Elemental, querido Watson

Elemental, querido Watson

Álvaro Cabezuelo 26 junio, 2015 en Psicología 0 compartidos

Somos una especie que busca explicar la abundante y compleja realidad que se nos presenta. Claro que todos/as buscamos una cierta estabilidad en el mundo que nos rodea sin tener que realizar un profundo debate interno en cada decisión que tomamos.

Es la llamada “economía cognitiva”, una habilidad que nos permite realizar interpretaciones rápidas ante tal colapso. Si no tenemos datos suficientes para dar una explicación sobre algo o alguien nos lo inventamos. Necesitamos tener respuestas.

Los heurísticos son atajos que utiliza nuestra mente para explicar una realidad determinada o solucionar un problema que se nos presenta con información incompleta. Hacen que nos hagamos una idea acerca de las cosas, actuemos en consecuencia y tomemos decisiones de forma rápida.
Compartir

Estos heurísticos se forjan a lo largo de nuestra vida. Se sustentan en nuestra historia previa de aprendizaje, valores y experiencias. Sería algo así como la máquina de etiquetado que utilizamos en un supermercado lleno de productos en el que aprendemos a catalogar de forma rápida la amplia gama de productos.

Por otro lado, este proceso es muy útil pues sin él no podríamos funcionar en un mundo lleno de incógnitas, sucesos y personas. No seríamos efectivos/as en nuestro día a día y divagaríamos tanto que cualquier decisión se convertiría en una búsqueda de todas las posibilidades existentes. Nunca extraeríamos ninguna conclusión, aunque fuese equivocada, y no nos forjaríamos una opinión personal, la cual conforma nuestra identidad.

laberinto

Los utilizamos para decidir a quién o a qué nos acercamos, nos alejamos, decidimos conocer, no hacerlo o explicar sucesos que ocurren. Si esto es así, ¿puede ocurrir que esta estabilidad que construimos sea errónea? ¿Es siempre aquello que interpretamos de manera casi automática lo verdadero? ¿Ponemos a prueba nuestras hipótesis o simplemente las tomamos como verdaderas sin contrastarlas?

A veces es bueno parar el mundo y detener nuestro rápido proceso de filtraje para ampliar nuestro conocimiento, abrirnos a los demás y, de paso, ser más objetivos y comprensivos con las personas que nos rodean. Romper barreras.

Recordemos que, en muchas ocasiones, actuamos como profetas, adivinos y lectores de mentes. Es bueno darse cuenta de nuestra ignorancia acerca del mundo.

profecías

Pongamos el siguiente ejemplo:

Ocurre un accidente en autovía. Un coche gris en el que viajaba una familia y un coche rojo deportivo que conducían dos jóvenes se chocan entre sí. Afortunadamente solo hay heridos leves. Los demás conductores que pasan por la autovía presencian la escena de ambos coches en el arcén y a los viajeros firmando los papeles del incidiente.

Ninguno de los que pasan han presenciado la escena, pero ¿cuál es probablemente la explicación rápida?

Jóvenes+ coche rojo + estadística = culpables.

Si bien es cierto que existe un porcentaje más alto que apoya esta hipótesis, en realidad no sabemos qué ha ocurrido ni qué circunstancias han llevado a la colisión. Es, simplemente, la opción más probable a la que nos agarramos. Incluso se puede completar la escena.

Jóvenes+ coche rojo+ estadística+ alcohol+ fiesta = muy culpables.

Otro ejemplo podría ser el siguiente:

Pablo y María han decidido poner fin a su relación de pareja. Dos amigos en común, que están comiendo juntos, se enteran de la noticia por un tercero y comienza el debate acerca de las causas de la ruptura:

– Pues tiene que ser porque Pablo es muy egoísta. Lo sé porque María me contó que en una ocasión actuó sin pensar en ella. Probablemente no lo haya soportado.

– Yo sin embargo pienso que es más culpa de María. Últimamente notaba a Pablo decaído y creo que es por el trato que recibía por parte de ella. Tiene que ser muy autoritaria.

Y así mil opciones posibles.

No han hablado con ellos directamente. No tienen información suficiente para conocer realmente la complejidad del asunto. Pero ahí está. Cada cual con su opinión y con su correspondiente actuación en consecuencia.

Y tú, ¿qué ejemplos encuentras en tu día a día? ¿En qué situaciones actúas por inercia y te haces una idea acerca de algo o de alguien?
Compartir
Álvaro Cabezuelo

Lo mío son las personas, las palabras y las redes sociales. Soy psicólogo con identidad digital y redactor de emociones. Imagino mi vida con banda sonora.

Ver perfil »
Te puede gustar