Cuanto más mejor

Daniela Lage · 27 julio, 2013

Las conversaciones femeninas comienzan así:

– Hola, que tal va todo?…que tal el trabajo? (10 minutos)
– y con Fulano que tal? (30 minutos)
– y alguna vez probaste?, alguna vez hiciste? (hasta que se esconde el sol)

Es más que sabido que el sexo ocupa gran parte de nuestras conversaciones, nosotras nos contamos todo, absolutamente todo, no hay detalle que no sepamos de los novios de nuestras amigas o del último ligue. Hablamos de sexo para aprender, para comparar, para disipar dudas y sobre todo para divertirnos.

La semana pasada estábamos una amiga y yo en un Vips, hablando de que su último ligue no tenía tanto interés en el sexo como ella, algo que me sorprendió bastante porque tengo la impresión de que los hombres tienen la idea fija. Sin embargo no todos los hombres son iguales (al final esta frase sí que la podemos aplicar ¡mujeres!). Hablando con otra amiga me comentaba que ella había terminado su relación de 5 años (evidentemente que había más motivos que este) porque el sexo con su pareja no era satisfactorio y según ella bastante escaso. Conociéndola, sabiendo lo sexual que es, le pregunté qué era para ella escaso y me dijo que apenas 2 veces por semana, a mi se me vino el alma al suelo porque con mis parejas estables después de años de estar juntos 2 veces por semana se transformó en un récord casi imposible de batir.

Entonces mi pregunta es: ¿en qué punto las mujeres y los hombres tenemos las mismas necesidades sexuales?. Siempre he considerado que los hombres tenían más necesidades que las mujeres pero cada vez más me encuentro con casos donde las mujeres tienen más necesidades o igualan las necesidades que tienen ellos. Yo creo que más que cantidad las mujeres necesitamos calidad, aunque según mi amiga la del Vips, la cantidad es igual de importante. Bajo mi punto de vista las mujeres necesitamos tener sexo de alta gama, ya es sabido que no nos ponemos a la primera de cambio, por eso creo que más vale 1 pero de los buenos que 5 de los regulares.

Lo que descubrí hablando con mis amigas es que los mitos sobre quién está siempre listo para… son realmente mitos y que la necesidad de tener sexo no se limita al género y para mi sorpresa hay hombres que no lo ven como algo primordial en sus vidas (sí señoras, hay hombres que hasta podrían vivir sin ello)…en fin que siempre se aprende algo nuevo