Discapacidad del aprendizaje no verbal: genios con limitaciones

Discapacidad del aprendizaje no verbal: genios con limitaciones

Valeria Sabater 11 enero, 2018 en Psicología educativa y del desarrollo 0 compartidos
Chica de espaldas viendo el atardecer

La discapacidad que afecta al aprendizaje no verbal no es muy conocida. Se da en personas que presentan un elevado CI en el área verbal y se expresan con increíble soltura e ingenio; sin embargo, tienen serios problemas en el área viso-espacial. Presentan además problemas en su coordinación, son desordenados, torpes, no captan las ironías o los dobles sentidos y los cambios se les hacen muy cuesta arriba.

Es muy posible que a más de uno le sorprenda este tipo de trastorno del aprendizaje. Cabe decir que aunque se esperaba su aparición en esta quinta edición del DSM-V (manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales), aún no lo ha hecho. Su complejidad diagnóstica es grande y las características que podrían constituirse como criterios diagnósticos muy amplia.

El trastorno de aprendizaje no verbal se caracteriza por mostrar unas grandes competencias verbales, combinadas con serias dificultades visoespaciales, motoras y sociales.
Compartir

Antes de seguir, recordemos una idea. Los problemas del aprendizaje son tan amplios como particulares en cada niño. En ocasiones, muchos alumnos completan su formación educativa con grandes dificultades, pero sin recibir en ningún momento un diagnóstico preciso y certero sobre cuál es su limitación, qué es aquello que dificulta su acceso al dominio de ciertas competencias básicas.

En el caso de la discapacidad del aprendizaje no verbal podemos señalar un hecho: tenemos a niños que desarrollan el lenguaje de forma temprana, que aprenden a leer y a escribir con normalidad. Son alumnos muy solventes en expresión oral y escrita y que por lo general, puntúan alto en cualquier en el área verbal de cualquier test de inteligencia. Y sin embargo, algo falla en ellos.

Son desordenados, torpes, se pierden con facilidad, son muy dependientes de sus padres y además, en el plano social pueden mostrar características compartidas con el síndrome de Asperger. Sin embargo, su trastorno no estaría dentro del grupo de los trastornos del espectro autista. ¿Entonces, qué hay realmente tras este tipo de perfiles?

niña con discapacidad del aprendizaje no verbal

Tener discapacidad del aprendizaje no verbal y no saberlo

Elena siempre ha sido una chica brillante, muy buena para los idiomas; además, como le gustaban, decidió estudiar filología inglesa. Ahora bien, en la universidad muchos de sus compañeros la conocen ya como la “rara”. Se sacó el carnet de conducir hace poco, pero su familia prefiere que no haga uso de él tras que estrellara el coche en el garaje de casa. Suele perderse a menudo, deambula por la biblioteca y las aulas sin rumbo, se despista con frecuencia y no suele gustarle demasiado conocer gente nueva.

Lo que más llama la atención de Elena son sus exposiciones en clase, su oratoria y grandes dotes para debatir. Sin embargo, cuando mantiene conversaciones con sus compañeros hay ciertas cosas que podrían parecernos extrañas. Dice cosas que están fuera de lugar, no capta las sutilezas ni las bromas y le suele costar establecer una complicidad con los demás.

Elena siempre ha sido consciente de que algo no iba bien en ella. Su nivel de torpeza, su desorientación continua, sus problemas con las matemáticas o su dificultad para hacer amigos la han caracterizado siempre, algo a lo que nadie pudo ponerle un nombre, algo con lo que nadie le ayudó. Ella aún no lo sabe, pero todo este conjunto de características encajan en lo que se conoce como discapacidad del aprendizaje no verbal.

Mujer triste con discapacidad del aprendizaje no verbal

Características de la discapacidad del aprendizaje no verbal

  • Dificultades en las competencias matemáticas, sobre todo en los problemas de lógica.
  • No captan las señales sociales como el lenguaje no verbal.
  • Serias dificultades para ordenar o clasificar.
  • Problemas de coordinación motora.
  • Limitaciones en inteligencia visoespacial.
  • Escasas habilidades sociales.
  • Se expresan muy bien pero no saben mantener una conversación.
  • No les gustan los cambios o las situaciones nuevas.
  • Problemas en el pensamiento abstracto.

¿Cuál puede ser el origen de la discapacidad del aprendizaje no verbal?

En el CIE-10 (clasificación internacional de enfermedades) todas estas características aparecen bajo una etiqueta excesivamente amplia: trastorno de coordinación del desarrollo. Sin embargo, es importante saber que esta discapacidad va mucho más del plano motor, de la simple coordinación visomotora del niño. La discapacidad del aprendizaje no verbal comparte en realidad ciertos aspectos con el trastorno de espectro autista y por ello es importante que aparezca ya en los manuales de diagnóstico de forma clara.

niño con discapacidad del aprendizaje no verbal

Bajo estas características se englobaría en realidad un problema madurativo del hemisferio derecho, y como tal podríamos hablar de grados de afectación. Por ello, los psicólogos infantiles y del desarrollo recomiendan que en caso de percibir una excesiva torpeza motora acompañada de problemas de sociabilidad se realice una evaluación que comprenda las siguientes pruebas:

  • Un examen médico.
  • Examen de las habilidades motoras: cortar con tijeras, ir en bicicleta…
  • Pruebas de inteligencia visoespacial.
  • Análisis de las habilidades sociales y del pensamiento abstracto del niño.
  • Test de inteligencia.

Por otro lado, algo que casi siempre queda en evidencia es que en un 80% de los casos son personas realmente brillantes, niños que aprendieron a hablar de forma muy temprana, que aprenden rápido y que sin embargo se sienten prisioneros de un cuerpo torpe y de una mente que no les permite hacer tantos amigos como les gustaría.

En estos casos, la estrategia de intervención se centraría sobre todo en trabajar sus habilidades sociales, introducirlos en terapias para mejor su coordinación motora y en conseguir que desde el departamento de orientación y de pedagogía terapéutica de las escuelas se atendieran de forma integral las necesidades educativas de estos niños. Un reto que sin duda debe empezar con algo tan simple como reconocer la existencia de este tipo de discapacidad.

Valeria Sabater

Soy psicóloga y escritora. La curiosidad por el conocimiento humano es mi cerradura particular, la psicología mi llave, la escritura, mi pasión.

Ver perfil »
Te puede gustar