El amor no todo lo soporta

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Sergio De Dios González el 31 octubre, 2017
Lorena Díaz Morales · 28 septiembre, 2013

El amor es una cosa esplendorosa. Todos tenemos esa película favorita donde los protagonistas se juran amor eterno y luchan contra un sinfín de obstáculos con tal de seguir con el amor de su vida y ser felices para siempre. Pero en realidad, en la vida diaria el amor no es así.

“Amar no es solamente querer, es sobre todo comprender.”

-Françoise Sagan-

El gran error en la concepción del amor

Las relaciones son hermosas, pero también pueden dejar de serlo y convertirse en una especie de esclavitud. Si empiezan a causar envidia las relaciones ajenas o si descubres que se han puesto límites que no había antes (cómo vestir, a quién ver, etc.), posiblemente se habrá caído en una relación tóxica.

Pareja rota sin amor

Las relaciones tóxicas son mucho más frecuentes de lo que creemos, ya que en las telenovelas, en las películas y hasta en las revistas nos dicen que cuando uno ama de verdad a alguien “todo lo tolera, todo lo acepta y todo le parece bien”, pues si no, no es amor de verdad, y ese es un GRAN ERROR.

Pensar, como pareciera esperarse, que sin esa persona “tu vida no tiene sentido” es muy peligroso. Una relación bajo una perspectiva de este tipo puede ir minando tu autoestima por permitir que el otro imponga límites en tu vida. Hacer bromas pesadas que causen malestar en el otro, ser frío emocionalmente o manipular bajo la consigna de “es lo mejor para ti” entran en esta categoría.

Pues bien, si te has identificado, calma. Lo importante es que ahora lo sabes y podemos dar marcha atrás.

“Una relación sin querellas es aburrida, y una relación con demasiadas querellas es tóxica. Lo deseable es que la relación tenga un grado óptimo de conflictos.”

-Gregoy Bateson-

¿Cómo salir de una relación tóxica?

Lo primero e imprescindible es que te de cuenta de ello. Es importante que seas consciente de que en realidad tu pareja no te está dejando ser libre y de que, en lugar de ayudarte a mejorar, te está “orientando” como si fueras incapaz.

 

Mujer rompiendo cadenas de un amor tóxico

En segundo  lugar, valórate. Reconoce que eres una persona llena de virtudes y características que son valiosas por el simple hecho de ser tú. Tienes sueños, y la persona que esté a tu lado debe apoyarte en ellos y ser tu compañero, no un obstáculo más que sortear.

Y en tercer lugar, independiente, no necesitas a nadie. Todo está en ti, todo lo que necesitas y puedes querer de la vida, todo se te ha dado en ti mismo. De ti dependen tus sueños, tu vida y tus deseos, repítelo cuantas veces te sean necesarias y de preferencia ante un espejo.

“Nunca por encima de ti, nunca por debajo de ti, siempre a tu lado.”

-Walter Winchell-

¿Y si no lo puedo arreglar?

Si no hay forma de hacerle entender a tu pareja de que eres una persona por ti misma y que no tiene por qué ponerte límites u obligarte a pensar diferente; si no puede dejar de hacerte sentir mal con sus menosprecios ¡corre!

Lo más importante es que te alejes completamente (en esos casos) y cortes todo contacto para que dispongas del tiempo suficiente para sanar las heridas que te han dejado. Quizás te enfrentes a un síndrome de abstinencia, pero analiza si ha bajado tu ansiedad o inseguridad, pues ya no hay nadie que te minusvalore.

Piénsalo, y poco a poco ve desprendiéndote de eso que te ata y te oprime. Además, siempre recuerda todo lo que te hacía sentir mal tu expareja. Si es más que los buenos momentos, créeme, hiciste la mejor decisión.