12 estrategias para vencer la pereza

Vencer la pereza es más fácil de lo que parece, pues muchas tareas son menos duras de lo que aparentan en un primer momento. Aquí tienes algunos consejos para conseguirlo.
12 estrategias para vencer la pereza
Sergio De Dios González

Revisado y aprobado por el psicólogo Sergio De Dios González.

Última actualización: 24 enero, 2022

Llámalo como quieras: pereza, desidia, desmotivación, ociosidad… Puede que tu problema no sea este, sino que a veces estás tan abrumado y sobrecargado que el panorama te paraliza. Sin embargo al final, sea lo que sea, el resultado es siempre el mismo: inmovilismo ante las tareas pendientes e incapacidad para vencer la pereza.

El resultado de no hacer eso que tenemos que hacer o hacerlo con desgana, tiene consecuencias directas sobre nuestra calidad de vida. Además, el sentimiento de culpa por no ser capaces de vencer la pereza afecta a nuestra autoestima.

Todos conocemos esta sensación en multitud de acepciones, aunque no siempre sabemos identificarlas bien y las agrupamos todas en el mismo saco. En el fondo, las estrategias para superar la situación son las mismas, independientemente de lo que haya detrás.

Vencer la pereza es bastante más fácil de lo que puede parece. Solo hace falta tomar la decisión de hacerlo y poner en práctica algunas sencillas estrategias.

“Un hombre con pereza es un reloj sin cuerda”.

-Jaime Luciano Balmes-

¿Cómo vencer la pereza?

Todd McElroy, profesor de psicología de la Universidad de Florida, realizó un estudio en el 2017 concluyendo con algo que puede llamarnos la atención. Según este trabajo hay una relación entre pereza y alta inteligencia. Ahora bien, relación no significa determinación, es decir, tal y como nos explican en el Journal of Health Psychology este vínculo solo es evidente cuando la persona experimenta aburrimiento ante unos objetivos poco motivadores.

El resto de la población sentimos pereza no por aburrimiento, sino porque, en ocasiones, tras la pereza pueden esconderse muchos otros factores: agotamiento mental, estrés, miedos, poca habilidad para gestionar el tiempo, e incluso en ocasiones hasta la clásica anhedonia tras la cual podría esconderse una depresión. Son sin duda factores que deberíamos considerar.

Hay muchas formas de vencer la pereza. Algunos métodos requieren analizar como podemos ver cuál es el problema real o la fijación de objetivos concretos para establecer una meta que sirva de faro. Sin embargo, no todo en la vida es tan complicado.

Las siguientes estrategias te servirán en cualquier situación. Empieza por aquí para conseguir resultados prácticos rápidos. La ventaja de lo que vas a ver a continuación es que no tienes que empezar pensando demasiado, por lo que podrás mecanizar el sistema para todos esos momentos en los que necesitas ponerte con algo rápidamente.

Mujer dormida en el ordenador incapaz de vencer la pereza

1. Analiza tu entorno: ¿te rodean más perezosos?

Por otro lado, Jean Daunizeau, investigador del Instituto Nacional de Salud e Investigación Médica de Francia nos señala en un estudio publicado en la revista PLOS Computational Biology que la pereza suele ser contagiosa. Por tanto, considera si a tu alrededor existe alguna persona o personas que han inculcado en ti esa actitud.

En ocasiones, nuestra familia, amigos o pareja nos proyectan ese mismo desánimo o apatía a la hora de iniciar una actividad. Tenlo en cuenta y valóralo.

2. Las cosas simples primero

Por obvio que parezca, es necesario recordar que para hacer algo hay que empezar a hacerlo. Pensar en hacerlo no vale, hay que ejecutarlo, debemos iniciar la acción. Para ello, te proponemos lo siguiente, leer atentamente esta adivinanza que propone Ana Moreno: “hay tres pájaros en un árbol y dos de ellos deciden saltar. ¿Cuántos pájaros hay ahora?”.

La respuesta es que sigue habiendo tres pájaros. Mientras los que piensen en saltar no salten seguirán estando en la rama. Lo mismo ocurre con la pereza. De nada sirve que pienses que tienes que hacer algo mientras no lo hagas. 

El problema es el bloqueo que acompaña a la pereza: ¿por dónde empiezo? No te compliques la vida y empieza por lo más simple. Y si todo es igual, simplifica tu elección haciendo lo primero que surja. No es la mejor forma de organizarse, pero sí la más eficaz para empezar a hacer algo.

3. Paso a paso

Otro de los grandes problemas que nos bloquean y nos hacen entrar en modo perezoso es que las tareas son tan grandes que nos abruman. Para salir de ahí lo mejor es dividir las tareas en otras tareas más pequeñas para reducir la presión y mantenernos motivados.

Organizador de tareas
Divide primero la tarea en 3, 4 o 5 partes

Si esto todavía es abrumador, coge la primera parte y divídela de nuevo, dejando las demás para cuando les toque. Si sigue siendo mucho, vuelve a dividir hasta que puedas empezar por algo digerible y tengas una referencias para avanzar.

Lo ideal para obtener buenos resultados sería dividir todo en pequeñas partes y planificar su desarrollo. Esto en sí mismo puede ser una tarea abrumadora. Pero estamos hablando de vencer la pereza, no de alcanzar la máxima productividad y eficacia, así que con esto nos vale de momento.

4. Haz una lista de tareas pendientes

A veces nos encontramos en situaciones caóticas con un montón de trabajo pendiente. Es muy difícil no perder la pista de todo el trabajo que hay que hacer. ¿Cómo empezar por lo más sencillo si no sabes lo que hay que hacer? Y de ir paso a paso ni hablamos, porque cada tarea es independiente.

  • Para solucionar esto, siéntate un momento y anota lo que tienes que hacer en una lista en el formato que más te guste: anota todo en un papel o en notas independientes que colocarás en un tablero, por ejemplo. Regálate este momento previo para definir lo que tienes por delante.
  • Con esta lista delante ya puedes decidir. Elimina las tareas superfluas y deja las tareas menos urgentes para otro día. Luego, coge la tarea más sencilla, la que menos tiempo te lleve y da ese primer paso.

Después, paso a paso, vete avanzando en la lista. No te juzgues, no intentes abarcar intelectualmente todo el problema. Simplemente, avanza, tachando o retirando lo que esté hecho.

Números de colores

5. Visualiza los beneficios de una tarea hecha

Si te da pereza hacer algo por el esfuerzo que supone, piensa en lo que pasará cuando esté hecho. Visualiza el resultado y disfrútalo. Esto te llenará de energía y restaurará tu motivación. Visualizar las tareas terminadas ayuda a vencer la resistencia interior que te  estaba impidiendo involucrarte con esas tareas.

La visualización también ayuda a plantear opciones sobre cómo solucionar los posibles problemas para realizar una tarea o a plantear algo tan sencillo como por dónde empezar.

6. Elimina las distracciones

Habitualmente las distracciones son la fuente de la pereza y la única razón por la que decidimos aplazar las tareas para otro momento, lo que hace que hace que estas parezcan aún más aburridas.

Sea lo que sea aquello que te distrae, elimínalo. Asegúrate  de que una vez que hayas comenzado con una de las tareas no haya nada que te distraiga. De sobra sabes lo que es, para esto no vas a tener que hacer un gran ejercicio de autoexploración.

7. Mantén un entorno limpio y organizado

Si tu entorno es un caos te será más difícil saber por dónde empezar a hacer tus tareas, encontrar los materiales que necesitas, etcétera. Por tanto, la motivación decae y es complicado ponerse en marcha.

Intenta mantener todo en su sitio, pues de esa manera no solo te será más fácil trabajar, sino que tu mapa mental será mucho más claro a la hora de organizarte. Esta medida, además, se puede aplicar a cualquier ámbito de tu vida.

8. Empieza por la tarea más tediosa

Aunque este consejo se contradice con el mencionado anteriormente (en el que se recomienda empezar por las tareas más sencillas), lo cierto es que para algunas personas es más fácil comenzar por la tarea más dura. De esta manera, se quitan de encima el escollo más grande para después proseguir con lo más liviano.

Si no estás seguro de cuál de las dos estrategias te viene mejor, lo mejor es que vayas probando. Algunas personas se motivan comenzando con cosas pequeñas, pero otras prefieren apoyarse en el alivio de haberse quitado lo peor de encima.

9. No realices dos tareas al mismo tiempo

A veces da la sensación de que 2 tareas sencillas se pueden hacer al mismo tiempo para ahorrar tiempo. No obstante, esto aumenta el volumen de trabajo y es posible que te dé la sensación de estar sobrepasado por la situación, de manera que abandones el proceso.

Por eso, para vencer la pereza haz siempre las cosas de una en una. Cuando las tengas dominadas, podrás elegir cuáles de ellas son compatibles entre sí en su ejecución.

10. Duerme más, come mejor y muévete

Siempre parece que llevar una vida sana no tiene que ver con la pereza, pero lo cierto es que un cerebro sano piensa mejor. La falta de sueño y la mala alimentación, por ejemplo, empeoran el estado de ánimo, por lo que serás menos propenso a intentar vencer la pereza.

El ejercicio, además, te ayudará a mantenerte activo y aumentar tu nivel de energía general, por lo que te será más fácil ponerte a hacer tareas.

11. Haz lo más importante a primera hora de la mañana

A medida que transcurra el día, tu fuerza de voluntad irá disminuyendo, ya que te irás cansando. Por eso, lo mejor es que hagas la tarea más crucial nada más levantarte, si puedes. De esta forma no perderás la voluntad de hacerlo ni lo tendrás dando vueltas en tu cabeza todo el día.

12. Prémiate por tu esfuerzo

Una buena manera de ayudarte a coger el hábito de vencer la pereza es darte pequeños refuerzos en forma de recompensas. Puede ser cualquier cosa que te haga feliz y sea fácil de conseguir, como un dulce, un rato jugando videojuegos o salir a tomar algo.

Para concluir, estas estrategias nos pueden ser tan útiles como decisivas. A veces, basta un pequeño cambio en nuestra rutina para generar cambios tan positivos como productivos. Ponlos en práctica.

Te podría interesar...
Rutinas que asfixian, temores que encarcelan
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
Rutinas que asfixian, temores que encarcelan

Las rutinas son como una tela de araña que te atrapa y te va insensibilizando. Al final, vives simplemente con resignación.