Despojarse del ego

Gema Diez · 17 septiembre, 2013

Poder despojarse del ego, es el camino hacia la verdadera libertad, donde se deja ver la verdadera naturaleza de la persona, y el ego pierde el control sobre el individuo, pero esto no se programa, sino que se presenta en cada individuo en un momento preciso y de forma diferente.

El camino para la verdadera libertad implica una disciplina de la mente para llegar a él; surge  de manera natural y sin esfuerzo en aquellas personas que han perdido su ego, para conseguir un desarrollo espiritual.

EL EGO O FALSO YO

La palabra ego es sinónimo de un "falso yo", y para deshacerse de este ego, hay que preguntarse si sería beneficioso deshacerse del ego,  para un desarrollo espiritual, y la respuesta es unánime: que el ego es una fuente de mal y debe de ser totalmente destruído  o por lo menos disminuido en parte, y esto es esencial  para los jóvenes, para que puedan crear imágenes  positivas, para luchar contra la negatividad que se encuentran en el camino.

Hay que destacar que el  ego no es lo mismo que  la autoimagen, porque puedes tener una imagen de ti mismo, pero no tener un ego; la imagen de tí mismo puede estar dañada en muchos aspectos, en especial si piensas que tienes más derecho a la dignidad y el respeto que los demás, por lo que la imagen de tí mismo se  convierte en un ego dañino, y hay que decir que no hay nada malo en amarte a ti mismo, ya que es esencial que te trates con el mismo respeto que tratas a los demás, pero cuando te amas demasiado y excluyes a los demás, te  conviertes en la víctima de tu propio ego.

El ego se vincula con la codicia excesiva, lo que implica que te amas tanto, que realizarías todas tus ambiciones, sin importarte el daño que causarías a otros.

CÓMO REDUCIR EL EGO

Saber lo que no hay que hacer en cada momento, puede ayudar a reducir el ego, aunque sea sutilmente, pero eso es un buen comienzo y muestra la dirección que debes tomar, por ello es importante que pongas en práctica qué no debes de hacer.

– No te alabes a ti mismo, ya sea directa o indirectamente.
– No trates de ser el centro de atención.
– No hables demasiado o más de la cuenta.
– No muestres tus buenas acciones.
– No demuestres tu conocimiento  superior.
– No aceptes cumplidos y alabanzas.
– No muestres sentimientos o pensamientos de superioridad.
– No  busques lugares o compañías que pueden inflar tu ego..
– No busques la compañía de gente que te adula, ni muestres tus posesiones.
– No uses tu conocimiento, ni mientas  para impresionar a los demás.
– No traigas cotilleos.

 
Imagen cortesía de h.koppdelaney