El gluten afecta el cerebro

Edith Sánchez·
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el psicólogo Sergio De Dios González al
Existe suficiente evidencia para afirmar que el gluten afecta el cerebro. También una buena cantidad de testimonios nos hace sospechar que está relacionado con problemas como la depresión, o trastornos como la esquizofrenia.
 

Desde hace más de 60 años se sabe que el gluten afecta el cerebro, pero sorprendentemente esta información no ha sido suficientemente difundida. No estamos hablando de personas celíacas o intolerantes al gluten, sino de quienes no tienen este problema.

Se sabe que a veces el tema ni siquiera es abordado por las escuelas de medicina por una razón cientifista: de momento, la ciencia no comprende del todo por qué o cómo el gluten afecta el cerebro. Tampoco hay pruebas clínicas disponibles para saber si alguien está siendo afectado por esa sustancia. Por lo mismo, en muchos casos el asunto decide ignorarse.

Lo que sí hay es una serie de investigaciones adelantadas que prueban que el gluten afecta el cerebro en el caso de las personas que sufren ataxia. También se conocen muchos casos en los que cesar el consumo de gluten resuelve problemas como la depresión, la ansiedad e incluso epilepsia, entre otros.

La comida que comes puede ser la más poderosa forma de medicina o la forma más lenta de veneno”.

-Ann Wigmore-

 

Alimentos con gluten

El gluten afecta el cerebro: el neurogluten

Lo que la ciencia ha comprobado hasta el momento es que el gluten afecta el cerebro, a veces de manera decisiva. Como ya se mencionaba, la evidencia proviene del hecho de que en muchos casos una dieta estricta sin consumo de gluten mejora o resuelve diversos problemas de salud.

Actualmente se piensa que el gluten está asociado a las siguientes enfermedades y condiciones de salud: migrañas, síndrome de las piernas inquietas, neuropatía periférica, epilepsia, esclerosis múltiple, Alzheimer y otras formas de demencia, encefalopatía, esquizofrenia, hiperactividad, autismo, Trastorno Obsesivo-Compulsivo (TOC), trastorno bipolar, síndrome de tourette, parálisis cerebral, depresión y ansiedad, entre otros.

Hay casos de mejoría reportados, en cada una de esas enfermedades y trastornos, siguiendo una dieta libre de gluten. Algunas veces, la dieta resuelve el problema por completo. En otras ocasiones, ayuda a que disminuyan los síntomas o ralentiza el avance de esos males.

Fue en 1966 cuando se hizo la primera descripción de enfermedades neurológicas relacionadas con el gluten y en conjunto se les denominó “neurogluten”.

El gluten, la ataxia y los indicios

 

En la ataxia hay un daño en el cerebelo y esto provoca que se produzcan problemas de equilibrio, pérdida de coordinación y, a veces, temblores. Se comprobó que al menos en el 15 % de los casos, esta enfermedad es producida por el gluten. Este lleva a la muerte de las células de Purkinje, con lo cual se produce la enfermedad.

En el caso de la ataxia no hay suposiciones, sino hechos comprobados. Es decir que está plenamente comprobado que el gluten afecta el cerebro.

Sin embargo, en otras enfermedades de tipo neurológico o psiquiátrico no hay estudios disponibles, sino casos de mejoría o recuperación por la vía de eliminar el gluten de la dieta.

Cerebelo
Cerebelo

Eliminar el gluten de la dieta

Se le llama gluten a un conjunto de proteínas que son pequeñas y están en cuatro cereales: trigo, cebada, centeno y avena. A partir de estos se elaboran muchísimos productos, la mayoría de ellos industriales, como el pan, las golosinas de paquete, las pastas y la mayoría de las comidas procesadas, entre otros.

 

El doctor Luis Rodrigo Sáez, experto en celiaquía y profesor emérito de la Universidad de Oviedo (España), ha señalado que ha atendido al menos 300 casos en los que eliminar el gluten de la dieta conduce a la mejoría en problemas neurológicos, como los ya mencionados anteriormente.

Por su parte, el doctor Jesús Porta-Etessam, jefe de neurología del Hospital Clínico San Carlos de Madrid, ha señalado hay evidencia de que los fármacos contra la migraña actúan mucho mejor cuando las personas no consumen gluten. También ha encontrado una relación entre este tipo de dieta y la mejoría en casos de epilepsia, depresión, ansiedad y otros problemas neurológicos.

El valor nutricional del gluten es muy bajo y está presente en muchos alimentos de tipo industrial, principalmente porque sus propiedades hacen “rendir” mejor las materias primas. Por todo lo anterior, es recomendable analizar el efecto que tiene en nuestra dieta.

Hernández-Lahoz, C., Mauri-Capdevila, G., Vega-Villar, J., & Rodrigo, L. (2011). Neurogluten: patología neurológica por intolerancia al gluten. Rev Neurol, 53(5), 287-300.