¿En qué consiste la terapia de reescritura de imágenes?

30 Mayo, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Elena Sanz
Los eventos traumáticos experimentados en el pasado pueden causar síntomas graves en el presente en forma de recuerdos perturbadores. La terapia de reescritura de imágenes permite modificarlos para minimizar su impacto. ¿Quieres saber cómo? Te lo contamos.
 

El trastorno de estrés postraumático (TEPT) presenta una alta prevalencia entre la población y genera unos importantes costes económicos y personales. La terapia de reescritura de imágenes surge en respuesta a la necesidad de crear procedimientos psicoterapéuticos que ayuden a mejorar la calidad de vida de quienes padecen este trastorno. No obstante, se ha llegado a aplicar con éxito en diversidad de problemáticas.

Las personas que han estado expuestas a eventos traumáticos tienen una alta probabilidad de sufrir TEPT. Este se manifiesta mediante sueños y recuerdos intrusivos y perturbadores, pensamientos y emociones negativas y tendencia a evitar todo lo que recuerde al trauma. Así, esta nueva terapia aborda los elementos principales del trastorno permitiendo al paciente «reescribir el recuerdo».

Mujer triste pensando en su trauma

El papel de la imaginación

La imaginación es una herramienta poderosa que se lleva empleando muchos años con magníficos resultados. Por ejemplo, se utiliza en el tratamiento de las fobias, las pesadillas y numerosos trastornos de ansiedad.

Sin embargo, es importante resaltar que nos referimos a la imaginación como la habilidad de crear imágenes mentales vívidas y sostenidas. Por ejemplo, cuando paseamos por la naturaleza observamos los colores, sentimos la brisa y percibimos los sonidos. Así, al imaginarnos paseando deberemos traer a nuestra mente todos esos estímulos sensoriales. El objetivo es vivir una realidad concreta a partir de nuestra imaginación.

 

En la terapia de reescritura de imágenes esta es imprescindible, pues se pide al paciente que traiga al presente el evento traumático mediante su recuerdo. Pero, además, se le ayuda a reescribir y modificar esa imagen mental. De esta forma, la misma deja de resultarle aversiva y de generarle malestar.

En el TEPT no es posible volver a experimentar la situación traumática que dio origen a los síntomas. Por ello, hemos de valernos de la imaginación para volver a ese momento y darle otra forma u otro significado.

Se ha comprobado que estos individuos tienen narrativas más desorganizadas de sus recuerdos que las personas sin trastorno. Y, además, tienden a centrarse en aspectos menos positivos. Así se pretende modificar o reelaborar el recuerdo traumático desde otra perspectiva.

Fases de la terapia de reescritura de imágenes

Exploración del recuerdo traumático

En primer lugar, se explora el recuerdo traumático que está generando problemas y malestar en el presente. Para ello se le pide a la persona que cierre los ojos y trate de recordar y narrar la experiencia. Ha de hacerlo en tiempo presente y en primera persona, como si estuviera ocurriendo en este momento. Es importante que trate de aportar el mayor número de detalles pues se trata de crear una experiencia vívida del recuerdo.

Esta tarea que puede resultar muy aversiva, desagradable y dolorosa para el paciente. Por ello es importante que previamente se haya establecido una sólida relación de confianza con el terapeuta.

 

Además, la secuencia de imágenes debe llegar únicamente hasta el momento clave, o de máximo sufrimiento, que desencadenó el trastorno. Llegados a este punto se detiene la narración y se reflexiona sobre el evento y los significados e interpretaciones que el paciente le ha atribuido.

Reescritura

En este momento se procede a reescribir la imagen mental modificando algunos elementos e introduciendo otros nuevos. Es decir, se insta al paciente a involucrarse en el recuerdo y cambiar su transcurso. Se le invita a modificar el desenlace a su gusto de modo que sea menos dañino.

A continuación, se realizan varias practicas con la narración reescrita hasta afianzarla. Esto logrará disminuir el sufrimiento que provoca el recuerdo y favorecerá que se corrijan ciertas creencias. Se dota así al suceso de un significado diferente y un desenlace alternativo que no resulte tan perturbador para el individuo.

Mujer en el psicólogo

¿Cuáles son los mecanismos de la terapia de reescritura de imágenes?

La terapia de reescritura de imágenes tiene un gran componente de exposición. Y esto ayuda en gran medida a la mejoría ya que, por lo general, el paciente evita recordar todo lo relacionado con el evento traumático. Al exponerse a él y revivirlo mentalmente logra habituarse y reducir el miedo.

 

Pero, adicionalmente, en la reescritura de imágenes, se permite abordar y resignificar sentimientos como la culpa o la vergüenza, muy presentes en estas situaciones. Y, además, el poder modificar el transcurso del recuerdo otorga al paciente una importante sensación de control y dominio. Por todo ello constituye una excelente herramienta.

  • Miguel-Álvaro, A., & Crespo, M. (2019). Reescritura de imágenes para el tratamiento del estrés postraumático: análisis y revisión. Clínica y Salud30(3), 137-146.
  • Morina, N., Lancee, J., & Arntz, A. (2017). Imagery rescripting as a clinical intervention for aversive memories: A meta-analysis. Journal of Behavior Therapy and Experimental Psychiatry55, 6-15.