes decirle a esa persona que quieres hablar con ella para aclarar lo sucedido. Si su respuesta es reticente, seguramente necesita un poco más de tiempo. Si está de acuerdo, de ser posible, lo mejor es buscar un sitio diferente al habitual, que sea tranquilo.

Básicamente debes exponer lo que sientes y cómo te sientes. Habla acerca de cómo te hicieron sentir las actitudes o palabras de la otra persona. Refiérete solo a tus sentimientos. No intentes adivinar o adjudicarle sentimientos al otro. De eso se encarga esa otra persona, a la que debes escuchar con atención y sin interrumpirla.

Sacar conclusiones

Si al hablar se dan cuenta de que todo ocurrió simplemente por dejarse llevar por los impulsos, resulta conveniente que analizar los patrones de la relación. ¿Es muy frecuente que eso pase? ¿Por qué no hay control sobre las reacciones emocionales? ¿Qué se puede hacer para darle un manejo más maduro a las emociones?

Lo que sigue es validar los sentimientos del otro y hacerse responsable por los propios. En otras palabras, resulta conveniente que cada uno le exprese al otro que comprende sus sentimientos y que lamenta haberlo lastimado. También reconocer cuál es la parte de responsabilidad que le corresponde en la situación.

Perdonar y sanar

El perdón mutuo es un pacto que ambas personas deberían estar dispuestas a cumplir. Significa el empeño de la voluntad para no volver a caer en los errores que suscitaron la discusión. Lo aconsejable es que ese perdón sea mutuo. Quizás uno de los dos fue más agresivo, pero para pelear siempre se necesitan dos.

Árbol simbolizando cómo reconciliarse después de una gran discusión

Si una situación similar vuelve a presentarse, es necesario revisar los patrones en los que se mueve la relación. Muchas veces, sin darnos cuenta, introducimos formas inadecuadas de relacionarnos con los demás. Se trata de un caso más profundo, que debe examinarse con cuidado.

A veces el camino para reconciliarse después de una gran discusión está relativamente despejado. Otras veces, no tanto. En este último caso, quizás no basta con un diálogo constructivo, sino que es necesario emprender un proceso más profundo.