Corto animado: educar no es llenar la mente, sino liberarla de las ataduras

La enseñanza no consiste en "llenar" de recetas la mente de un niño. Más bien consiste en despertar su curiosidad y animarle a que experimente.
Corto animado: educar no es llenar la mente, sino liberarla de las ataduras
Valeria Sabater

Escrito y verificado por la psicóloga Valeria Sabater el 05 noviembre, 2021.

Última actualización: 05 noviembre, 2021

“¿Cuál es la mejor forma de hacer una nube?”. En este corto animado de Yezi Xue titulado A Cloudy Lesson descubrimos que hay mil formas de hacer las cosas y que los niños pueden darnos maravillosas lecciones. Asimismo, algo que se nos recuerda en esta pequeña, pero genial producción es que educar, en muchas ocasiones, no es llenar la mente, sino liberarla de las ataduras.

Decía el escritor G.K. Chesterton que los niños son como cemento fresco, cualquier cosa que caiga sobre ellos deja una huella profunda. Sin embargo, esa marca no debe realizarse a la fuerza, como quien usa martillo y cincel para esculpir una obra maestra. Porque lo que se impone no se queda, sino que a veces hiere.

La educación significativa se lleva a cabo despertando la curiosidad, la responsabilidad y la iniciativa. Recordemos, por ejemplo, lo que señalaba Paulo Freire.

Enseñar no es solo transferir conocimiento, es fomentar la investigación, instaurar la pedagogía de la pregunta, de la experimentación y tener claro que a menudo el educador será educado por el educando. Es decir, debemos ser lo bastante conscientes y humildes para permitirnos también aprender cosas de los pequeños.

Esa es la auténtica alquimia educativa, ese el mensaje que nos dejan en este corto inolvidable.

No hay una sola forma de hacer las cosas. En A cloudy lesson comprendemos que los niños necesitan experimentar por sí mismos para aprender y que, en ocasiones, descubren otros mecanismos más innovadores para hacer lo mismo que nosotros.

corto sobre que educar no es llenar la mente

A Cloudy Lesson, un corto sobre la creatividad y la enseñanza

A Cloudy Lesson vio la luz en el 2010 de mano de su directora Yezi Xue, experta en animación 3D orientada al público infantil. La historia cautiva al segundo por tener una vez más como protagonistas a un niño y a su abuelo. A la mente nos viene otro corto similar como La Luna de Pixar. En él, un anciano y su nieto tenían como tarea recoger las estrellas que caían del cielo.

En este caso, los personajes principales tienen como propósito fabricar nubes. Ahora bien, ¿cuál es el modo más adecuado de crear estos mágicos fenómenos meteorológicos? El abuelo piensa, como es de esperar, que su técnica es la más acertada, y por ello busca transmitírsela a su nieto. Sin embargo, después de varias tentativas y errores, el pequeño termina desarrollando una técnica propia para crearlas.

La forma de crear nubes del niño no puede ser más extraordinaria e innovadora. El abuelo toma conciencia entonces de que educar no es llenar la mente, es proveerla de valores y confianza para que la persona pueda pensar por sí misma.

El aprendiz se convierte en maestro y el maestro a su vez descubre que las tradiciones pueden seguir manteniéndose pero llevándose a cabo de otra manera…

El corto es una enseñanza extraordinaria sobre esa tendencia innata de los niños para innovar, algo que a veces vetamos los adultos en nuestro intento por transmitirles un único modo de hacer las cosas.

Educar no es llenar la mente, es “encenderla” para que piense por sí misma

No hay un solo modo de crear nubes, hay múltiples maneras de darles forma. Sin embargo, esto solo lo descubre quién es capaz de pensar por sí mismo desafiando los dictados de quien se siente poseedor de la verdad absoluta. Es importante reflexionar en esta idea, en este mensaje.

Trabajos de investigación como los realizados en la Universidad de Groningen, Países Bajos, y en la Universidad de Melbourne, Australia, inciden en algo importante. Vivimos en un mundo cada vez más complejo y esto nos exige que los niños de ahora sean capaces de dar soluciones creativas a problemas cada vez más sofisticados y adversos.

Cloudy Lesson nos invita reflexionar sobre la idea de que educar no es llenar la mente como quien instala una aplicación tras otra en su teléfono móvil. Los niños no son recipientes. Son luces que hay que encender para que, por sí mismos alumbren nuestro mundo a su manera, con nuevos y mejores enfoques.

Por ello, es bueno que reflexionemos en las siguientes ideas.

No hay una manera correcta de hacer las cosas

El abuelo del presente corto quería enseñarle a su nieto cómo se crean las nubes. Para le muestra su manera de hacerlo, esa que a él le ha servido -en este sentido, le hace un regalo-. Sin embargo, el niño, después de varios intentos, descubre un modo original y excepcional de crear nubes más bonitas.

Su técnica es igual de válida que la de su progenitor y maestro.

No hay un solo modo de hacer las cosas. A veces, es bueno ir más allá de lo establecido y desafiar la verdad absoluta para descubrir que hay más perspectivas y soluciones a los problemas de los que pensamos en un primer momento. Promover en los niños el sentido crítico es parte esencial de su educación.

Resistencia a la frustración

No vale con rendirse a la primera. Nadie se convierte en artesano de las nubes al primer intento y esto es algo que descubre rápidamente el protagonista de A Cloudy Lesson. Lejos de rendirse ante cada fallo, persiste y aguza aún más su ingenio… Hasta que logra lo extraordinario.

Educar no es llenar la mente, es trabajar en conjunto para tener ideas más creativas

Educar no es llenar la mente del niño, es hacer de guía; darle alas y que vuele libre. Así, algo que descubrimos en el corto es que abuelo y nieto trabajan en conjunto y se retroalimentan. Quien era aprendiz se convierte en maestro, pero a su vez el aprendiz no hubiera llegado a esa idea innovadora sin la guía del abuelo.

Esto nos recuerda también a la metodología Montessori, la cual defendía que el niño debía ser en todo momento el protagonista de su propio aprendizaje. Pero eso sí, el educador es quien guía, quien incentiva y pone los medios para que se produzca ese despertar, ese florecimiento a la creatividad, el conocimiento y la libertad.

Te podría interesar...
El puercoespín, un corto que nos habla sobre la empatía y la amistad
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
El puercoespín, un corto que nos habla sobre la empatía y la amistad

El puercoespín es un corto que narra una historia con la que los niños pueden trabajar valores tan importantes como la empatía y la amistad.



  • Bagherpour, Maryam & Shamshiri, Babak. (2018). The effect of educational methods on creativity of pre-school children: A case study. Management Science Letters. 8. 717-724. 10.5267/j.msl.2018.5.006.
  • Kupers E, Lehmann-Wermser A, McPherson G, van Geert P. Children’s Creativity: A Theoretical Framework and Systematic Review. Review of Educational Research. 2019;89(1):93-124. doi:10.3102/0034654318815707
  • Yezi Xue. (2010).  A Cloudy lesson. Cortometraje. Estados Unidos. Ringling College of Art and Design