¿Qué significa ganar?

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Gema Sánchez Cuevas el 5 octubre, 2018
Adriana Díez · 10 noviembre, 2017

¿Cómo podríamos definir los conceptos de ganar y perder? ¿Existen solo estos dos términos, o puede haber alguno intermedio? ¿Siempre que no ganamos perdemos? ¿Quién determina quién gana o quién pierde? En definitiva, si nos paramos a pensar, ¿sabemos realmente qué significa ganar?

Ganar ya no está solo relacionado con los términos deportivos o en el mundo del deporte y la competición. El término “ganar” se puede aplicar al día a día, ganar ya no solo es superar en puntos a un contrincante en un marcador. Ganar es una decisión interior; algo que se lleva por dentro, que no se determina desde fuera, sino desde nosotros.

Ganar es procurar emplear la energía de la manera más inteligente posible, pero ganar también es quedarnos sin aliento y disfrutar por el camino. Ganar es esforzarse e implicar en la tarea que tenemos entre manos a nuestra mejor versión, ganar tiene que ver con la superación, con la comparación con nuestras marcas personales. Eso es ganar y por suerte no lo dictan los números, sino nosotros.

¿Cuándo perdemos? Perdemos cuando dejamos de intentarlo, cuando nos quedamos en lo fácil y no damos más de nosotros, cuando creemos que hemos tocado techo y no nos esforzamos, cuando actuamos de forma mecánica y menospreciamos a la intención, eso es perder. La derrota llega cuando se bajan los brazos… y el deseo sigue y las fuerzas también.

“Lo importante en la vida no es el triunfo sino la lucha. Lo principal no es haber vencido, sino haber luchado”.

-Pierre de Coubertin-

Mujer haciendo deporte

El deporte en nuestro día a día

Puede que no sea el deporte en sí lo que incorporamos en nuestras vidas, pero sí los valores que el deporte transmite. De la misma forma que cualquier deportista con un cierto nivel lo ha interiorizado, un nuevo aprendizaje requiere de entrenamiento, requiere de pasos, requiere de metas a corto y largo plazo, requiere de un trabajo personal y sobre todo un esfuerzo.

Los resultados de ganar y perder también se pueden trasladar a la vida cotidiana, es por ello que el deporte nos enseña valores de trabajo en equipo, de dedicación, de esfuerzo y de no quedarnos con el resultado del marcador. Nos enseña a seguir trabajando para superarnos, tanto a nivel personal como de equipo, si es el caso.

Los valores de superación, de conocerse a uno mismo, de conocer nuestros límites, de ir marcando objetivos e ir superándolos suelen ser los que imperan en cualquier competición deportiva. De ahí que también este sea un buen espejo en el que mirarnos. En este sentido, cualquier aspiración es noble y lícita siempre que no quiebre la flexibilidad de nuestros valores, o dañe a otros o a nosotros mismos.

“Te pueden ganar, pero no puedes dejarte vencer. Si es por actitud, que nadie te deje en el camino”

-Patricia Ramírez-

Hombre escalando para ganar en su próxima competición

La importancia de saber ganar

Tan importante es saber perder, como saber ganar: hay muchas victorias objetivas que se han convertido en grandes derrotas. Ganar es un momento puntual, es conseguir tus objetivos y superarte a ti mismo, pero sigue siendo un momento puntual. Hablamos de un refuerzo puntual que puede ser muy grande, pero de nada nos sirve si nos quedamos ahí. Piensa que el tiempo que pasas escalando y el tiempo que pasas en los picos que te fijas como metas. ¿En qué lado de la balanza hay más segundos?

Cuando perdemos tenemos que valorar qué es realmente lo que perdemos, ¿es solo un resultado? ¿He perdido o no he conseguido algo por el momento? ¿Cuál es mi estrategia? ¿Debo cambiarla? Perder nos incita a una charla con nosotros mismos para ver por dónde vamos y si estamos en el camino correcto.

Puede que sea más importante el trabajo que el resultado, el trabajo nos llevará a los resultados, el trabajo y el esfuerzo son las claves del éxito, porque es ahí donde reside nuestra mayor capacidad de control. Por lo tanto, será de este lugar y no de otro, del que partirá nuestra victoria.

“Si no hacemos triunfar el talante es como si no lo tuviéramos. El éxito no está en ser excepcional, sino en hacer las cosas de forma excepcional”.

-Patricia Ramírez-