Quién soy yo - La Mente es Maravillosa

Quién soy yo

Amaya Castro 4 noviembre, 2013 en Emociones 96 compartidos
Máscara con interrogantes simbolizando quien soy

Es una buena pregunta la de quién soy yo que la mayoría de veces no sabemos contestar, y es que con mucha frecuencia desconocemos nuestro propio ser. A veces nos fijamos mucho en los demás, analizamos su forma de ser y sus comportamientos, pero no los nuestros. Y otras nos dejamos llevar sin pensar en nosotros mismos.

Hay personas que costantemente buscan la aprobación de otros para tener un punto de referencia, o una falsa sensación de seguridad. Como esa amiga que va de compras acompañada y continuamente pregunta: ¿Cuál de las dos prendas te gusta más? Y al final el armario de la persona que va a comprar se parece menos a los gustos reales de ella que a los de quien la acompaña.

¿Cómo saber quién soy yo?

Mujer reflejada en espejos que se pregunta quien soy

Definir los defectos y las virtudes de los demás es una tarea que a muchas personas les cuesta muy poco, mucho menos que si se les reta a definirse a sí mismas. Así, cuando les preguntan ¿Cómo es ella o él? Empiezan a hablar con fluidez y seguridad, poniendo ejemplos reales que acompañan a cada adjetivo que proyectan.

En cambio, si a esas mismas personas les pides que se definan ellas mismas, sufren un paradójico y extraño mutismo. Y es algo mucho más habitual de lo que podemos pensar. ¿Por qué es así? ¿Por qué no sabemos responder a un simple “quién soy yo”?

La primera razón de esto es que las personas estamos mucho más acostumbradas a usar los valores de juicio estable con las demás que con nosotros mismos. Es muy difícil, ya no pensar en cómo somos, sino en ser objetivos con nosotros mismos.

En segundo lugar, al convivir todo el día con nosotros tenemos ejemplos de acciones que pueden ser contradictorias, somos más conscientes de nuestra evolución y no nos gusta encasillarnos en un adjetivo. Entendemos que somos mucho más complejos que cualquier palabra o grupo de palabras,por eso nos cuesta definirnos.

Tomarse un tiempo para reflexionar

De vez en cuando es positivo que te guardes un tiempo para tener una cita contigo mismo, de manera que lo utilices para reflexionar sobre quién has sido, quién eres y en quién te estás trasformando. Para que de nuevo te hagas esa pregunta que tanto temes “¿Quién soy yo?”.

Mujer pensando preguntándose "quién soy"

Estos momentos de introspección, de reflexión en soledad, te ayudarán a conocerte, a descubrir tu propia verdad. Solo si te preguntas “quién soy yo” encontrarás las respuestas dentro de ti. Respuestas que en algún momento esperabas que te diesen otras personas, pero que realmente eres tú quien debe descubrir.

Pero el proceso es algo más complicado que simplemente hacerse una pregunta. Hay que conocerse, hacerlo en profundidad y de una manera completamente sincera. Para ello, nada mejor que empezar a hacer eso que te causa satisfacción, como puede ser leer, caminar o ir a la playa. Acciones para las que la soledad no solo no es un impedimento, sino que puede ser una ventaja.

Por supuesto, también puedes pedir opinión o asesoramiento. La imagen que los demás tienen de ti te puede dar algunas pistas muy interesantes y ayudarte a descubrir tu verdadero yo. Sin embargo, hay que tener cuidado pues no siempre lo que los demás piensen sobre ti te define.

Y debes recordar algo muy importante: tú tienes la capacidad de elegir lo que es mejor para ti cuando te conoces. Una vez sabes quién eres, es más fácil definir qué quieres, y aumentarás las probabilidades de que tus decisiones sean más acertadas. ¿Te encuentras ahora preparado para responder a la pregunta “quién soy”?

Amaya Castro

Ver perfil »
Te puede gustar