El siglo del Self, por Adam Curtis

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Gema Sánchez Cuevas el 26 julio, 2018
Carlos Santiago · 26 julio, 2018

La psicología se puede aplicar en casi cualquier área. En el documental The century of the Self -su nombre original en inglés- nos muestra algunas corrientes psicológicas en acción. Además, nos las muestra fuera de su área tradicional de aplicación, como es la clínica, así nos vamos a otros campos como son la política, la mercadotecnia, movimientos sociales, etc.

Respecto a su director, Adam Curtis, nació el 26 de mayo de 1955 en Inglaterra. Es productor documentalista, conocido por la controversia de sus contenidos. Sus obras se centran en temas políticos, sociales, de manipulación o de memoria, entre otros. Además de The century of the Self, ha producido otras obras como, Pandora´s Box (1992), The power of Nightmares (2004), The trap: What Happened to our dream of freedom (2007).

Antes de ver The century of the Self

Es un documental presentado por primera vez en el año 2002. Fue nominada para el Premio VVFP (Village Voice Film Poll) en Estados Unidos. Participó en la categoría a mejor documental en el año 2005, en donde obtuvo el cuarto lugar. Para su producción contó con el respaldo de la BBC.

Está conformada por cuatro episodios, cada uno de aproximadamente 59 minutos:

  • Máquinas de felicidad.
  • La ingeniería del consentimiento.
  • Hay un policía dentro de nuestras cabezas que debe ser destruido.
  • Ocho personas bebiendo vino en Kettering.

“Esta serie trata acerca de cómo quienes están en el poder han utilizado las teorías de Freud para intentar controlar a las peligrosas masas en una era de democracia de masas”.

-Adam Curtis-

Adam Curtis
Adam Curtis

El siglo del self

Podemos apreciar retazos de las teorías de Freud a lo largo de todo el material. También entran en escena las teorías de Wilhelm Reich, Abraham Maslow, Fritz Perls y otros trabajos de esa época que se centran en el self. Algunas de ellas surgen con el fin de competir con el trabajo de Freud o como alternativas a este.

El título alude a las teorías que intentan dar una explicación al self. Se entiende por self aquella definición que el ser humano hace de su esencia. En esa época, como ya sabemos, una de las teorías más controvertidas fue la de Sigmund Freud.

Como él mismo calificó, le estaba dando el tercer golpe a la vanidad del ser humano. Decía que la primera la había dado Nicolás Copérnico, poner sobre la mesa la teoría heliocéntrica en el siglo XVI. Es decir, le restaba protagonismo al ser humano con la idea de que su hogar, la tierra, no era más que un planeta más girando alrededor del sol.

El segundo golpe, dice Freud, lo propuso Charles Darwin con su teoría de la evolución en el siglo XIX. Por medio de esta, se opone a la idea de que somos seres supremos o divinos. En su lugar, sugiere que las especies estamos más unidas de lo que se pensaba.

El tercer golpe a la vanidad humana, dice Freud, lo propina él mismo con el psicoanálisis a finales del siglo XIX. Afirma que nuestro comportamiento está regido por el inconsciente. En otras palabras, que somos influenciados por fuerzas o elementos de los que no tenemos consciencia. Además, decía que muchas de estas fuerzas deben ser controladas; de otra forma estaríamos condenados a la autodestrucción.

Máquinas de felicidad. Primera parte

A partir de esta premisa del self, Adam Curtis inicia su producción. Un humano que instintivamente buscaría su satisfacción personal y el cumplimiento de sus deseos más profundos. Edward Bernays, sobrino de Sigmund Freud, será quien sacará el máximo provecho a las teorías del self de su tío. Es un personaje principal dentro del tema.

Edward Louis Bernays nació en Austria, 1891. Durante su juventud se trasladó a los Estados Unidos de América, en donde desarrollaría sus ideas principales. Bernays es considerado el inventor de las relaciones públicas y uno de los pioneros de la mercadotecnia como la conocemos en la actualidad.

Bernays ocupa las teorías del self de Freud para lanzar la publicidad de diferentes corporaciones norteamericanas. El objetivo principal de sus estrategias se centra en la idea de que no compres solo porque lo necesitas, como funcionaba hasta ese momento, sino por lo bien que te sentirás y te verás al consumir su producto, es decir, la satisfacción irracional del self. Obtiene éxito y da inicio al consumismo tratando al self como una máquina de felicidad.

Carro de compra

Una de sus primeras campañas, y al mismo tiempo experimento, fue motivar a las mujeres para que empezaran a fumar en masa a principios del siglo XX. Algo muy mal visto en esa época. Les vendió la idea de que fumar les daría poder e independencia. Llamó a los cigarrillos “antorchas de libertad”.

A partir de ahí, Bernays confirmaba que podía vender productos en base a argumentos poco lógicos. Además, esperaba que no solo se vendieran, sino que también aumentara la demanda significativamente.

En las tres partes siguientes se incluyen a Anna Freud, Alexander Lowen y a los mencionados más arriba. Temas como la segunda guerra mundial, la política y elecciones presidenciales se retomarán a lo largo del documental. Te invito a que descubras las teorías y los personajes que después se vieron involucrados en estos movimientos.