Generación Boomerang, los hijos que vuelven a casa - La Mente es Maravillosa

Generación Boomerang, los hijos que vuelven a casa

Alejandro Rodríguez 18 marzo, 2018 en Actualidad y psicología 0 compartidos
Chico con maleta representando a la generación boomerang

Uno de los fenómenos de más rápido crecimiento en el mundo occidental es el de la generación boomerang: hijos que vuelven a casa de sus padres tras haber sido independientes durante un tiempo. Esta independencia puede tomar muchas formas, desde jóvenes que viven en una residencia durante sus años universitarios hasta jóvenes adultos que tienen que regresar a casa tras perder su empleo.

Algunos expertos también consideran a los jóvenes que dependen parcialmente de sus padres a nivel financiero como parte de la generación boomerang. Estos jóvenes pueden vivir en sus propias casas, pero reciben una ayuda económica por parte de sus padres.

Esta tendencia ha aumentado enormemente en los países de Europa Occidental y Norteamérica en las últimas décadas, siendo un fenómeno muy raro en países de otras regiones como Europa del Este o Asia; además de ser algo impensable hace tan solo unos años. Pero, ¿cuáles son los motivos de la aparición de la generación boomerang?

Mujer maleta

Generación boomerang: ¿se trata de algo positivo o negativo?

Algunos expertos deciden centrarse en estudiar la alta tasa de hijos que vuelven a casa de sus padres considerándolo como algo positivo. Los argumentos que usan son que estos jóvenes no tienen miedo a pedir ayuda, lo que tendría que ver con una mayor inteligencia emocional; y también que esto podría indicar una mejor relación con sus familias que las vividas por generaciones anteriores.

Sin embargo, la gran mayoría de los estudiosos de este fenómeno creen que se trata de algo negativo. Aunque pueden existir una gran cantidad de motivos para la aparición de la generación boomerang, sin duda los dos más importantes son los siguientes:

  • Alta tasa de desempleo juvenil y aumento de los precios.
  • Falta de adaptación a la realidad por parte de la generación millenial.

Alta tasa de desempleo juvenil y aumento de los precios

No es ningún secreto que el mercado laboral no está pasando por su mejor momento. Tras la crisis económica del 2008 (que se conoce como la Gran Recesión, la peor crisis desde la de 1929), muchos puestos de trabajo han sido destruidos y resulta mucho más complicado conseguir un empleo.

Esto, que afecta a todos los sectores de la sociedad, es especialmente cierto entre los trabajadores más jóvenes. Según los datos oficiales, en 2017 la tasa de personas menores de 25 años que no lograron encontrar un empleo era cerca del 40%. Y este número no dice nada de otros factores que afectan a la economía de los más jóvenes, como el número de trabajos poco cualificados y los sueldos bajos.

Si a estos preocupantes datos les sumamos los de la inflación y el aumento de los precios (especialmente de las viviendas), no es de extrañar que bastantes jóvenes vivan durante mucho tiempo con sus padres. Por lo tanto, en muchos casos el principal motivo de la existencia de la generación boomerang es el económico.

Chico triste por la presión de los 30

Falta de adaptación a la realidad en la generación millenial

Sin embargo, el dinero no es el único motivo por el que los jóvenes se quedan mucho tiempo viviendo con sus padres. Debido a fenómenos como el de los padres helicóptero, algunos millenials no tienen la suficiente confianza en sí mismos como para empezar su vida de manera independiente.

Esta confianza en uno mismo, que ha sido fundamental durante toda la historia de la humanidad, es especialmente importante hoy en día debido a los cambios que se están produciendo en nuestra sociedad. Sin embargo, las diferencias entre las expectativas de los millenials y la realidad ha provocado que muchos de ellos se sientan perdidos. Están a medio camino entre dos formas totalmente distintas de entender el mundo:

  • La de sus padres, para los que el consejo de “estudiar una carrera para conseguir un buen trabajo” era todavía válido.
  • La de sus hermanos pequeños, que se han dado cuenta de que en el mundo actual, este planteamiento ya no sirve.

Muchos jóvenes, al seguir el bien intencionado consejo de sus padres y estudiar una carrera, se encuentran que al terminar no pueden conseguir empleo. Pero como siguen pensando que el mundo es igual que hace 50 años, deciden seguir formándose y hacer un máster, aprender idiomas, hacer prácticas no remuneradas…

¿La consecuencia? Con cerca de treinta años, muchos jóvenes están ganando menos de mil euros al mes a pesar de trabajar 40 horas semanales (y en ocasiones mucho más). Y lo que es peor, la gran mayoría de ellos no son capaces de adaptarse a la nueva realidad social, y seguirá intentando conseguir el mismo estilo de vida de sus padres siguiendo un plan que ya no funciona.

Alejandro Rodríguez

Psicólogo y coach, además de un apasionado de la escritura y el desarrollo personal. Desde hace varios años, escribe artículos sobre temas como relaciones de pareja, inteligencia emocional y comunicación para ayudar a las personas a ser más felices en su día a

Ver perfil »
Te puede gustar