3 formas en las que algunas personas sabotean sus relaciones de pareja

Algunas personas sabotean sus relaciones de pareja sin ser conscientes de ello. Lo que sí notan es que sus romances no duran, incluso si son prometedores. Quizás no han notado que son ellos mismos quienes evitan ser felices.
3 formas en las que algunas personas sabotean sus relaciones de pareja
Sergio De Dios González

Revisado y aprobado por el psicólogo Sergio De Dios González.

Escrito por Edith Sánchez

Última actualización: 12 enero, 2023

Algunas personas sabotean sus relaciones de pareja y no entienden por qué. De hecho, en algunas ocasiones ni siquiera se dan cuenta de que lo han hecho. Culpan al azar, a la otra persona o a cualquier circunstancia externa de sus fracasos amorosos, sin percatarse de que son ellos mismos quienes se encargan de interponer obstáculos para que el amor florezca y se conserve.

¿Por qué alguien querría arruinar su propia felicidad? Pues bien, algunas personas sabotean sus relaciones de pareja porque eligen protegerse antes que amar. Así concluyó un estudio dirigido por la doctora Raquel Peel y publicado en el Journal of Couple and Relationship Therapy.

Todos los seres humanos necesitamos establecer vínculos íntimos con otras personas, pero también nos protegemos cuando anticipamos dolor emocional. Si alguien cree que amar es peligroso, es posible que referencie las conductas de protección, saboteando en última instancia sus relaciones de pareja. Ahora, exactamente, ¿cómo lo hacen?

Aprender sobre tus miedos y razones para la autoprotección puede enseñarte formas de navegar la experiencia de sentirte vulnerable y estar abierto a la posibilidad de conectarte con los demás de una manera genuina”.

-Raquel Peel-

1. Actitud defensiva, basada en el contraataque

Algunas personas sabotean sus relaciones de pareja con actitudes defensivas. Lo habitual es que lleven dentro de sí traumas o conflictos sin resolver, a veces originados en relaciones del pasado y otras veces en experiencias de desamor durante la infancia. No quieren volver a pasar por un sufrimiento emocional, pero a la vez desean saborear la felicidad que da el amor.

Esa contradicción crea una situación compleja. Inician una relación de pareja y ponen todo de su parte para que funcione. Sin embargo, ante cualquier crítica o expresión de distancia de su pareja, entran en pánico. También si surge algún problema que altera la armonía, hacen una lectura desproporcionada de las dificultades.

En consecuencia, es habitual que reaccionen levantando una fuerte coraza. Se distancian de su pareja y comienzan a atacarla. El suyo es un miedo agresivo, que ataca como medio de defensa. Así las cosas, es probable que deterioren y destruyan la relación.

Pareja discutiendo en el salón
Estar a la defensiva de manera continua genera conflictos en la relación porque se crea un ambiente hostil.

2. Desconfianza, un factor que sabotea las relaciones de pareja

A veces las personas tienen una opinión muy negativa de sí mismas, pero no son conscientes de ello. Este tipo de realidades se hacen evidentes y, con mucha frecuencia, emergen nítidamente solo cuando el amor toca a la puerta. De ser así, se activa un estado de desconfianza muy potente.

Es como si tuvieran una duda esencial frente a cualquier persona que diga amarlos. ¿Por qué los aman? ¿Qué se traen? ¿Querrán jugar con sus sentimientos? En el fondo, no creen que alguien pueda quererlos de manera auténtica y más bien sienten que están cayendo en una trampa. O que caerán con el tiempo.

Es así como llegan a adoptar una actitud vigilante y suspicaz, que les resulta difícil abandonar. De este modo, impiden una conexión profunda con el otro: no se abren, ni permiten que alguien llegue a conocerlos realmente. Sabotean sus relaciones de pareja y luego lo asumen como una prueba de que tenían razón al desconfiar.

Pareja enfadada
La creencia inconsciente de no sentirse digno de ser amado genera desconfianza y dudas hacia la pareja, lo que puede llevar a conflictos y discusiones.

3. Falta de habilidades para sostener la relación

Muchas veces pensamos que para sostener relaciones de pareja no se requiere de ninguna habilidad. Se parte de la idea de que no hay nada que aprender al respecto, puesto que todo se va a dar de manera natural, como si fuese un talento que surge de manera espontánea cada vez que se requiera.

Si una persona ha tenido modelos de relación positivos durante su infancia o su vida, es muy probable que, en efecto, tenga ese talento natural para sostener las relaciones de pareja. En cambio, si se carece de esos modelos, no se han desarrollado patrones de comunicación saludables y no se tiene la más mínima idea de cómo amar, las cosas pueden ser difíciles.

A veces el sabotaje al amor proviene de la falta de habilidad para sostener una relación de pareja. Algunas personas necesitan aprender a expresar el afecto, a comprender al otro, a formularse expectativas sanas, etc. De lo contrario, el vínculo puede irse al traste.

Si eres una de esas personas que de forma reiterada ha tenido problemas para iniciar o sostener relaciones de pareja, pese a que lo deseas, es posible que estés incurriendo en conductas de autosabotaje. Recuerda que si no estás bien contigo mismo, difícilmente vas a estar bien con otra persona.

Te podría interesar...
El autosabotaje en el amor, ¿cómo evitarlo?
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
El autosabotaje en el amor, ¿cómo evitarlo?

El autosabotaje en el amor es un mecanismo de defensa que está presente en quienes se sienten inseguros o temen mucho al sufrimiento.



  • Peel, R., Caltabiano, N. The relationship sabotage scale: an evaluation of factor analyses and constructive validity. BMC Psychol 9, 146 (2021). https://doi.org/10.1186/s40359-021-00644-0.
  • Ramírez, M. S. (2018). Autosabotaje en el amor: una trampa catastrófica. Análisis basado en los largometrajes Love y La vida de Adele. Poiésis, (35), 75-93.

Los contenidos de La Mente es Maravillosa se redactan solo para fines informativos y educativos. No sustituyen el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza.