Diario de sueños: cómo hacerlo y cuáles son sus beneficios

20 Marzo, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Elena Sanz
Desde algunas vertientes psicológicas, los sueños se consideran una información valiosa de nuestro inconsciente. Por eso, hoy queremos enseñarte cómo llevar un diario de sueños.
 

Pasamos un tercio de nuestra vida durmiendo y gran parte de ese tiempo soñando. Sin embargo, a pesar de la valiosa información que los sueños pueden proporcionarnos, generalmente no les prestamos atención.

Llevar un diario de sueños es una poderosa herramienta para conocer nuestros anhelos, conflictos y temores internos. Pues durante el descanso nocturno nuestro inconsciente nos transmite importantes mensajes.

Muchas personas son reticentes a este tipo de ejercicios puesto que, habitualmente, no recuerdan ni tan siquiera haber soñado. Sin embargo, la mayoría de las personas tienen varios sueños cada noche.

Lo que ocurre es que en función de la fase del sueño en la que despiertes, puede resultar más o menos complicado recordarlo. Además, el recuerdo se desvanece casi por completo en los primeros minutos tras despertar.

En otras ocasiones, sucede que a pesar de recordar los sueños, estos parecen un conjunto de ideas inconexas y sin sentido. No obstante, con la práctica será más sencillo recordar e interpretar todo ese contenido onírico.

Mujer durmiendo en su cama

¿Cómo llevar un diario de sueños?

Llevar un diario de sueños es un ejercicio muy sencillo que únicamente requiere de constancia y perseverancia. Para ello, lo primero que necesitas es un cuaderno o libreta que vayas a dedicar únicamente a este cometido.

 

Cada noche, antes de acostarte, anota los eventos más relevantes del día: dónde fuiste, con quién estuviste, qué fue lo que más te impacto emocionalmente y qué estado de ánimo tienes en este momento. Todos estos detalles resultan relevantes porque te ayudarán a establecer relaciones con los sueños que se produzcan a continuación.

Después, asegúrate de dejar la libreta en un lugar accesible desde la cama; por ejemplo, la mesilla de noche. Este detalle es importante ya que cada mañana, al despertar, has de anotar todo lo que recuerdes de tus sueños. Hazlo en cuanto despiertes, antes incluso de levantarte, pues así podrás acceder a un mayor número de detalles.

No te desesperes si no recuerdas con nitidez lo ocurrido en el sueño. Es suficiente con que anotes detalles, personas o escenas que recuerdes. Pero, sobre todo, céntrate en anotar las emociones con las que te has despertado, así como las que experimentaste durante el sueño.

¿Para qué sirve esta herramienta?

Tal vez al inicio la información que anotes no te diga mucho. Pero, con el tiempo, podrás comenzar a detectar patrones. En función del lugar donde duermes o de los acontecimientos de tu día los sueños pueden ser distintos y, probablemente, estén relacionados con ello. Pues no olvidemos que durante el sueño la mente procesa y asimila lo acontecido durante la vigilia.

Trata de centrarte especialmente en aquellos sueños recurrentes o que compartan elementos con otros. Pues ellos te permitirán comprobar la evolución de tu estado interno.

 

Por ejemplo, si frecuentemente sueñas que te persigue un animal salvaje, observa cómo te sientes y reaccionas al respecto. Quizá la primera noche te quedes paralizado, la segunda salgas corriendo y la tercera logres encontrar un refugio seguro.

A través del simbolismo, un sueño puede mostrarte una capacidad para afrontar un problema y hallar soluciones. Pues, muy a menudo los sueños constituyen simulacros en los que ensayamos y mejoramos habilidades que más tarde trasladaremos a nuestra vida cotidiana.

Con frecuencia, durante el sueño se reflejan aspectos emocionales inconscientes de los que no nos percatamos durante el día. Imagina que te has alejado de una amistad y crees llevar bien separación. Si en tus sueños aparece esta persona y te genera emociones negativas como rabia o tristeza, presta atención. Es posible que eso sea lo que verdaderamente sientes y lo estés reprimiendo.

Mujer escribiendo en el diario de sueños

La llave del autoconocimiento

En definitiva, un diario de sueños refleja el estado interno y la evolución de cada persona. Por ello, su interpretación debe ser individualizada y ajustada a la situación particular.

 

Contemplar y examinar tu contenido onírico puede ayudarte a estar más en contacto contigo mismo y con tus emociones. Puede arrojar luz sobre aquellos aspectos que permanecen ocultos a la mente consciente, de manera que puedan ser una información útil en tu estado consciente.

Dado que se trata de un ejercicio verdaderamente sencillo y con un gran potencial para mejorar tu desarrollo personal, te invitamos a intentarlo. Saquemos provecho de las horas que pasamos descansando.

  • Freud, S. (2019). La interpretación de los sueños. Editorial Verbum.
  • Hartmann, E. (1998). Dreams and nightmares: The new theory on the origin and meaning of dreams. Plenum Trade.