Eres valiente porque regresaste al lugar donde te rompieron el corazón - La Mente es Maravillosa

Eres valiente porque regresaste al lugar donde te rompieron el corazón

Arantxa Alvaro Fariñas 11 febrero, 2016 en Psicología 3553 compartidos

Decía Séneca que cuando el sol se eclipsa para desaparecer se ve mejor su grandeza. La mayoría de nosotros pasa por la vida buscando “más”, ser más rico, más bello, más inteligente, más querido. Así, en ese estado de querer tener más que los demás, nos olvidamos que esa búsqueda de grandeza solo esconde pequeñez de espíritu, porque en realidad es señal de grandeza disfrutar de lo pequeño y realizar pequeños actos que demuestren que eres valiente.

No solo es valiente quien realiza un acto heroico, quien lucha contra un opresor, quien hace grandes obras por los demás, también es un héroe quien va a visitar a un amigo enfermo, quien consuela a un niño que llora, quien se atreve a regresar al lugar donde le rompieron el corazón.

Hombre enfrente del mar sintiendo miedo

El eneatipo del dubitativo y su virtud oculta: la valentía

El eneagrama es una técnica que utilizan los psicoterapeutas, coaches y psiquiatras y que clasifica la personalidad en 9 caracteres diferentes llamados eneatipos. Estos caracteres representan una forma de comportarse estable -en el tiempo y en las circunstancias- y además tienen una carga genética importante.

Los 9 eneatipos, a grandes rasgos son los siguientes (entre paréntesis el defecto de cada uno): el perfeccionista (ira), el ayudador (orgullo), el buscador de éxito (vanidad), el diferente (envidia), el desapegado (avaricia), el dubitativo (miedo), el entusiasta (gula), el dominante (lujuria) y el pacificador (pereza).

Si quieres conocer más sobre los eneatipos e identificar cuál es el tuyo para comenzar a crecer y mejorar personalmente en el curso “Descubre tu personalidad con el eneagrama” de Alberto Peña Chavarino podrás hacerlo.

Banner de curso eneagrama de Alberto Peña

En nuestro caso, nos interesa el Eneatipo número 6 (el dubitativo), porque su defecto es la pereza, pero su virtud oculta es el coraje. El eneatipo 6 queda atrapado siempre en un mar de dudas, porque tiene miedo, siente el peligro y no es capaz de decidir.

El coraje y la valentía suponen hacer frente a los miedos e ir hacia lo que tememos, con decisión y confianza, conociendo los riesgos. ¿Pero cómo hacer frente a los miedos y actuar como un valiente? Lo vemos a continuación.

El comienzo para ser valiente: el perdón

Cuando alguien nos hace daño tendemos a la venganza por encima de todo, a hacer pagar a quien nos ha hecho daño. Cada vez que pensamos en la venganza la herida que nos han hecho, ya sea emocional o física, se abre y duele para hacernos sentir el sufrimiento de nuevo.

El remedio contra este círculo de dolor es el perdón. El perdón ha sido definido como el cambio de una serie de conductas destructivas contra el que nos ha hecho daño, por otras constructivas. 

El perdón es el paso necesario que hay de pasar de la sed de venganza a la valentía de no ser dominados por el odio, sino por la liberación del daño que nos hicieron.

Hay quien opina que el perdón no solo implica ese cambio de conductas del que hemos hablado, sino también una acción positiva hacia esa persona que nos ha hecho daño. Por otro lado, el perdón no es una acción única sino un proceso que pasa por varias etapas que se van completando hasta alcanzar el perdón completo.

“Perdonar no es olvidar, es recordar sin que te duela”.
Compartir

Mano dando una flor a otra como símbolo del perdón

Regresa donde te hicieron daño

Volver al lugar donde nos hicieron daño es un acto de valentía, que puede parecer pequeño, pero nos hace héroes cotidianos. Cuando el sentimiento que nos provoca un lugar es muy intenso, porque nos trae muchos recuerdos, evitamos volver.

Sin embargo, a veces para perdonar es necesario regresar de una manera especial: aprendiendo a gestionar lo que sentimos cuando volvemos, no dejándonos llevar por ello.

¿Qué sientes cuando vuelves al piso donde vivías con la pareja que te ha dejado? Al principio, sentirás frustración, tristeza y vendrán a tu mente muchas imágenes del pasado, felices y no tan felices, pero no puedes olvidar que estás en el presente porque es el tiempo presente el que debes disfrutar y vivir. Borra poco a poco esos recuerdos y construye otros, que estén basados en tu valentía y en el perdón.

Arantxa Alvaro Fariñas

Escritora y licenciada en derecho, apasionada por la literatura y por la psicología. Dejo volar mi imaginación para mantener los pies a unos centímetros del suelo y poder hacer realidad mis sueños.

Ver perfil »
Te puede gustar