El cerebro zurdo: las diferencias en el cerebro

2 diciembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga María Paula Rojas
En un mundo para diestros, el cerebro zurdo tiene que realizar una serie de adaptaciones. Hablamos de generar y entrenar estrategias que podrían hacerle más hábil a nivel psicomotriz y cognitivo.

¿Te has planteado las dificultades que tienen los zurdos en un «mundo para diestros»? En la actualidad, la mayoría de los diseños están hechos para personas diestras.

Aunque existen herramientas que los tienen en cuenta, no todos tienen acceso a las mismas. Esto trae consigo una necesidad de adaptación por parte de las personas que tiene una dominancia izquierda; es decir, un cerebro zurdo.

Así, hoy queremos intentar responder a qué particularidades tiene un cerebro zurdo más allá de las necesidades de adaptación que se le plantean. También trataremos de entender cómo configuran los zurdos sus actividades a nivel cerebral y cómo esto puede cambiar. Eso sí, teniendo en cuenta un amplio espectro de variables: desde la anatomía hasta su desempeño en las actividades diarias.

Cerebro zurdo

Lateralidad en el cerebro zurdo

Podemos decir que una persona zurda es aquella que tiene la dominancia o preferencia corporal izquierda. Por lo tanto, prioriza la utilización de su pie, ojo, mano y oído izquierdo para realizar cualquier actividad. Esto viene definido por la lateralidad cerebral.

La lateralidad se desarrolla a partir de la psicomotricidad. En ella se engloban conceptos como el desarrollo del esquema corporal, desarrollo muscular para hacer algunas actividades y el equilibrio necesario para realizar las mismas. Por lo tanto, en el cuerpo de los zurdos, el proceso de psicomotricidad es diferente a la de los diestros. El zurdo fortalece y da preferencia a su lado izquierdo del cuerpo.

En cuanto a la lateralidad cerebral, el proceso es diferente. Para explicar este punto es importante aclarar la preferencia hemisférica que se encuentran en la mayoría de los cerebros. En hemisferio izquierdo hay más control sobre las funciones del lenguaje y el procesamiento secuencial de información. Por su parte, el hemisferio derecho se relaciona mayormente con actividades espaciales y de información corporal.

Por lo tanto, la lateralidad cerebral en los cerebros zurdos suele tener la misma organización, pero la funcionalidad del cerebro zurdo suele ser diferente. Es decir, la manera como se estimuló la parte izquierda de cuerpo ha hecho que la distribución del esquema corporal, el desarrollo muscular y el equilibrio se estimulan de manera diferente. En su caso el cerebro prioriza áreas del hemisferio derecho, sin dejar a un lado el hemisferio izquierdo.

En este sentido, es importante señalar que la definición completa de la lateralidad del cerebro coincide con una etapa de adquisición de múltiples habilidades escolares. Un hecho que puede tener un impacto en el desarrollo de las mismas.

Habilidades escolares en personas zurdas

La lateralidad implica la utilización preferente de una mano para hacer actividades escolares, como escribir. Con este proceso de aprendizaje, se generan circuitos sensitivos y motores en áreas implicadas en la escritura.

En el cerebro zurdo, a pesar de que se desarrollan adecuadamente estos circuitos, puede generar dificultades en esta actividad. Esto se debe a que, por su manera de escribir no puede ver con claridad lo que hace. Por ende, los hace propenso a cometer más errores en el proceso aprendizaje. Asimismo, presenta problemas como mancharse la mano con la tinta cuando practica esta actividad.

Por otro lado, también se han visto dificultades en la lectura. Esto se debe a la orientación innata sería la de leer de derecha a izquierda, contrario a como se hace en idiomas como español e inglés, que se hace de izquierda a derecha. Esto crea dificultades en la organización de la lectura prediciendo una posible demora en la adquisición de esta habilidad.

Otra de las dificultades en el ámbito escolar es la fatiga rápida que presentan los zurdos al realizar actividades relacionadas con lápiz y papel o manuales como cortar.

En el desarrollo de estas actividades suelen ser más lentos, ya que tiene que calcular la dirección de sus trazos. Asimismo, deben ser más cuidadosos para no manchar sus trabajos debido al seguimiento de la mano de sus trazos.

¿El cerebro zurdo tiene alguna ventaja en la creatividad? 

Entre las características se le atribuyen al hemisferio izquierdo se encuentran: habilidades espaciales y visuales, la creatividad, la capacidad de síntesis y el talento artístico. Por lo tanto, se ha creado la concesión que el cerebro zurdo es más sensible, creativo e imaginativo.

Esto debe a la estimulación que presentan de este hemisferio durante su desarrollo, pudiéndole dar más importancia a esta característica. Desarrollando con más facilidad tareas que requieren mayor creatividad como lo es el arte. Algunos de los ejemplos más reconocidos de personas zurdas son artistas reconocidos a nivel mundial como Leonardo Da Vinci, Rafael, o Miguel Ángel.

Aun así, es importante aclarar que no por ser diestro no se desarrolla esta capacidad. Sino que, el cerebro zurdo al tener esta estimulación constante puede que tenga ventajas en desarrollar este tipo de aspectos.

Características psicológicas en el cerebro zurdo

Investigaciones a través de imágenes funcionales ha encontrado que el tamaño del cuerpo calloso en el cerebro zurdo es mayor. La explicación que dan a esto es que para integrar adecuadamente la información y desarrollar correctamente las actividades su cerebro, debe generar más conexiones interhemisféricas.

Asimismo, se ha encontrado que en el cerebro zurdo, el sentido de direccionalidad y rotación es diferente. En actividades en las que se le pide que rote algún elemento, lo hace en el sentido de las manecillas del reloj.

Además, la manera en cómo procesa la información gráfica se da de derecha a izquierda. Todo esto ha dado ventajas como abstraer con más facilidad objetos tridimensionales y desarrollar de manera más precisa la visoespacialidad.

Otra de las características que se ha encontrado en personas con predominancia del hemisferio derecho tiene que ver con cómo adquieren conocimientos del medio. Es su caso, ellos tienen tendencia a hacerse un esquema del conjunto, para centrarse después en los detalles. Esto facilita que alcancen coherencias o soluciones no convencionales a problemas cotidianos.

Cuerpo calloso

Flexibilidad y adaptación

En muchos casos, las personas con cerebro zurdo son sometidas a presiones desde que son niños para adaptarse a un mundo que está hecho para diestros. Como efecto secundario, la presión en muchos casos hace que los zurdos sean más hábiles a nivel psicomotriz. También mejoraría las conexiones interhemisféricas, facilitando el aprendizaje de nueva información.

Esta capacidad de adaptación también aumenta la flexibilidad, especialmente la cognitiva. Dándoles una mejor competencia para realizar tareas relacionadas con habilidades de multitarea para encontrar la novedad, y establecer soluciones adaptables a demandas cambiables.

Conclusión

Para concluir, es importante entender que los zurdos viven en un mundo diseñado y pensado para diestros. Así, son ellos los que en muchos casos tienen que adaptarse. Esto hace que el cerebro zurdo entrene algunas estrategias que pueden darle ventaja a nivel cognitivo en determinadas situaciones.

A pesar de que existen dificultades en la adquisición de aprendizaje de la lecto-escritura, con algunas estrategias que desarrollan logran completar el aprendizaje. De igual manera, las ventajas en la creatividad que tiene por la estimulación del hemisferio derecho hacen que su cerebro facilidad para generar soluciones alternativas.

  • Andrade-Valbuena, L. P. (2016). Diferencias en flexibilidad cognitiva entre zurdos y diestros manuales. Recuperado de https://reunir.unir.net/handle/123456789/4573
  • Pérez, J. A. P. (2009). Cerebro Derecho, Cerebro Izquierdo. Implicaciones Neuropsicológicas de las Asimetrías Hemisféricas en el Contexto Escolar. Psicología educativa, 15(1), 5-12.
  • Taco, C. L. A. (2014). Lateralidad zurda, un problema y una solución. Alétheia, 2(1), 29-38. https://doi.org/10.33539/aletheia.2014.n2.1089