Fika: el secreto sueco para el éxito y la felicidad laboral

Realizar pequeños descansos planificados durante la jornada laboral puede mejorar la productividad y evitar el estrés. Descubre cómo el fika lleva esta idea a otro nivel.
Fika: el secreto sueco para el éxito y la felicidad laboral
Elena Sanz

Escrito y verificado por la psicóloga Elena Sanz.

Última actualización: 18 septiembre, 2022

El trabajo es como nuestra segunda casa. Allí solemos pasar un tercio de nuestros días y, con frecuencia, vemos tanto a nuestros compañeros como a la propia familia. Por ello, el ambiente laboral es de suma importancia, no solo para la productividad empresarial, sino también para cuidar la salud mental de los empleados. A este respecto, fika es una tradición y propuesta sueca que conlleva varios beneficios.

Para nadie es un secreto que el estrés laboral afecta a una gran parte de la población. De hecho, se estima que cerca del 45 % de los trabajadores lo sufre. Bajo estas circunstancias, es muy complicado rendir adecuadamente y sentirse a gusto en el puesto de trabajo. Pero, ¿y si la solución se encontrase en algo tan sencillo como parar a tomar un café?

A simple vista, esta idea parece burda y poco innovadora, pero en realidad tiene un trasfondo que marca la diferencia en el día a día de las organizaciones.

Dulces con una bandera de Suecia
Fika es una costumbre sueca en la que se hace una pausa para tomar un café tanto a nivel laboral como por ocio.

Fika: ¿en qué consiste?

Fika es una institución social profundamente integrada en la cultura sueca. Podría definirse como hacer una pausa de una actividad para beber café, tomar dulces o algún aperitivo y charlar con otras personas. Es algo que los nórdicos pueden realizar incluso varias veces al día, tanto a diario como en fin de semana, y llevarlo a cabo en distintos ambientes: en casa, al aire libre, en una cafetería, en el lugar de trabajo…

De algún modo, podría ser equivalente a la “hora del té” de los ingleses o a las reuniones en el bar de otros países y culturas. Sin embargo, en este caso, se ha introducido y asumido incluso como parte de la cultura laboral, y hay momentos específicamente destinados a tal fin a lo largo de la jornada de trabajo.

Más que una pausa para el café

En realidad, es muy común en diversas oficinas y empresas en todo el mundo que los empleados tomen un descanso a media mañana para un café. Pero generalmente esto se hace a toda prisa, sirviéndose un café para llevar y tomándolo casi de un sorbo antes de volver al trabajo.

El trasfondo del fika es diferente. En este caso se promueve y se valora la desconexión real de la actividad que se está realizando y la conexión social con los compañeros. La pausa para el fika se considera tan importante como cualquier otra tarea laboral que pueda realizar el empleado. El tiempo destinado a la misma se respeta y se procura que resulte enriquecedor.

Las empresas ofrecen bebidas calientes y tentempiés a los trabajadores y se crea un clima de descanso y charla distendida. También es posible salir a una cafetería cercana y disfrutar durante media hora de ese descanso programado destinado a relajarse y socializar.

¿Cuáles son los beneficios del fika?

El fika reporta diversos beneficios para las personas y las empresas. Entre los principales se encuentran los siguientes:

1. Reduce los niveles de estrés laboral

El estrés laboral afecta cada vez a más trabajadores. Además, puede derivar en un síndrome de burnout si se cronifica. A este respecto, esta pequeña pausa programada permite despejar la mente, disfrutar de un momento distendido y no sentir con tanta intensidad la carga de trabajo.

2. Mejora el nivel de productividad

Puede parecer que destinar esta media hora a descansar y socializar es una “pérdida de tiempo y de dinero” para la empresa. Sin embargo, resulta todo lo contrario. La atención y las capacidades cognitivas de las personas son limitadas y nadie puede rendir al 100 % durante 7 u 8 horas seguidas. El cansancio mental hace mella y se producen las distracciones, la procrastinación y el bajo rendimiento laboral.

En cambio, tomar una pequeña pausa reporta varias ventajas. Por ejemplo, se ha encontrado que mejora la capacidad para tomar decisiones y que nos ayuda a mantenernos centrados en una tarea. Además, estar tantas horas sentados en una silla anula la creatividad; por el contrario, levantarse y caminar estimula el flujo de ideas.

3. Favorece las relaciones laborales positivas

Por último, el fika promueve las relaciones positivas entre los diversos integrantes de la organización. Esta pausa para el café les permite interactuar en un ambiente relajado, libre de presiones corporativas y así forjar lazos entre ellos. Además, es un espacio ideal para que tanto directivos como trabajadores puedan compartir ideas, visiones y opiniones sobre la empresa.

Estos momentos son muy enriquecedores para aquellas organizaciones que siguen estilos de gestión horizontales y poco jerárquicos. De hecho, algunas de las mejores ideas y avances pueden surgir en estos descansos.

Hombre sirviéndose un café
El fika favorece la creatividad y la productividad laboral.

Incluir el fika en el día a día nos acerca al éxito laboral

Desde hace tiempo, la idea del fika ha traspasado fronteras y ha comenzado a aplicarse en diversos países. Sin embargo, aún queda camino por recorrer hasta que toda organización comprenda sus beneficios y comience a aplicar este elemento cultural sueco en su día a día.

Planificar estos pequeños descansos, hacerles un espacio en la jornada laboral, mejora la salud mental y emocional de los trabajadores, los motiva, aumenta su compromiso y su creatividad y, en definitiva, favorece a la productividad laboral. Entonces, ¿por qué no probarlo?

Te podría interesar...
¿Trabajas en un buen clima laboral? 10 pistas para saberlo
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
¿Trabajas en un buen clima laboral? 10 pistas para saberlo

El clima laboral es un elemento fundamental en la buena marcha de cualquier organización. Hay factores decisivos que lo hacen bueno o malo.



  • Ariga, A., & Lleras, A. (2011). Brief and rare mental “breaks” keep you focused: Deactivation and reactivation of task goals preempt vigilance decrements. Cognition118(3), 439-443.
  • Danziger, S., Levav, J., & Avnaim-Pesso, L. (2011). Extraneous factors in judicial decisions. Proceedings of the National Academy of Sciences108(17), 6889-6892.
  • Oppezzo, M., & Schwartz, D. L. (2014). Give your ideas some legs: the positive effect of walking on creative thinking. Journal of experimental psychology: learning, memory, and cognition40(4), 1142.