El estrés favorece el aumento de peso

23 julio, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la neurocientífica Raquel Marín
Se sabe que cuando estamos estresados se alteran los niveles de grelina, una hormona que estimula el apetito y participa en el metabolismo de grasas y azúcares.

Cuando llega el verano nos invade la angustiosa pregunta: ¿entrarán mis carnes en la ropa estival del año pasado? Ante la incertidumbre, la resolución inmediata suele ser iniciar unos de esos regímenes de «nada de pan, nada de alcohol, nada de postres, nada de grasas, nada de…».

En paralelo a esta decisión, la mente empieza a presagiar la sensación de sacrificio y sufrimiento para combatir el hambre y el antojo que suelen acompañar a un régimen de adelgazamiento.

Lo peor es que, a veces, no se pierden los kilos deseados a pesar de seguir una dieta hipocalórica. Entre las razones que pueden influir se encuentra que quizás más que comer menos sería conveniente relajarse más.

El estrés y la angustia generados por la propia decisión de seguir un régimen pueden hacernos acumular grasa y aumentar el apetito. La acción de algunas hormonas puede estar en juego.

En definitiva, puede que la mejor solución para bajar de peso sea tranquilizarse, practicar ejercicios mente-cuerpo (yoga, meditación, mindfulness, etc), hacer algo de ejercicio (por ejemplo, caminar a buen paso un rato todos los días) y comer cantidades normales y variadas, ya que todo parece indicar que el estrés favorece el aumento de peso.

Mujer estresada por la rutina

El apetito se desregula por el estrés

La grelina es una hormona que estimula el apetito y participa en el metabolismo de grasas y azúcares. Además, llega a la sangre del cerebro y regula funciones asociadas con la gestión del nerviosismo.

Se sabe que cuando estamos estresados se alteran los niveles de grelina, lo que afecta a su vez el comportamiento, el humor y el metabolismo. En otras palabras, el estrés generaría mayor grelina lo cual induciría más apetito.

Algunos estudios recientes afirman que esta hormona del apetito también desempeña un papel en el estrés, la ansiedad y la depresión. La grelina podría proteger de la carga psicológica producida por un estrés constante, con la contrapartida de que promovería el sobrepeso.

Como su nombre indica, cuando decidimos comer menos, se puede aumentar la producción de la hormona del apetito incluso justo después de haber terminado de comer, lo cual resulta todavía más frustrante y puede generar estrés añadido más que conseguir saciarnos. Además, la grelina también puede estimular la producción de cortisol, otra hormona que aumenta cuando estamos estresados.

El ying y el yang del cortisol

El cortisol realiza múltiples acciones y, a menudo, es clasificado como «hormona del estrés». Desempeña varias funciones en el metabolismo, como mantener los niveles normales de glucosa en la sangre.

En situaciones normales, el cortisol tiene niveles más altos por la mañana temprano y después de almorzar. Si bien esta hormona contribuye a generar glucosa a partir de las grasas, no produce los mismos efectos cuando aumenta de manera puntual que cuando está elevada irregularmente.

Cuando los niveles de cortisol se disparan con más frecuencia de la que debería se puede producir el efecto contrario: es decir aumentar la producción de grasa que se acumula en la parte de la barriga.

Con estrés no sé si tengo más hambre

La leptina es una hormona que nos induce la saciedad después de haber comido. De esa manera, disminuye la sensación de apetito. A veces, cuando el organismo no se siente saciado después de comer puede ser consecuencia de que la leptina no ha alcanzado los niveles normales para que dejemos de comer.

De hecho, muchas personas con sobrepeso u obesidad desarrollan lo que se denomina resistencia a la leptina, lo que les hace tener menor sensación de saciedad y comen en exceso.

Los estudios recientes indican que la leptina también se ve afectada por el estrés, lo que reduciría la saciedad al comer.

Mujer con obesidad

¿Vivir para comer?

Por último, hay otros muchos factores asociados con el estrés que aumentan el apetito: dormir poco, desajustes en los horarios de comidas, tomar poca fibra (abundante en verduras y legumbres) o el consumo de antidepresivos y ansiolíticos.

En definitiva, a veces la comida no cubre necesidades metabólicas reales, sino que busca intentar llenar huecos y espacios vacíos que generan un estilo de vida estresante. 

Quizás para entrar en la ropa de verano sea conveniente tomarse la vida con más calma y tratarse con cariño. La comida puede que se convierta en un factor secundario.