Exprime tus sueños

15 Marzo, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Elena Sanz
Los sueños nos proporcionan información valiosa acerca de nuestro estado interior con la que podemos trabajar.
 

El mundo onírico resulta tan complejo como fascinante. Muchas personas han tratado de desarrollar un compendio de pautas para interpretar los sueños. Sin embargo, aún estamos lejos de contar con una guía práctica y fiable para otorgarles un significado. Hemos de comprender que se trata de elementos cargados de subjetividad, y cuya interpretación varía significativamente de un individuo a otro.

Sin embargo, estas producciones mentales nos abren una puerta al inconsciente. Nos permiten vislumbrar parte de los conflictos, temores y anhelos que subyacen en nuestro interior. Si prestamos la suficiente atención, nuestros sueños pueden convertirse en una valiosa herramienta de trabajo personal.

Recordar para trabajar

Por lo general cuando nos despertamos no recordamos lo soñado. Muchas veces, incluso, ni siquiera recordamos haber tenido sueño alguno. En otras ocasiones permanece en nosotros un sentimiento o emoción específica, sin que sepamos muy bien de que experiencia onírica proviene.

Con suerte, y si nos despertamos en el momento idóneo, tenemos la capacidad de recordar algunos detalles e imágenes de lo experimentado durante el sueño. Sin embargo, con frecuencia nos parecen escenas irreales, inconexas y carentes de sentido. De modo que rápidamente abandonamos el recuerdo y devolvemos el foco de atención a nuestra realidad.

Mujer dedicando tiempo a sus sueños
 

No obstante, si deseamos trabajar con nuestros sueños y extraer la información y los mensajes que tienen para nosotros, necesitamos recordarlos. Una de las sugerencias más extendidas para lograr este propósito es poner diversas alarmas en mitad de la noche separadas por cortos intervalos.

Esta opción surge del hecho de que al ver el sueño interrumpido bruscamente es más fácil que recordemos lo que estábamos soñando. Pero no se trata de una opción muy recomendable puesto que perjudicaría gravemente nuestro descanso.

Por ello sencillamente vamos a trabajar con la intención y con el tiempo. Cada noche antes de dormir decreta tu intención de recordar lo soñado al despertar y pon tu convicción en que así será. Además, coloca una liberta cerca de tu cama, en tu mesita de noche. En cuanto despiertes, antes de levantarte, anota todo lo que recuerdes del sueño: personas, imágenes, sensaciones… Con toda esta información irás creando un diario con el que trabajar.

Caminar por los sueños

¿Cómo trabajar con los sueños?

El objetivo no será otorgar una interpretación a todos los sueños que se presenten cada noche. Pero sí formarnos una idea general del estado de nuestro inconsciente. Para ello serán especialmente útiles aquellos sueños recurrentes o que compartan elementos con otros. 

 

Si obviamos las proyecciones que se realizan en los sueños (presencia de dragones, capacidad de volar….) y lo trasladamos al plano más material, obtendremos información relevante. Pongamos, por ejemplo, que sueñas frecuentemente con que tratas de salvarte de un tsunami. 

No necesitamos conocer el significado del agua o los desastres naturales en los sueños para trabajar con ello. Fíjate sobre todo en tu actitud, en tus emociones y en el desenlace. ¿Sientes miedo o estás confiado?, ¿eres resolutivo o te quedas paralizado?, ¿logras ponerte a salvo o el agua termina por cubrirte?.

Todos estos aspectos constituyen un mensaje acerca de tu situación actual. Los sueños frecuentemente son «simulacros» que realiza la mente para estar preparados para afrontar situaciones de la vida real. Así este tsunami puede estar representando tus obligaciones laborales que te desbordan, o tu miedo a hacerte mayor… no importa. Lo relevante es la manera en la que actúas.

Tus sueños son una proyección de tu estado interno

Si durante el sueño te sientes aterrado, paralizado y desprotegido trabaja la confianza en ti mismo. Realiza actividades que reduzcan tu nivel de ansiedad y adopta un enfoque más positivo ante la vida. Cuida tus pensamientos. Probablemente los cambios que realices en tu realidad concreta se verán reflejados en tus sueños y la próxima vez lograrás ponerte a salvo ante el tsunami.

También puedes realizar el proceso a la inversa. Mientras estás despierto visualízate en tu sueño manteniendo la calma, siendo resolutivo y encontrando un refugio seguro. A base de la repetición, esta solución se trasladará a tu sueño cambiando su desenlace. Y, por ende, te encontrarás más confiado ante el problema de tu vida que este tsunami estaba representando.

 

El inconsciente no siempre se nos presenta de una manera clara, pero esto no significa que no podamos influir en él. Trabaja con tus sueños y notarás los cambios, pues estos son una valiosa herramienta para el autoconocimiento.

  • Parra, A., & Sosa, J. (2019). Factores de la personalidad relacionados con el contenido del sueño. {PSOCIAL}5(1), 19-31.
  • Halliday, G. (1982). Direct alteration of a traumatic nightmare. Perceptual and Motor Skills54(2), 413-414.