Curiosidades de Carl Jung

Carl Jung es sinónimo de singularidad y de misterio. Enfrentó con inteligencia a los positivistas de su tiempo y no tuvo miedo de acudir al mito y a elementos del ocultismo para plantear su teoría. Contaremos algunos datos curiosos sobre él.
Curiosidades de Carl Jung
Gema Sánchez Cuevas

Revisado y aprobado por la psicóloga Gema Sánchez Cuevas.

Escrito por Edith Sánchez

Última actualización: 02 julio, 2022

Carl Jung es una de las figuras más interesantes de la historia de la psicología. Sus audaces teorías han tenido más impacto en la filosofía y en el arte que en la psicología misma o en la psiquiatría. Aun así, también hay conceptos suyos que dejaron una impronta decisiva en las ciencias de la mente.

Una de las curiosidades de Carl Jung está en su forma de escribir. Parece como si hubiera escrito para sí mismo, sin la más mínima intención de ser comprendido por otros. Por eso, muchos piensan que varias de sus obras no tenían la intención de ofrecer un discurso coherente, sino que eran el fruto de una mente curiosa que ahondaba en una y otra idea, sin mayor pretensión.

Los grandes talentos son los más encantadores y con frecuencia los frutos más peligrosos en el árbol de la humanidad. Cuelgan en las ramas más delgadas y fáciles de quebrar”.

-Carl Jung-

La vida de Carl Jung tuvo muchos altos y bajos. Momentos de gran brillo y también épocas de oscuridad. Se le recuerda mucho por su sonada ruptura con Sigmund Freud. También por haber combinado muchos elementos místicos con su propia práctica analítica. Este psicoanalista suizo fue eso y mucho más.

Datos curiosos de Carl Jung

Comencemos por decir que Carl Jung tuvo un hermano mayor que murió poco después de nacer, por lo que sus padres lo amaron mucho. Tanto su abuelo como su bisabuelo habían sido prestigiosos médicos alemanes. Su padre era filólogo, pero abandonó su profesión para convertirse en clérigo. Al final de su vida, poco después de que Jung comenzara a estudiar medicina, llevó sus prédicas a un hospital psiquiátrico.

La madre de Carl Jung era catalogada como una mujer con personalidad disociativa, esto es, alguien que no siempre preservaba el principio de realidad. Por otro lado, el padre le enseñó latín al pequeño Carl cuando tenía tan solo 6 años. Esto le permitió adentrarse y fascinarse con la literatura antigua.

Estudió interno en un colegio y allí fue víctima de los celos de sus compañeros. De esa época datan sus famosos desmayos: cada vez que enfrentaba una fuerte presión social se desmayaba. Era tranquilo y reservado. Prácticamente, no tenía amigos, pero nunca se aburría. Su curiosidad intelectual era insaciable.

Más curiosidades de Jung

En la casa de Carl Jung se hacían sesiones espiritistas con frecuencia. Él mismo presenció un hecho que le causó gran interés: una mesa de nogal se partió por la mitad de repente, ante varios testigos. Este y otros hechos lo motivaron a indagar sobre los llamados “fenómenos ocultos”. Toda su vida mantuvo un pie en la “parapsicología”.

Jung se casó con Emma Rauschenbach y permaneció a su lado hasta que ella murió. Tuvieron cinco hijos. Una de ellas, Agatha, se convirtió en médium. Lo cierto es que Carl no fue un esposo ejemplar y también dejó ciertas dudas como analista. Su romance con una de sus pacientes, Sabina Spielrein-Scheftel, fue la comidilla de su círculo durante varios años.

Uno de los datos más curiosos de la vida de Carl Jung se dio al momento de su muerte. Ocurrió cuando él tenía 85 años, durante una tarde tranquila en el poblado de Küsnacht, Suiza. Justo al momento de morir, un rayo partió el árbol donde él solía descansar. Así mismo, su amigo Lawrence Van der Post, quien lejos de allí tomaba una siesta, soñó que Carl estaba en un camino y se despedía diciendo “nos veremos”.

Una experiencia cercana a la muerte

Carl Jung tuvo una experiencia cercana a la muerte en 1944. Ocurrió después de que se fracturó el peroné cuando estaba patinando en el hielo. Al momento de realizarle la cirugía, presentó un paro cardiaco y, según sus palabras, estuvo “a punto de cruzar el umbral”.

Según lo cuenta el propio Jung en su autobiografía, de un momento a otro se vio a sí mismo flotando sobre Ceilán (Sri Lanka). Pudo observarlo todo desde lo alto e incluso percibió la forma esférica de la Tierra. Lo definió como “lo más grandioso y fascinante que he experimentado”.

También tuvo la sensación de reencontrarse con su esencia y la certeza de que iba a acceder a un mayor nivel de comprensión. De repente, vio su cuerpo y a su médico, que tenía la apariencia del dios de la medicina. Le dijo que no era su momento y que debía regresar.

Jung sintió una profunda decepción, que coincidió con su “retorno a la vida”. De seguro, esto nutrió el ya místico y complejo mundo de Carl Jung.

Te podría interesar...
Los arquetipos del yo en Carl Jung
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
Los arquetipos del yo en Carl Jung

Los arquetipos del yo son cinco y fueron catalogados por Carl Jung como los más determinantes en el proceso de evolución de un individuo.



  • Cruz-Campos, M. I. (2017). Experiencias Cercanas a la Muerte.
  • Grisales, D. E. A. (2020). El presente eterno de Jung. Revista Universidad de Antioquia, (341), 194-195.
  • Jung, C. G. (2013). The essential jung. In The Essential Jung. Princeton University Press.
  • Jung, C. G., & Wilhelm, R. (2020). El secreto de la flor de oro: un libro de la vida chino. AMA.