Cómo ganarnos la confianza de nuestros hijos

Ganarnos la confianza de nuestros hijos es un hito que se consigue en el día a día. Los más pequeños suelen ser muy generosos, y perdonarnos muchos más errores de lo que haría una adulto. Sin embargo, si no seguimos algunas pautas, podemos llegar a perderla...
Cómo ganarnos la confianza de nuestros hijos
Gema Sánchez Cuevas

Revisado y aprobado por la psicóloga Gema Sánchez Cuevas el 18 abril, 2021.

Escrito por Edith Sánchez, 18 abril, 2021

Última actualización: 18 abril, 2021

Buena parte de la influencia que podamos tener sobre nuestros hijos va a depender de la confianza que tengan con nosotros. Así, ganarnos la confianza de nuestros hijos o recuperarla cuando la hemos perdido es un paso previo e indispensable en muchas ocasiones para poder ayudarles.

La primera dificultad para ganarnos la confianza de nuestros hijos tiene mucho que ver con la propia definición de confianza que podamos manejar. La confianza no es que ellos nos cuenten absolutamente todo o que vean en nosotros exactamente a un amigo, más bien se trata de que nos perciban con alguien con el que pueden contar y compartir lo que necesiten en el momento en el que lo necesiten.

Confiar es llegar a acuerdos con el otro y confiar en que este va a cumplir su parte, es revelarle información que no queramos que sobrepase las fronteras de la relación y que se quede ahí.

Así, cuando hablamos de ganarnos la confianza de nuestros hijos tenemos que empezar por hablar de respeto, de considerarles como personas que pueden tener un pensamiento propio, al mismo tiempo que admitimos que pueden sentirse vulnerables o tener problemas para gestionar la incertidumbre.

No le evitéis a vuestros hijos las dificultades de la vida, enseñadles más bien a superarlas”.

-Louis Pasteur-

Padre e hija riendo

Respeto, una forma de ganarnos la confianza de nuestros hijos

Los padres y los hijos mantienen relaciones asimétricas. Los primeros dan órdenes, guían y toman las decisiones finales. Los segundos pueden y deben expresarse, tienen derecho a manifestar sus reparos y a plantear puntos de vista diferentes, pero al final deben obedecer.

Para los hijos es muy importante contar con una figura de autoridad coherente. No quieren un amigo que se ponga a su nivel, sino alguien que sirva como referente, modelo o guía. Por eso no es bueno tener un trato de igual a igual. Es muy importante inculcar esto desde que están pequeños, ya que después será muy difícil lograrlo.

¿Por qué esta es una forma de ganar la confianza de tu hijo? Lo que espera un hijo de sus padres es que sean capaces de dirigir el barco y que, incluso cometiendo errores, confíen en sí mismos. Esto les genera la sensación de pisar un suelo firme y crea las bases para que confíen también en ellos mismos.

Tiempo, atención y refuerzo

Un padre es un guía, pero no debe comportarse como un juez. Por norma, un hijo valora que su padre le acepte y reconozca su esfuerzo y habilidades -en buena medida, porque una de sus motivaciones más grandes suele ser conseguir este reconocimiento-. También que sea capaz de corregirlo con amor y con la sana intención de que mejore. Lo más probable es que si le ofreces eso, él responda de la misma manera.

También es importante dedicarle tiempo de calidad, compartiendo las actividades con las que pueda aprender, pero también disfrutar. En este tiempo compartido no tiene por qué primar el diálogo: puedes conocer a tu hijo por cómo actúa, por las decisiones que toma y no solo por su discurso. Hacemos este apunte porque no son pocos los padres los que sientes la tentación de hacer, de este tiempo compartido, un interrogatorio.

Respeta su privacidad

Buena forma de ganar la confianza de tu hijo es abriendo tus sentimientos a él. Por supuesto, no vas a compartir con él tus intimidades más profundas, como lo harías con alguien de tu edad o tu condición. Sin embargo, sí puedes mostrarle lo que sientes, lo que quieres, lo que te preocupa, etc.

Es muy importante tener abierta una línea de comunicación con tu hijo, y hacerlo respetando sus preferencias en la conversación. Hay aspectos que él querrá reservarse y está bien que lo haga. Solo debe saber que estás dispuesto a escuchar cuando quiera hablar, que será una prioridad cuando te necesite.

Padre hablando con su hija

Gestiona con inteligencia los momentos difíciles

Si nos preguntamos, cómo ganarnos la confianza de nuestros hijos, los momentos de crisis o dificultad son propicios para ello. Volviendo a la idea de inicio, confiamos en alguien cuando cumple sus compromisos, cuando guarda la intimidad que compartimos.

Un padre tranquilo, pero que pierde el control ante los problemas o que se transforma en un inquisidor puede perder en un momento esa confianza que tanto cuesta ganar.

Si los pequeños sienten que pueden contar con sus padres en los momentos complicados, será más fácil que confíen en ellos. Les buscarán para encontrar esas respuestas que tanto les inquietan. Además, serán un fuente de inspiración y un modelo a imitar en muchos sentidos.

Además, trazando este sendero en la infancia es más improbable que, en su búsqueda de autonomía, se distancien tanto que no les podamos ayudar. En este sentido, el asiento de una buena adolescencia, de una relación saludable entre padres e hijos se asienta en la infancia.

Te podría interesar...
Cómo fomentar la confianza en los adolescentes
La Mente es MaravillosaLeerlo en La Mente es Maravillosa
Cómo fomentar la confianza en los adolescentes

La confianza es la creencia que cada uno tiene en su propia capacidad. Los adolescentes que tienen confianza crecen con una buena autoestima. Los p...



  • Raimundi, M. J., Molina, M. F., Leibovich de Figueroa, N., & Schmidt, V. (2017). La comunicación entre padres e hijos: su influencia sobre el disfrute y el flow adolescente. Revista de psicología (Santiago), 26(2), 92-105.