¿Existen las emociones neutras?

09 Julio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Valeria Sabater
Según el budismo existe un estado del ser denominado «adukkhamasukha». Se trata de una emoción neutra, de un estado en el que no hay alegría ni miedo, entusiasmo o angustia. La psicología aún no está de acuerdo en admitir la existencia de esta realidad emocional.

Para muchos es un tema polémico. Pensar que en nuestro registro de afectos, sensaciones y sentimientos puedan tener cabida las llamadas «emociones neutras». No obstante… ¿qué es en realidad una emoción neutra? ¿cómo es ese estado en que uno no se siente ni bien ni mal, ni emocionado ni angustiado, ni motivado ni desesperado?

En realidad, buena parte del tiempo nos sentimos así: en calma. En ese equilibrio en el que no derivamos en los extremos, una esfera en la que no existe el placer ni el miedo, solo el equilibrio y una apreciación relajada en la que no experimentar turbación. Es como si en nuestro interior habitara un mar tranquilo y relajado como la superficie de un espejo.

Cabe señalar que muchos psicólogos y expertos en emociones no están de acuerdo con la existencia de las emociones neutras. Al fin y al cabo, las personas siempre estamos sintiendo algo. Es más, las emociones se definen precisamente por influir en las cogniciones (pensamientos) y también en los comportamientos. ¿Qué finalidad tendría entonces una emoción neutra? ¿De qué nos sirve?

Este es, sin duda, un tema de gran interés. La única área que sí da por sentado que este tipo de emociones existen y definen al ser humano es el budismo. Desde esta práctica filosófica y espiritual definen a este estado adukkhamasukha (neutral) y lo relacionan con un sentimiento pacífico y sublime.

Mujer tapándose el rostro

Emociones neutras, estados de calma interna

Nos hemos acostumbrado a ver las emociones desde esa dualidad en la que entenderlas desde la valencia positiva o desde la valencia negativa. Amor-odio, felicidad-sufrimiento, esperanza-angustia, alegría-tristeza… Pensar ahora que también debemos ser conscientes de un estado emocional intermedio, uno que no es agradable ni doloroso, no deja de sorprendernos y también de inquietarnos.

¿Hay otra categoría de emociones a las que hemos ignorado durante todo este tiempo? Como bien hemos señalado al inicio, aún existe bastante controversia sobre el tema. Así, en estudios como el publicado en la revista científica Frontiers in Psychology y llevado a cabo en la Universidad de Pensilvania en el 2019, nos avanzan que más allá de las discrepancias entre los expertos, deberíamos considerar su existencia. Profundicemos un poco más.

Ni bien, ni mal… Hoy no siento nada en particular

Karen Gasper, autora de este trabajo señala que el el fracaso de los investigadores para identificar estados neutrales podría deberse a que no lo han evaluado adecuadamente. Porque hay una realidad evidente y es que en el lenguaje contamos con expresiones para dar a entender que estamos experimentando un estado emocional neutral.

Es cuando decimos aquello de “hoy estoy en calma, ni bien ni mal, no es que esté feliz pero tampoco estoy triste, me siento tranquilo”, etc. Es más, si echamos un vistazo a los emoticonos de los servicios de mensajería, descubriremos también rostros que demuestran esa ecuanimidad, esa emocionalidad intermedia con la que hacer ver que uno no siente nada destacable.

Por otro lado, también hay algo evidente: cuando vemos a alguien que no demuestra felicidad en su expresión o actitud, no pensamos de forma directa que estará triste. La mayor parte de las veces, las personas nos situamos en ese estado intermedio en el que no hay ni una alegría efusiva ni una desolación absoluta. Nos sentimos neutrales. ( Carver y Scheier, 1990).

Las emociones neutras según el budismo,  adukkhamasukha

Thich Nhat Hanh, el monje budista vietnamita y líder espiritual, fue uno de los primeros en resaltar la relevancia de las emociones neutras en el ser humano. Para él, la práctica de la atención plena parte precisamente de esos sentimientos neutrales con los que alcanzar el bienestar y la plenitud.

Según él, si somos capaces de focalizarnos y mantener esas emociones neutrales descubriremos cosas maravillosas. Es como ver fluir un río en calma, todo es más agradable y tenemos una mayor conciencia de lo que nos rodea, de lo que ocurre en el mundo y en universo interior. En cambio, emociones más intensas, ya sean de valencia positiva o negativa, tienden a nublar un poco nuestra capacidad de atención

En el budismo, ese sentimiento más neutral recibe el nombre de adukkhamasukha y se relaciona con un estado del ser suave, estable y paciente. Ahora bien, también matizan algo importante. Hay quien no entiende ni sabe utilizar con sabiduría ese sentimiento. Hay mentes que se aburren en ese estado neutro y entonces, anhelan la emoción intensa y el hedonismo.

No es lo adecuado. Las emociones neutras tienen como poder el conectarnos con el momento presente y con una conciencia más plena, más despierta. Es un estado que debemos saber aprovechar para meditar más nuestras acciones, para tomar mejores decisiones y no derivar en esos extremos emocionales que a pueden hacernos malas pasadas.

Emoticono demostrando emociones neutras

Emociones normales ante situaciones normales

Una de las críticas que suelen hacer algunos expertos en esta materia sobre las emociones neutrales es que estas, de existir, no influirían en nuestro comportamiento o pensamiento. Por ejemplo, si yo siento entusiasmo mis ideas son más creativas y mi comportamiento más proactivo. En cambio, si siento miedo, mi pensamiento y mi comportamiento me instarán a protegerme o a defenderme.

Ahora bien… ¿qué pasa si me siento relajado? ¿qué ocurre si me siento sorprendido, inspirado, curioso, sosegado o sereno? Como podemos intuir, hay veces en que determinados estados emocionales solo nos invitan a tomar contacto con el momento presente, sin necesidad de actuar, de generar cambios, de hacer nada más que adaptarnos a una realidad que también es neutra.

Para concluir. A pesar de que hemos atravesado un tiempo en que se tenían serias dudas sobre la existencia o no de las llamadas emociones neutras, parece que desde el campo de la psicología ya les estamos dando cabida y también relevancia. Este es un tema que seguirá dándonos interesantes sorpresas.

Gasper, K., Spencer, L. A., & Hu, D. (2019). Does Neutral Affect Exist? How Challenging Three Beliefs About Neutral Affect Can Advance Affective Research. Frontiers in Psychology10. https://doi.org/10.3389/fpsyg.2019.02476