El mito Zeus, dios del cielo

Edith Sánchez·
11 Julio, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el psicólogo Sergio De Dios González al
11 Julio, 2020
El mito de Zeus es el mito del dios de dioses, que arrebata el poder absoluto a su padre y luego lo comparte con los hermanos. Se queda en la mitología como el dios supremo, al que jamás le es arrebatado el poder.

El mito de Zeus habla acerca del más importante de los dioses del Olimpo. Adquirió esta dignidad al vencer a Cronos, su padre, quien tenía un dominio absoluto antes del enfrentamiento. Desde su origen, Zeus tuvo un destino particular.

Cuenta el mito de Zeus que Cronos, dios absoluto de la creación, recibió una profecía de su madre, Gea. Esta vaticinó que uno de sus hijos acabaría despojándolo del trono. Desde entonces, Cronos se engulló a todos los vástagos que tuvo con su esposa Rea.

Afligida por la situación, Rea quiso salvar al menor de sus hijos. Así que cuando llegó el momento de dar a luz, se fue a la Isla de Creta y tuvo a su bebé en secreto. Luego, le entregó a Cronos unas piedras envueltas en pañales. El dios padre se engulló el paquete, sin sospechar la trampa.

Creo que si miráramos siempre al cielo, acabaríamos por tener alas”.

-Gustave Flaubert-

Monte Olimpo

El mito de Zeus: el origen

Hay varias versiones sobre la infancia del dios del cielo, en el mito de Zeus. La más convencional señala que el pequeño fue amamantado por una cabra llamada Amaltea. A su alrededor estaban unos dioses menores, llamados Curetes o Corbiantes, que bailaban y gritaban cuando el niño lloraba, para que Cronos no lo escuchara.

Otra de las versiones más extendidas del mito de Zeus señala que la crianza del dios estuvo a cargo de una ninfa llamada Adamantea. Ella sabía que Cronos gobernaba los cielos, la tierra y el mar. Así que para esconder al pequeño lo colgó de un árbol, con unas cuerdas. Así quedaba suspendido entre cielo, tierra y mar y Cronos no podía verlo.

Cuando Zeus se hizo adulto, obligó a Cronos a regurgitar todo lo que se había engullido, comenzando por la piedra envuelta en pañales. Luego a sus hermanos, en el orden inverso al que habían sido tragados. Luego de esto, liberó a los Hecatónquiros, unos gigantes de 100 brazos y 50 caras, que eran hermanos de Cronos y habían sido apresados en el Tártaro.

Así mismo, dice el mito de Zeus que este liberó a los cíclopes, gigantes de un solo ojo en la frente, quienes también estaban confinados en una mazmorra en el Tártaro. Para liberar a estos seres, Zeus mató a Campe, un monstruo que era mitad mujer y mitad dragón. Tenía cabezas de animales peligrosos en la cintura y el cabello hecho de serpientes.

El nuevo Olimpo

Para instaurar su dominio, Zeus y sus hermanos, además de los seres que había liberado, se enfrentaron en una colosal guerra contra los titanes. Esta confrontación fue conocida como “Titanomaquia”. Al final venció y los derrotados fueron encerrados en el Tártaro, en el lugar más profundo de la Tierra.

Tras la victoria, Zeus y sus hermanos mayores, Poseidón y Hades, se echaron a la suerte el dominio del mundo. A Zeus se le dio en suerte el dominio del cielo y del aire; Poseidón se quedó con el dominio de los océanos y a Hades le correspondió el mundo de los muertos, o inframundo. Los tres tendrían dominio sobre la Tierra.

La primera esposa de Zeus fue Metis, una titánide prudente y astuta. Ella le había ayudado al dios del cielo a darle una pócima a Cronos, que lo envenenara y provocara la regurgitación de sus hijos. Ella misma le profetizó que daría a luz una hija que gobernaría el mundo. Zeus entonces, se la engullo. Después, de su frente nació Atenea quien, de todos modos, nunca derrocó a su padre.

Zeus

Un dios imponente

Más adelante, señala el mito de Zeus, que este dios se casó con Hera, que también era su hermana. Esta no quería aceptarlo, pero el dios se transformó en un ave herida. Así, cuando Hera la acunó en su pecho, Zeus volvió a tomar su forma y violó a la mujer. Entonces esta aceptó casarse con él.

Zeus y Hera tuvieron cuatro hijos: Ares el dios de la guerra, Eileithyia, la diosa del parto, Hebe, la diosa de la eterna juventud y Hefesto, el dios del fuego. Sin embargo, el dios del cielo tuvo otra infinidad de aventuras con diferentes diosas y mortales. Con Temis, diosa de la justicia, tuvo seis hijas. También tuvo hijos con Démeter y Leto.

Con mujeres mortales tuvo muchos otros hijos, como Hércules, Dioniso, Cástor y Pólux y Helena de Troya, entre otros. Zeus aparece en casi todos los episodios de la mitología griega y ninguno de ellos hace referencia a que su poder haya sido usurpado por algún otro ser.

Barrera, J. C. B. (1993). Mito e historia: Zeus, sus mujeres y el reino de los cielos. Gerión. Revista de Historia Antigua, 11, 37.