Helene Deutsch, lo femenino en el psicoanálisis

Edith Sánchez · 3 marzo, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la psicóloga Gema Sánchez Cuevas el 3 marzo, 2019
Helene Deutsch fue la primera en la historia del psicoanálisis en referirse a la psicología femenina de forma específica. Su trabajo y su propia vida sirvieron de inspiración para infinidad de autoras que, como Simone de Beauvoir, querían abrir el camino hacia el feminismo.

Helene Deutsch fue la primera mujer en la historia del psicoanálisis en dedicarse al estudio de la psicología femenina y la primera en dirigir la Asociación Psicoanalítica de Viena. Sus aportes matizaron el excesivo enfoque masculino que el psicoanálisis había tenido hasta entonces y sirvieron de insumo para la posterior obra de Simone de Beauvoir.

Helene Deutsch es considerada una de las mejores maestras en la historia del psicoanálisis. Formó a un importante número de psicoanalistas con notable acierto. Como mujer, se rebeló contra los mandatos de su época y siempre demostró que poseía la voluntad y el carácter para vivir según su propio criterio y normas.

“Las puertas fortificadas a la igualdad de derechos de hecho se abrieron para la mujer moderna, pero a veces me digo a mí misma, eso no es lo que quise decir con libertad, es solo el progreso social”.

-Helene Deutsch-

Sus contemporáneos la definían como una mujer extremadamente bella e inteligente. A estas virtudes habría que agregar su proverbial disciplina y perseverancia. No solo fue célebre entre sus colegas europeos, sino que también escribió varias de las más importantes páginas de la psiquiatría en Estados Unidos.

Helene Deutsch

Helene Deutsch, una mujer independiente

Helene Deutsch fue la menor de cuatro hermanos, nació en 1884 en un pequeño pueblo llamado Przemyśl, que entonces formaba parte del Imperio Austrohúgaro y, en la actualidad, pertenece a Polonia.

Provenía de una familia judía de mentalidad bastante abierta; su familia no reparó en proporcionarle acceso a la educación privada en casa, en una época en la que no era usual que las mujeres estudiaran.

Su padre era abogado y Helene era su preferida. Su madre, en cambio, era una mujer autoritaria y distante, que no expresaba afecto hacia su hija. Aunque Helene Deutsch era una niña brillante, su carácter era depresivoEsto se debía a la frialdad de su madre y al hecho de que su hermano mayor intentó violarla.

A los 16 años, se convirtió en la amante de Herman Liebermann, un hombre mucho mayor que ella que, además, estaba casado. Esto suscitó un gran escándalo familiar y social; sin embargo, Helene apenas le prestó atención.

Su amante era un prominente líder de la socialdemocracia y vivió con ella una relación tormentosa. Ella, sin embargo, lo siguió cuando él fue elegido parlamentario en Viena. En esa ciudad, Helene Deutsch conoció a Rosa Luxemburgo, una mujer que le sirvió de modelo para avanzar en su pensamiento y sus estudios.

Estudios y desafío

En 1907, Helene Deutsch comenzó a estudiar Medicina en la Universidad de Viena. En aquel entonces, solo había siete mujeres en la facultad y Helene era una de ellas.

Poco después, puso fin a su relación con Libermann y se trasladó a Munich para especializarse en psiquiatría bajo la dirección de Emil Kraepelin. En 1912 obtuvo su título y, de manera casi simultánea, comenzó a despertar su interés por el psicoanálisis.

Ese mismo año, se casó con Felix Deutsch, un médico internista que se desempeñó como médico personal de Sigmund Freud. Helene comenzó a trabajar como médica asistente en la clínica psiquiátrica de la Universidad de Viena, en la que le fue asignada la sección de mujeres. Esta experiencia en la clínica desencadenaría todo su estudio posterior. A partir de este momento, Helene decidiría sumergirse en el estudio de la psicología femenina.

Helene Deutsch inició un psicoanálisis con Sigmund Freud, pero después de un año, este señaló que debía interrumpirse, pues no encontraba señales de neurosis en ella. Más adelante, se hizo un nuevo análisis, esta vez, con Karl Abraham en Berlín. En 1917, tuvo a su único hijo, Martin, que más adelante se convirtió en un destacado físico.

Mujer con los ojos cerrados

El aporte de Helene Deutsch

Helene Deutsch nunca fue una disidente del psicoanálisis clásico. Asumió los conceptos esenciales de la teoría, pero aportando un enfoque diferente.

Trató de aplicar todos esos conceptos a la psicología femenina específicamente, convirtiéndose en la primera psicoanalista en escribir un libro acerca de este tema. Principalmente, puso énfasis en el estudio del narcisismo, tratando de ver cómo se expresaba o manifestaba en hombres y en mujeres.

Además, Helene se atrevió a abordar cuestiones vinculadas con el erotismo femenino y abrió el psicoanálisis hacia un nuevo campo que, hasta la fecha, no había sido tratado: la maternidad.

Instó a Freud para que explorase más la psicología femenina y le dio una interpretación constructiva a la supuesta pasividad femenina, que ella definió como una introspección que facilitaba la intuición.

Junto a su familia, Deutsch emigró a Estados Unidos en 1935. Se instaló en Boston, lugar en el que comenzó a trabajar como psiquiatra adjunta en el Hospital General de Massachusetts.

Su obra Psicología de las mujeres se convirtió en uno de los indispensables clásicos del pensamiento feminista. Su esposo murió en 1964 y ella en 1982, a los 97 años. Su nombre y su obra fueron siempre muy valorados en Estados Unidos y en Europa.

Helene Deutsch le demostró al mundo que las mujeres pueden desempeñarse de manera exitosa en cualquier campo, que no son tan distintas de los hombres y trató de abrir el camino a la psicología femenina. Un campo de estudio que, como es normal en un mundo de hombres, apenas había sido explorado.

  • Vallejo Orellana, R. (2002). “Helene Deutsch, pionera en el acercamiento a la psico (pato) logía de la mujer desde la perspectiva psicoanalítica”en Revista de la Asociación Española de Neuropsiquiatría, (83), 93-107.