Diez ideas para mejorar la comunicación con tu pareja

Diez ideas para mejorar la comunicación con tu pareja

Milagro Mendoza Gutierrez 23, Diciembre 2013 en Psicología 112 compartidos

La comunicación es uno de los elementos más importantes de una pareja y que funcione bien o mal va a ser un gran predictor de la satisfacción que siente cada miembro de la pareja con la relación. Así, una buena comunicación es una garantía de una relación satisfactoria y con futuro, mientras una mala comunicación prácticamente asegura el fracaso no muy lejano de una pareja.

En este sentido, es tan importante el contenido de la comunicación como la forma de trasmitirlo y el contexto en el que se trasmita. No es lo mismo decir tonto con cara de enfado y a gritos que con una mirada seductora y en un susurro. Por otro lado, no es lo mismo decir: ¡eres un desastre!, que decir: cariño, otra vez ten más cuidado con las zapatillas cuándo hayas pisado el césped!

Es importante por lo tanto que tengamos en cuenta algunos aspectos fundamentales a la hora de comunicarnos con nuestra pareja como:

No suponer

Tenemos la mala costumbre de suponer qué piensa y cómo se siente la persona con la que nos estamos relacionando. ¿De verdad crees que va a ser tan sencillo como suponerlo? Por muchos años de relación que os unan, nadie tiene el poder de leer las mentes de los demás…

Pregunta y pregunta cuándo no entiendas aquello que tu pareja te quiere decir, tengas dudas o el mensaje que recibas lo notes un poco extraño. Suponiendo puedes perder mucho, preguntando nada.

Pareja suponiendo

No interpretar

Nuestro idioma, no necesita interpretación. La traducción es para quienes no hablan español. Las interpretaciones son subjetivas y están teñidas del significado que les des y probablemente cuando lo hagas te bases en tus creencias y emociones.

Cuando nos dice algo nuestra pareja, hay que asegurarse si hemos entendido su perspectiva en lugar de añadir la nuestra a su mensaje. Por eso, de nuevo la mejor opción en estos casos es preguntar para no teñir la información con nuestra visión.

No escuchar

Solemos conversar sin escuchar, aun pensando que realmente lo hacemos o ¿no te has dado cuenta de que mientras la otra persona te habla tu estás pensando en qué vas a decirle luego?

Además, no solo es que no te enteres del mensaje cuando no estás escuchando, sino que cuando la otra persona se dé cuenta no se va a sentir comprendida y validada por ti, pensando quizás que ha estado perdiendo el tiempo. Por ello, practicar una escucha activa mejorará nuestra relación de pareja.

No recurrir al pasado

Lo que ocurrió en el pasado tiene que quedar allí donde sucedió. Recurrir a los daños y errores anteriores que realizó nuestra pareja tan solo hará que la discusión vaya a más. Hay que saber discriminar entre lo que ha pasado ahora y lo que ya pasó y si hay temas pendientes, pueden tratarse en otro momento.

Hacer una pausa

Si sientes rabia o estrés detente. Cuestiónate, ¿qué evidencia tengo de que es cierto lo que pienso? Comunicarnos mientras nos encontramos en un estado de ánimo irritable tan solo será un obstáculo en nuestra relación.

Más vale hacer una pausa, relajarnos o calmarnos y comenzar a hablar cuando estemos más tranquilos. De esta manera, evitaremos malentendidos y conflictos cada vez mayores que puedan repercutir en nuestra relación.

Pareja enfada dándose la espalda

Recordar el objetivo de la comunicación

A veces cuando discutimos o hablamos con alguien perdemos el objetivo de aquello que queríamos transmitir. No está mal proporcionar detalles pero tampoco irnos por las ramas perdiendo el hilo de nuestra conversación.

Se recomienda tener claro de qué se quiere hablar, tener un hilo conductor presente para que no nos perdamos en divagaciones absurdas o que poco tengan que ver con el tema principal.

Ser empático

Ser empático se refiere a ponerse en el lugar del otro, tenerlo en cuenta y comprenderlo. En una relación de pareja es un aspecto fundamental para comunicarnos porque nos permite tener en cuenta cuáles son las necesidades y perspectivas del otro sobre cualquier tema y no solo las nuestras.

No personalizar

Puede que algún momento no esté contando algo y creamos que puede estar haciendo referencias a nosotros de manera indirecta. Lo importante en estos casos es no suponer. Pero ¿y si el otro nos dice algo que no nos gusta o expresa lo que le gusta y no concuerda con lo que pensamos?

Personalizar que lo que dice nuestra pareja es porque no le gustamos o porque va a por nosotros no es lo más recomendable. Al igual que tampoco lo es cuando tengamos que decirle algo hacer referencia a su forma de ser, sino que es mejor referirnos al comportamiento o aspecto concreto que nos ha molestado.

Saber cuándo y dónde comunicarnos

No todos los lugares ni todos los momentos son ideales para hablar de ciertos temas. Por ello, es importante analizar qué queremos decir y cuándo será el mejor momento para hacerlo, al igual que tener en cuenta cómo se encuentra nuestra pareja.

Tener buenas intenciones en nuestras conversaciones

Finalmente, queda quizá el último ingrediente y probablemente el más importante: la intención. Cuando te dirijas a tu pareja hazlo con la intención de construir, con el deseo de que cuando termines de hablar el otro se sienta mejor porque seguramente recibirás lo mismo al instante, como si fuera un espejo.

De nada vale ir a hacer daño porque no ganas nada con eso. Olvídate del rencor y las malas intenciones, si estás enfadado tómate un respiro y deja la conversación para otro momento. No empañes tus intenciones de rencores, orgullo o sinrazones, contágialas de bienestar, crecimiento y serenidad.

Una oportunidad para aprender a comunicarte y manejar los aspectos emocionales en tus conversaciones y relaciones con los demás puedes encontrarla en el curso “Mejora tu comunicación” de Javier Cebreiros, el cual te introducirá en el maravilloso universo de la comunicación, aportándote estrategias y recursos.

Curso de comunicación Javier Cebrerios

Milagro Mendoza Gutierrez

Ver perfil »
Te puede gustar