Cura Sui: la filosofía de cuidarse a uno mismo

Anais Manen·
17 Julio, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la psicóloga Gema Sánchez Cuevas al
14 Julio, 2020
El Cura sui es una filosofía práctica o actitud filosófica que permite la resolución de problemas, el crecimiento personal y social del individuo. ¿Te gustaría conocer sus principios? ¡Vamos con ellos!
 

La filosofía desde sus orígenes era considerada como un proceso de autoconocimiento transformador y vital del ser humano. Para ello, los griegos practicaban el Cura sui (o cuidado personal) para estar en armonía con uno mismo y con el mundo exterior. La práctica del Cura sui fue desapareciendo a medida que la filosofía, en su vertiente más teórica y racional, fue adquiriendo poder, sobre todo, en Occidente.

El Cura sui consistió en la antigüedad en un proceso para mantener una vida en equilibrio. El autoconocimiento que se adquiere con la aplicación del Cura sui es un viaje hacía la plenitud individual, que también puede influir de manera positiva a nivel colectivo.

Así, se podría, desde la perspectiva de la filosofía del Cura sui, considerar que las soluciones de muchos sufrimientos no son más que tener el coraje y la humildad bruta de mirarse hacia adentro y saber quién se es.

“No es hasta que estamos perdidos que comenzamos a comprendernos a nosotros mismos”.

-Henry David Thoreau-

Mujer con los ojos cerrados

Filosofía practica del Cura sui

Se suele entender a la filosofía como un discurso teórico de axiomas metafísicos con ciertas dificultades de comprensión. Sin embargo, en su origen, la filosofía tenía un sentido mucho más práctico para la vida cotidiana, como nos indican los grandes filósofos griegos en sus textos, tales como: Platón, Séneca o Epícteto… etc.

 

En el trascurso de la historia, la filosofía práctica del Cura sui fue disminuyendo de importancia hasta considerar a la filosofía como una disciplina teórica, mermando su practicidad. Así, existen en la actualidad filósofos que dividen a la filosofía en dos vertientes: filosofía teórica y filosofía aplicada o práctica.

Esta disociación podría considerarse inexistente o errónea si se defiende la idea de que la filosofía es una dimensión propia e inherente del ser humano. El ser humano es filósofo desde el momento en que se plantea cuestiones vitales como: ¿Quién soy?

Así mismo, la filosofía más allá de considerarse algo racional y tedioso, es un diálogo vivo y creador con uno mismo teniendo en cuenta las circunstancias. Una idea presente en las culturas primigenias, origen de las filosofías sapienciales perennes, como el budismo, hinduismo, taoísmo… o los antiguos textos del pensamiento antiguo.

“Solo en soledad se siente la sed de la verdad”.

-María Zambrano-

La radicalidad de la filosofía práctica para conocerte a ti mismo

La radicalidad de la filosofía práctica del Cura sui exige un esfuerzo por romper la inercia, la costumbre: ver y vivir de manera más consciente. Es imprescindible abrir los ojos de la consciencia para que la luz de la comprensión penetre e ilumine todas las habitaciones oscuras que existen en la psicología humana. Por ejemplo, el vacío existencial, la culpabilidad, la inseguridad o la incertidumbre en un mundo dinámico.

 

Al practicar el autoconocimiento o Cura sui, lo normal es ser testigos de cómo el miedo a aceptar una realidad que no nos pertenece desaparece. Toda filosofía del Cura sui es un proceso de transformación, ya que el ser humano aspira a potenciar una mirada más penetrante sobre la combinación de dos realidades: la interior y la exterior.

El autoconocimiento y autocuidado es una práctica que exige disciplina, compromiso y sacrificio continuo; por esto y por el hecho de que el ser humano vive en su zona de confort y de ocio, nos resulta difícil desplazar la atención del exterior a nuestro interior, de una posición reactiva a una posición proactiva. De la misma forma, la satisfacción de asumir el reto de autoconocerse justifica la dureza del viaje que busca el autoconocimiento, responder a una pregunta: ¿quién soy?

“De todos los conocimientos posibles el más sabio y útil es conocerse a sí mismo”.

-William Shakespeare-

Mente de una persona

Elementos del Cura sui

Para poner en práctica la filosofía el cura sui se necesitan diversos elementos:

  • Confianza. Es fundamental creer o confiar en uno mismo para que el proceso de autoconocimiento sea efectivo.
 
  • Actitud. En la actitud están nuestros valores o las experiencias que hemos adquiridos. Es imprescindible adquirir una actitud reflexiva y consciente durante el proceso.
  • Diálogo. El diálogo interno con nosotros mismos y con el exterior nos muestra el nivel de equilibrio que tenemos presente en nuestro mundo interior. Dialogar en el Cura Sui es compartir nuestros sentimientos.
  • Cuerpo. El cuerpo es una manifestación externa de nuestra manera de ser. La práctica del cura sui es una filosofía practica que integra las diferentes dimensiones: física, emocional y cognitiva.

En la actualidad, urge tener una actitud filosófica práctica para iniciar el viaje del autococimiento en cada dimensión propia del ser humano. Por lo tanto, una vez más es conveniente afirmar y recordar la importancia que tiene el aforismo universal que aparecía inscrito en el pronaos del templo de Apolo en Delfos: Conócete a ti mismo.

 
Bañeras Capell,N. (2012). La práctica del Cura Sui. Barcelona, Alfar.