El sexo frecuente hace más fuerte una relación de amor - La Mente es Maravillosa

El sexo frecuente hace más fuerte una relación de amor

Fátima Servián Franco 25 abril, 2018 en Sexo 0 compartidos

Según la ciencia no es que las parejas estables tengan más intimidad, sino que sucede todo lo contrario; las parejas que disfrutan juntas en la cama fomentan el afecto y la fidelidad. Algunos estudios señalan que el sexo frecuente, por lo menos, consigue parejas más estables. La respuesta, entre otras, está en la química.

Estos estudios señalan que el sexo frecuente une más a las parejas por una cuestión puramente química, por la oxitocina que se produce en nuestro cerebro durante la excitación y el orgasmo. Un estudio realizado por la Universidad de Bonn (Alemania) demostraba que esta hormona estimula el contacto entre las parejas. Gracias a las relaciones sexuales, se consiguen mantener altos los niveles de oxitocina, potenciando la relación sentimental y fortaleciendo vínculos que favorecen la monogamia.

No en vano, a la oxitocina se la denomina hormona del amor y del apego. Para el sexólogo Joserra Landarroitajauregi, “la evolución ha introducido esta sustancia allí donde interesa la vinculación: en el parto y la lactancia, fortaleciendo el nexo entre la madre y los hijos; y en el placer erótico, procurando la conexión entre los amantes.

Pareja riéndose en la cama por tener sexo frecuente

¿Es mejor el amor cuando hay sexo?

Según varias encuestas realizadas en diferentes lugares de Occidente una pareja promedio tiene relaciones sexuales entre dos y tres veces por semana. Cuanto más frecuentes y satisfactorios son los encuentros sexuales de la pareja, más fuerte es la unión emocional y el compromiso de mantenerse junta.

Los expertos sostienen que el sexo tiene tres funciones principales en una relación romántica: la erótica, la reproductiva y la comunicativa. En definitiva, no es que el amor sea mejor cuando hay sexo frecuente, sino que  las relaciones eróticas incrementan el apego y el amor. El sexo no solo procura placer, también moviliza sentimientos y emociones deseando la proximidad y la intimidad con nuestra pareja.

Si el amor se basa solo en la pasión, la relación tiene fecha de caducidad

Si bien hemos hablado de que el sexo frecuente y satisfactorio en las parejas estables hace más fuerte la unión emocional y el compromiso de mantenerse juntas, no solo el sexo y la pasión rubrica los marcadores del éxito de una relación de pareja.

El sexo es uno de los pilares fundamentales de la pareja, pero no lo es todo. La admiración mutua también es necesaria. La admiración es un elemento central de toda relación humana, a cualquier nivel, pero en pareja marca uno de los pilares más importantes para que las relaciones funcionen.

Pareja mirándose a los ojos como ejemplo de tener detalles

Una relación amorosa sana, gratificante, estimulante y placentera conlleva una importante dosis de admiración mutua. Este sentimiento, junto con la intimidad, hace que se cree un vínculo único y genuino, que satisfaga deseos y necesidades como ninguna otra relación puede hacerlo.

El otro pilar básico de las relaciones sentimentales es el diálogo y la comunicación. Para practicar un buen diálogo de pareja es necesario respetar los turnos de palabra, practicar la escucha activa y evitar los reproches personales y las quejas. Es decir, los valores que deben guiar el diálogo de pareja son la honestidad con uno mismo y con el otro.

Pero, además, también es fundamental pensar en el bien común como pareja por encima del interés individual, sin dejar nunca de lado nuestra identidad. De la misma manera que las relaciones sexuales deben ser frecuentes y satisfactorias, la comunicación y el diálogo en la pareja tiene que seguir los mismos parámetros.

Fátima Servián Franco

Psicóloga General Sanitaria. Profesora colaboradora en la Universidad Internacional de Valencia y directora del centro de Psicología, Renacer.

Ver perfil »
Te puede gustar