El problema de la "no-soportantitis" según Albert Ellis - La Mente es Maravillosa

El problema de la “no-soportantitis” según Albert Ellis

Julia Marquez Arrico 19 abril, 2018 en Teorías 758 compartidos

Albert Ellis ha sido uno de los psicólogos más influyentes en el desarrollo de teorías aplicadas a la práctica de la psicología clínica y psicoterapia. Es conocido por elaborar y llevar a la práctica el modelo de terapia que se conoce como terapia racional emotivo conductual, la cual tiene seguidores y adeptos tanto en Europa como en Estados Unidos.

La terapia racional emotivo conductual o TREC se basa en que los humanos interpretamos toda la información que nos llega, tanto desde nuestro medio externo (contexto social, situaciones, eventos) como desde nuestro medio interior (sentimientos, emociones, sensaciones). Todos éstos son estímulos que funcionan como eventos activadores (o antecedentes) de creencias, y para explicar por qué unas personas viven ciertos eventos como una catástrofe y otras no, Albert Ellis elabora el siguiente modelo:

A (eventos internos o externos) ⇒ B (“beliefs” o creencias; hacen de filtro interpretativo) ⇒ C (consecuencias emocionales de las interpretaciones).

Albert Ellis

Las creencias irracionales que identificó Albert Ellis en los pacientes que acudían a su consulta

A lo largo de sus años de trabajo como psicólogo e investigador, Ellis llega a la conclusión de que todos compartimos una serie de creencias limitantes y muy estrictas que serían las responsables del malestar emocional y psicológico. Las creencias que identifica Ellis como las más comunes son las siguientes:

  • “Es una necesidad extrema para el ser humano adulto el ser amado y aprobado por prácticamente cada persona significativa de la sociedad”.
  • “Para considerarse uno mismo valioso se debe ser muy competente, suficiente y capaz de lograr cualquier cosa en todos los aspectos posibles”.
  • “Cierta clase de gente es vil, malvada e infame y que deben ser seriamente culpabilizados y castigados por su maldad”.
  • “Es tremendo y catastrófico el hecho  de que las cosas no vayan por el camino que a uno le gustaría que fuesen”.
  • “La desgracia humana se origina por causas externas y la gente tiene poca capacidad o ninguna de controlar sus penas y perturbaciones”.
  • “Si algo es o puede ser peligroso o temible, se deberá sentir terriblemente inquieto por ello y deberá pensar constantemente en la posibilidad de que esto ocurra”.
  • “Es más fácil evitar que afrontar ciertas responsabilidades y dificultades en la vida”.
  • “Se debe depender de los demás y se necesita a alguien más fuerte en quien confiar”.
  • “La historia pasada de uno es un determinante decisivo de la conducta actual, y que algo que le ocurrió alguna vez y le conmocionó debe seguir afectándole indefinidamente”.
  • “Uno deberá sentirse muy preocupado por los problemas y las perturbaciones de los demás“.
  • “Invariablemente existe una solución precisa, correcta y perfecta para los problemas humanos, y que si esta solución perfecta no se encuentra sobreviene la catástrofe”.

No entraremos en detalle en cada una de estas ideas, pero es importante tener en cuenta que tener una o más de estas creencias de manera arraigada, origina uno de los problemas principales que refieren las personas que acuden a consulta psicológica: la “no soportantitis”. Es decir, cuando una de estas creencias no se cumple o no se ve “satisfecha” las personas con baja tolerancia a la frustración y gran apego a sus creencias, no soportan lo que experimentan, y todo ello, les genera un importante malestar psicológico.

¿Qué es la no-soportantitis?

Cuando una persona interpreta su realidad a través de creencias irracionales, termina convirtiéndose en una persona que no se siente feliz, ya que, sin darse cuenta, filtra todo lo que vive utilizando esas creencias desadaptativas. Es decir, son creencias que hacen que quien las tiene clasifique todo lo que le pasa en función de si le frustra o no. Y ello es complicado, porque las creencias, de base, están equivocadas.

Así, nace el problema de la no-soportantitis, que se basa en magnificar el sentimiento de frustración que se tienen cuando una de estas creencias no se ve cumplida o verificada por la realidad. Las personas con no-soportantitis magnifican cualquier tipo de contratiempo o inconveniente cotidiano que puedan tener. Son también personas muy exigentes con ellas mismas y su entorno, buscan que todo sea tal y como ellas creen que tiene que ser y, al tratarse de planteamientos muy rígidos, experimentan emociones desagradables con mucha frecuencia.

Mujer preocupada por su malestar

Dicho de otro modo, cuando las creencias irracionales se activan y se utilizan para interpretar la experiencia, entender el pasado y anticiparse al futuro, se origina la no-soportantitis. También, como resultado de la utilización de las creencias irracionales, hay personas que desarrollan tremendismo (todo se vive como terrible, dramático) y “condenamismo” (condenan a los demás o a ellos mismos con adjetivos negativos). La diferencia entre estos los problemas originados por las creencias irracionales es la sensación principal que experimenta el sujeto.

¿Cómo saber si tienes no-soportantitis?

Las personas con no-soportantitis tienen una muy baja tolerancia a la frustración, les cuesta adaptarse a los cambios y no son flexibles a nivel psicológico (quieres todo de una determinada manera y no aceptan que algo sea diferente de lo que esperan). Para Ellis, cualquier perturbación emocional se relaciona con alguna de las 11 creencias irracionales. Y es por ello que el objetivo de la terapia será detectar y cambiar tanto las inferencias erróneas como las creencias dogmáticas y absolutistas que las originan.

Para liberarse de la no-soportantis, Albert Ellis crea una serie de técnicas psicológicas específicas que pueden ser agrupadas según lo que busquen cambiar. Por ello en la terapia racional emotivo conductual se utilizan técnicas cognitivas, emocionales y conductuales; las veremos a continuación.

Técnias de la TRE para deshacerse de la no-soportantitis

Técnicas cognitivas

  • Discusión o debate de las ideas irracionales (la principal).
  • Tareas escritas para detectar y cambiar pensamientos.
  • Referenciar (ventajas e inconvenientes de mantener un hábito).
  • Resolución de problemas: ver la vida en términos de resolución de problemas, manteniendo una actitud de buscar aquello que se prefiere, no aquello que se nos exige o nos exigimos.
  • Precisión semántica: utilizar un lenguaje adecuado, las palabras correctas porque es el lenguaje el que determina al pensamiento.
  • Enseñar Terapia Racional Emotivo Conductual a otras personas.

Técnicas emocionales

  • Exposición a emociones indeseables.
  • Técnicas de expresión emocional.
  • Aceptación incondicional a nivel cognitivo, verbal, emocional y conductual para facilitar la autoaceptación incondicional por parte del propio paciente.
  • Usar historias, chistes, leyendas, parábolas y canciones.
  • Ejercicios para superar la vergüenza.
  • Ejercicios de autorrevelación de algo íntimo, secreto o vergonzoso.

Mujer pensando con los ojos cerrados

Técnicas conductuales

  • Premios y castigos autoimpuestos supervisados por el terapeuta y, o un familiar.
  • Exposición en vivo, tipo inundación más que gradual.
  • Entrenamiento en habilidades.
  • Control de estímulos.

Finalmente, es importante tener en cuenta que la no-soportantitis tiene solución. Si te sientes identificada o identificado puedes recurrir a un psicólogo que trabaje con el modelo de terapia racional emotivo conductual. El primer paso es que encontrar qué creencia hay detrás de cada momento de no-soportantitis. Así, puedes empezar a discutir contigo mismo esas ideas, ponerlas a prueba y buscar cambiarlas.

Julia Marquez Arrico

Doctora en Psicología Clínica. Psicóloga en Barcelona, especialista en terapia de adultos, parejas y adicciones. Formadora y redactora de contenidos online.

Ver perfil »
Te puede gustar