Grisexual: ¿en qué consiste está orientación sexual?

19 Noviembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Laura Ruiz Mitjana
¿Qué significa ser grisexual? ¿Qué relación tiene esta "nueva" orientación con el deseo, el sexo y la atracción? ¡Conoce todos los detalles aquí!

¿Sabes qué es ser grisexual? Antes de desvelarte el misterio, pongámonos un poco en antecedentes. La diversidad sexual es un concepto que va in crescendo y, como consecuencia, las palabras que utilizamos para reflejar esta realidad también crecen en cantidad y variedad.

Hace algunos años, cuando nuestros abuelos eran jóvenes, solo “existían” (o mejor dicho, solo se hablaba de) personas heterosexuales. De hecho, ni siquiera hacía falta explicitarlo, porque se “asumía” que a los hombres les gustaban las mujeres y que a las mujeres les gustaban los hombres. Cualquier alternativa estaba fuera de lo común, esperado y deseado.

El lenguaje crea realidad.

Diversidad sexual y nuevas realidades

Poco a poco, fueron apareciendo terminologías nuevas para reflejar una realidad que, por suerte, empezaba a ver la luz y a expandirse; una evolución que hacía que aumentara la libertad -real y percibida- de las personas para expresar a quién amaban, independientemente de su sexo.

Por otro lado, también han ido surgiendo conceptos nuevos más allá de la orientación sexual, para reflejar temas relacionados con la sexualidad (por ejemplo el hecho de ser asexual).

De todos estos años de lucha y de cambio, y a través del surgimiento y empoderamiento de grupos como el colectivo LGTBI+, surge la grisexualidad. Pero, ¿qué significa ser grisexual? ¿Qué otras orientaciones encontramos que quizás aún no conocemos? Quédate a leer y lo descubrirás.

“Nada de lo que se haga en la cama es inmoral, si contribuye a perpetuar el amor”.

-Gabriel García Márquez-

Chica besando en la frente a su pareja

Grisexual: ¿en qué consiste?

Una persona grisexual es aquella que siente atracción solo en unas circunstancias limitadas y específicas. Concretamente, son personas que prefieren el contacto, los besos y los abrazos antes que el sexo. Así, aunque les gusta mucho besar a sus parejas y entrar en el terreno de la seducción y del “juego”, las caricias, los abrazos etc., cuando llegan al momento álgido (es decir, al de pasar a tener sexo explícito), hay algo que les impide avanzar y el deseo sexual previo se desvanece.

No se trata ni mucho menos de un trastorno (ni se explica por una disfunción eréctil, una anorgasmia o similares). Por otro lado, la persona no sufre por no seguir -puede hacerlo por el temor a decepcionar al otro o por otras variables “externas a la conducta”, pero no por el hecho de no ir más allá-.

Más bien es una manera de vivir (y sentir, disfrutar) el sexo y las relaciones tan lícita como cualquier otra. Tampoco tiene que ver con la mal llamada “frigidez”. Es simplemente que la persona no manifiesta ese deseo en el sexo, aunque sí siente pasión y deseo por los preliminares y por el contacto afectivo y sexual previo.

A diferencia de las personas alosexuales, que experimentan una atracción continua ya sea de carácter hetero, homo, bi, pansexual o de otra tipología, las personas grisexuales suelen manifestar el deseo solo en circunstancias concretas y particulares. O más bien dicho: lo que les atrae es “todo lo previo” (las caricias, el juego…) y no tanto el sexo en sí. Esto último parece que no les interesa, simplemente, o que disfrutan más con otras cosas.

¿Por qué grisexual?

¿De dónde viene el nombre “grisexual”? Nace de la simbología atribuida a la sexualidad, donde el color blanco representa la sexualidad, mientras que el negro, la asexualidad. En el caso de la grisexualidad, el color que lo simbolizaría sería el gris, que sería como un punto medio entre sexualidad y asexualidad (dentro de un espectro imaginario).

¿Entre la sexualidad y la asexualidad?

Así, a su vez, la grisexualidad se situaría en un punto medio entre las personas que disfrutan de su sexualidad con frecuencia y las personas que no practican relaciones sexuales (o que no sienten el deseo de tenerlas), es decir, las que se identifican como asexuales. Si imaginamos un espectro en cuanto al deseo sexual y la propia sexualidad, la grisexualidad estaría en el centro, más o menos (¡aunque es algo aproximado y teórico!).

Atracción y deseo, pero sin llegar “al final”

Una persona grisexual (y que se siente identificada con esta “nueva” orientación o condición) puede pasar grandes períodos de tiempo sin mantener relaciones sexuales explícitas. Sin embargo, sí mantiene relaciones psicoafectivas y puede llegar a mantener un contacto muy íntimo con sus amantes o sus parejas, pero sin llegar al sexo explícito.

Es decir, les gusta sentirse atraídos. Disfrutan de la atracción y deseo, pero cuando llega el momento de mantener sexo (más allá de los preliminares) ese deseo desaparece (o nunca ha estado realmente). Para ellos no supone un problema, simplemente lo viven así.

Chica grisexual abrazada a su pareja

Orientaciones que quizás no conocías

Igual que la grisexual, existen otras orientaciones de reciente o “nueva” aparición que quizás no conocías. Aunque, cuando las leas, seguramente piensas que muchas de ellas han existido siempre (más abajo comentaremos esta cuestión). Os dejamos algunas de ellas:

  • Demisexual: personas que solo mantienen una intimidad con personas con las que mantienen un vínculo emocional.
  • Hiposexual: no “necesitan” el sexo, y acuden únicamente a la masturbación, porque es lo que les hace disfrutar. Y es que ya lo decía Woody Allen, “masturbarse es hacerle el amor a la persona que uno más quiere“.
  • Lithsexual: excitación por el hecho de estar enamorado de una persona que no les corresponde. ¿Curioso, eh? ¿O un poco masoquista?
  • Sapiosexual: se trata de sentirse atraído sexualmente hacia las personas inteligentes.

Para pensar…

¿Y tú, qué opinas? ¿Hablamos realmente de nuevas orientaciones sexuales o de orientaciones que siempre han existido y que, sin embargo, se han silenciado, ocultado o sencillamente nadie antes las había catalogado o definido?

Porque, por ejemplo, siempre han existido personas que se han sentido atraídas (únicamente, o no) por personas inteligentes, ¿no? (Sapiosexuales). Y lo mismo ocurre con otro tipo de orientaciones. ¡El debate está servido!

“La uniformidad es la muerte; la diversidad es la vida”.

-Mijail A. Bakunin-

  • Ardila, R., & Ardila, R. (1998). Homosexualidad y psicología.
  • Delclòs, N. (2016). Género: para que nos entendamos. Veusambveu.
  • Ortiz-Hernández, L. (2005). Influencia de la opresión internalizada sobre la salud mental de bisexuales, lesbianas y homosexuales. Salud mental28(4), 49.