Cuando empecé a mirar por mí

Eva Maria Rodríguez · 7 abril, 2015

Hay mucho que puedes hacer por ti mismo. Sean cuales sean las metas individuales que cada persona tenga, todos podemos implementar una serie de cambios que nos acerquen más a nuestros objetivos y que, sobre todo, nos ayuden a tener una vida más satisfactoria y  plena.

Saber lo que queremos y esforzarnos por ello, siendo constantes y persistentes, nos abrirá más posibilidades. De eso se trata, de querer algo e ir a por ello, dejando a un lado a la queja y las lamentaciones.

Además, hay una serie de hábitos y actitudes que conviene dejar de lado para acercarse cada vez más a un estilo de vida que nos permita ser más felices y estar más cómodos con nosotros mismos.

“Comienza a vivir ahora. Deja de guardar la cristalería para las ocasiones especiales. Deja de guardar el amor hasta que la persona correcta aparezca en tu vida. Cada día que vives es una ocasión especial.”

-Mary Manin Morrisse-

¿Qué puedes hacer por ti mismo?

– Pasa tiempo con personas que merezcan la pena y ayuda a los que te rodean.

– Enfréntate a tus problemas.

– Sé honesto y amable contigo mismo, sé tú mismo y siéntete orgulloso de ti.

– Vive y disfruta el presente.

– Haz de tu propia felicidad, tu prioridad.

Mujer feliz que cree en sí misma

– Valora tus errores y aprende de ellos. Busca el lado positivo de la situaciones difíciles.

– Perdona a los demás y perdónate a ti mismo.

– Disfruta de lo tienes, aunque sea (o te parezca) poco.

– Dale una oportunidad a tus sueños e ideas. También a la gente nueva que llega a tu vida.

– Acepta que las cosas y las personas no son perfectas.

– Enfócate hacia tus metas, y trabaja por ellas todos los días

Relaciónate con otros, buscando los verdaderos motivos y las razones correctas. Alimenta activamente las relaciones importantes.

Amigos felices en la playa

Compite contra esa versión anterior de ti mismo.

– Anima las victorias de los demás.

– Escucha a tu cuerpo y atiende tus niveles de estrés. Cuando lo necesites, descansa.

– Descubre la belleza de los pequeños detalles.

– Responsabilízate de tu propia vida. Concéntrate en lo que puedes controlar por ti mismo y en la posibilidad de conseguir resultados positivos.

“Las personas con alta autoestima no necesitan sentirse superiores a los demás, no necesitan compararse con los demás. Su alegría radica en quienes son y no en tratar de ser mejor que los demás.”

-Nathaniel Branden-

¿Qué debes dejar de hacer por ti mismo?

Deja de pasar tiempo con la gente equivocada y de involucrarte en relaciones por razones equivocadas.

– Deja de rechazar nuevas relaciones solo porque las anteriores no funcionaron.

– Deja de huir, haz frente a tus problemas.

Mujer triste que no cree en sí misma

– Deja de poner tus propias necesidades en segundo plano.

– Deja de aferrarte al pasado y no te reprendas a ti mismo por los errores pasados.

– Deja de guardar rencor y de mentirte a ti mismo.

– Deja de estar inactivo, deja quejarte y de sentir lástima de ti mismo.

– Deja de culpar a los demás de tus problemas.

– Deja de tratar de comprar la felicidad y no te fijes solo en la felicidad de los demás.

– Deja de pensar que todavía no estás listo o de permitir que otros tiren de ti hacia abajo.

– Deja de tratar de competir contra todos y deja de sentir celos de los demás.

Mujer enfadada

– Deja de perder el tiempo dando explicaciones a los demás y deja de intentar agradar a todo el mundo.

– Deja de intentar hacer las cosas perfectas y de preocuparte por todo, absolutamente por todo.

– Deja de elegir siempre el camino más fácil o de centrarte solo en lo que no quieres que pase.

– Deja de actuar como si todo estuviera bien, cuando no lo está.

“Nadie puede volver atrás y comenzar algo nuevo, pero cualquiera puede comenzar hoy y crear un nuevo futuro.”

-Maria Robinson-