Fast and Furious, 7 lecciones de vida

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Sergio De Dios González el 27 septiembre, 2018
Camila Thomas · 25 noviembre, 2018

Fast and Furious es sin lugar a dudas uno de los mejores ejemplos de películas de acción. Las buenas películas capturan nuestra atención y nuestros corazones por igual. Una buena serie de películas es esa que podemos ver una y otra vez sin cansarnos. Así como Harry Potter formó parte de la infancia de muchos, Fast and Furious es la serie de la adultez. Las personas pueden sentirse identificadas con los personajes y emocionadas por la acción.

Sin embargo, Fast and Furious es mucho más que una serie sobre carreras de coches. A continuación, te presentamos algunas de las lecciones que podemos aprender de Fast and Furious.

1. La familia de Fast and Furious, un equipo

A lo largo de las películas, hemos podido ver cómo la idea de familia se va consolidando. No importa en qué lugar del mundo se encuentren sus miembros, una familia permanece unida. Así, la familia de Fast and Furious buscará reunirse a toda velocidad cuando ocurre alguna emergencia.

Una familia sabe cuándo es momento de celebrar. Al mismo tiempo, también sabe cuándo es momento de hacer un esfuerzo y trabajar para que los lazos no se rompan. En la primera película, podemos ver a la familia sentada alrededor de una mesa, a la hora de comer. Seis películas después, se repite la escena. Se han añadido personas y se han perdido otras, las familias cambian. Lo que no cambia en la sensación de pertenencia.

2. Tener una meta

Aunque todos los miembros de la familia tienen metas particulares, también tiene una gran meta en común. Esta es mantenerse fuertes, unidos y en sincronía con los demás miembros de la familia. En las películas de Fast and Furious, la meta implica no desviarse, mantenerse firme ante las propias convicciones, incluso en las situaciones más difíciles.

Dom, por ejemplo, organiza su vida y sus objetivos como hitos. Esto significa que dentro de cada gran meta hay objetivos más modestos que nos acercan a ella. En el caso de la vida cotidiana, es importante tener puntos de referencia, objetivos “brújula”. Metas jerárquicamente importantes y transversales que impidan que nos perdamos al centrarnos en metas concretas. Por ejemplo, puedo querer ascender en el trabajo pero sin olvidar el objetivo trasversal de ser una buena persona.

3. El pasado es pasado

Varios personajes de la saga nos recuerdan una y otra vez una de las grandes lecciones de la vida. Para los personajes de Fast and Furious, el pasado es pasado, y no podemos cambiarlo. Solo podemos aceptarlo, integrarlo en nuestra historia vital y seguir adelante.

Con independencia de las decisiones del pasado, es en el futuro donde se encuentra buena parte de nuestra motivación. Un impulso positivo cuando lo que hace es vitalizar al presente y no hipotecarlo, de manera que sea la ansiedad la que nos domine.

Fast And Furious

4. Aprende a ser líder y a ser equipo

Una de las cualidades más increíbles de esta serie es que cada uno de los personajes tiene potencial para liderar. Al mismo tiempo, todos en Fast and Furious saben cuándo es mejor ser parte del equipo y dejar que sea el otro el que dirija. Usualmente, el rol de guía recae en Dom, pues él parece ser un líder natural.

Todos en la familia confían en su instinto y en su capacidad para decidir. Al mismo tiempo, Dom no teme delegar, dejar que otras personas tomen el mando. Confía plenamente en su familia y piensa que ellos también están capacitados para tomar decisiones importantes. En este sentido, los buenos líderes conocen las fortalezas y debilidades de todos los jugadores. Así, asignan tareas acordes a la capacidad de cada uno.

5. Sigue tu corazón

Esta es una de las ideas que está presente en varias películas. Seguir a nuestro corazón significa aprender a no tener miedo de amar y mostrar este amor. Nuestra familia jamás sabrá que los valoramos si no se los mostramos. Estas demostraciones de afecto son lo que mantendrá a la familia unida.

Así, vemos al policía Brian dejando ir a Dom, porque conoce sus motivos. A largo plazo, esta es la acción que lleva a Brian a ser aceptado en la familia de Dom. En este momento, comienza la verdadera fraternidad en Fast and Furious.

6. Trabaja con pasión

Como muchos, Brian podría haber sido un policía cualquiera en uniforme. Sin embargo, Brian decidió desarrollar sus pasiones además de su oficio como oficial de la policía. Gracias a su amor por los coches y las carreras, junto a su interés por hacer un trabajo honesto y de calidad, Brian consigue convertirse en un agente del FBI asignado a una misión encubierta.

7. Ganar es ganar

Brian siempre estuvo en competencia con Dom, y esta competencia se traducía en ganas de ganar. En la primera película de Fast and Furious, después de perder contra Dom, Brian le dice que casi ganó. En este momento, Dom pronuncia algunas de las palabras más sabias de la saga.

Todo éxito, logrado con honestidad, merece un reconocimiento. Algo que olvidamos con frecuencia, apartando rápidamente los logros de nuestra memoria y centrándonos en los errores, mientras nuestro estado de ánimo se resiente.

“No importa si ganas por un centímetro o por kilómetro, ganar es ganar”.