El área de Broca y la producción del lenguaje

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Gema Sánchez Cuevas el 4 diciembre, 2017
Alejandro Sanfeliciano · 4 diciembre, 2017

La producción del lenguaje es la capacidad del ser humano para comunicarse a través de un sistema simbólico denominado lengua. Esta capacidad nos ha ayudado en gran medida a lo largo de nuestra historia evolutiva. La capacidad de comunicarnos de una manera eficaz nos ha permitido colaborar y crear sociedades complejas para hacer frente a un mundo hostil. Por esta razón, en el cerebro encontramos núcleos biológicamente arraigados como el área de Broca.

Un aspecto clave de la disposición neural del lenguaje es que este se encuentra lateralizado. Es decir, que la gran mayoría de estructuras relacionadas con el lenguaje se encuentran en el hemisferio izquierdo; es cierto, que hay estudios que afirman que procesos como los chistes, la pragmática y el sarcasmo se gestionan en el hemisferio derecho. El área de Broca, encargada de la producción del lenguaje, se encuentra en el hemisferio izquierdo, en concreto en la zona 44, según las áreas de Brodmann.

En el presente artículo vamos a hablar de dos aspectos fundamentales para entender la implicación del área de Broca en el lenguaje. El primero de ellos será sus aspectos anatómicos y funcionales. Y el segundo, acerca de la afasia de Broca, producida por lesiones en dicha área.

Anatomía y funcionalidad del área de Broca

Con el paso del tiempo hemos ido descubriendo que no solamente el área de broca está implicada en la producción del lenguaje. A parte del área 44 de Brodmann, están implicadas las zonas 45, 47 y gran parte de la 6. Por lo tanto, lo más correcto sería hablar del sistema de Broca, englobando así todas las zonas encargadas de producir la lengua.

Cerebro con el área de Broca señalada en rojo

Dentro de este sistema de Broca podemos encontrar una subdivisión en dos grandes estructuras: (a) la triangular y (b) la opercular. La zona triangular se encontraría en la parte anterior del área de Broca, mientras que la opercular se encontraría en la parte posterior. A nivel anatómico, también es destacable hablar de las grandes conexiones que tiene dicho sistema con el área de Wernicke; esta área se encarga principalmente de la comprensión del lenguaje. Estas dos áreas (Wernicke y Broca) están conectadas por una serie de haces neuronales, que a su vez forman el denominado fascículo arqueado.

Las funciones que cumple el área de Broca son las siguientes:

  • Producción la conducta verbal, tanto en su modalidad hablada como escrita.
  • Gestión de los grafemas, fonemas y palabras para estructurar la gramática y la morfología.
  • Coordinación de los órganos articulatorios para regular la pronunciación del lenguaje.
  • Regulación de la prosodia, tono de voz y ritmo del habla.

Estas funciones son los pilares que sustentan una producción del lenguaje adecuada que permita la comunicación. Por lo tanto, las lesiones en el área de Broca pueden tener consecuencias negativas importantes a la hora de usar el lenguaje y afrontar una comunicación. En el siguiente apartado hablaremos de las consecuencias específicas de las lesiones en dicha área.

Afasia de Broca

La afasia de Broca es un trastorno de la producción del lenguaje originado por lesiones en el área de Broca. Este trastorno se caracteriza por un habla lenta, con esfuerzo y no fluida. Pero, aunque a menudo la pronunciación es nefasta, el mensaje que transmiten suele tener significado, por lo que llegamos a la conclusión de que la semántica no se encuentra dañada en este tipo de trastorno.

afasia

Para las personas con afasia de Broca es más fácil decir algún tipo de palabras que otras. Por ejemplo, las palabras funcionales (un, el, algunos, sobre, de…) para los pacientes son mucho más complicadas de pronunciar que las palabras de contenido. Esto se debe principalmente a que las primeras son palabras de uso únicamente gramatical y a que la gestión de la gramática es competencia del área de Broca. En cambio, como la semántica se encuentra intacta, las palabras de contenido son más sencillas de producir.

Otro aspecto clave de la afasia de Broca es que la comprensión de la lengua también se encuentra intacta. Los sujetos con este trastorno no tienen ningún problema para leer o escuchar el lenguaje. Esto es debido a que la estructura cerebral encargada de este proceso es el área de Wernicke. Esto nos ayuda a entender que el área de Broca está especializada en la producción del lenguaje, y a pesar de sus conexiones con otras áreas, estas son capaces de seguir su funcionamiento de manera independiente.

Por último, un proceso curioso es el que se da cuando aparece una lesión en las áreas del lenguaje a una edad muy temprana. Debido a la gran plasticidad del cerebro, si el hemisferio izquierdo se encuentra dañado, es posible que el lenguaje se desarrolle en el hemisferio derecho. Gracias a esto, las lesiones cerebrales antes de la consolidación del lenguaje pueden verse reducidas, logrando así un desarrollo normal o prácticamente normal.