Homero, biografía del gran poeta épico

23 enero, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el antropólogo Guillermo Bisbal
Homero fue un gran poeta épico de la Antigüedad griega. Se le atribuye la autoría de la Ilíada y la Odisea. Gracias a estas dos obras, es considerado uno de los pilares de la literatura occidental moderna, ya sea como fuente de inspiración o historiográfica.

Homero es conocido por ser uno de los primeros poetas de la Antigua Grecia. O, al menos, uno de los primeros de quienes conservamos su obra. Debemos tener en cuenta que, cuando hablamos de obras de la Antigüedad Clásica, la mayoría se han perdido o han llegado fragmentadas. En la Antigüedad, no existía la imprenta y la forma de transmisión y conservación de los textos escritos era costosa. Tras la caída del Imperio Romano, se pierden gran parte de los textos escritos; aunque, en época medieval, los monasterios se encargarán de traducir y copiar textos grecolatinos.

Por ejemplo, se contabiliza que hubo aproximadamente unos 800 autores en Roma, de los cuales, tan solo conocemos unos 140. Por esta razón, la tarea de trazar y delimitar las obras y autores de la Antigüedad es verdaderamente difícil. Asimismo, resulta complicado saber con certeza la autoría de muchas de las obras más conocidas. En el caso de Homero, se le atribuyen las dos principales poesías épicas griegas: la Ilíada y la Odisea en el siglo VIII a.C.

Para muchos historiadores y literatos, Homero abrió las puertas a Occidente para la creación literaria. Además, dio a conocer la mitología griega y, gracias a él, podemos hacernos una idea de cómo era la sociedad griega de la época en la que vivió. Por tanto, cuando se habla de Homero nos referimos al nacimiento de la literatura occidental, fuente histórica y etnográfica, ejemplo a seguir como gran sabio de su época.

¿Quién fue Homero?

A pesar de que sus dos grandes obras se han estudiado hasta la saciedad, no se sabe con exactitud la biografía de Homero. Como ocurre con numerosos autores de su periodo, tenemos pistas y suposiciones, pero no podemos afirmar nada con seguridad. Existen indicios de su origen en textos históricos posteriores a su época, pero en algunos casos, se contradicen entre sí.

Por tanto, se considera que la mayor parte de las biografías de Homero que circularon en la Antigüedad no contienen datos fidedignos sobre el poeta. Sin embargo, los historiadores actuales admiten que Homero procedía de la zona colonial jónica de Asia Menor, basándose en los rasgos lingüísticos de sus obras.

Realidad y ficción van muy unidas en su figura, pero también en su obra. En la Antigüedad, la Ilíada y la Odisea fueron consideradas como textos históricos, que narraban hechos reales. Por ello, no es de extrañar que se presenten contradicciones en torno a su biografía.

Rostro de la escultura de Homero

Así, la figura de Homero confluye entre realidad y leyenda. Por esta razón, habitualmente es caracterizado como un poeta ciego que recorría el mundo heleno en algún momento del siglo VIII antes de Cristo. En sus viajes, ejercía su profesión de recitar sus poemas épicos para quienes lo escucharan. Sus espectadores iban desde el pueblo llano que se acumulaba en una plaza hasta la nobleza reunida en grandes cenas dentro de un palacio.

Debemos tener en cuenta que la transmisión literaria fue, en su mayoría, oral. Esta oralidad ha impedido la conservación de muchos textos no solo de época clásica, sino también medievales. La épica es un género literario en el que se narran las hazañas del héroe. La finalidad de este género es la de ensalzar los valores de un pueblo, por ello, tuvo su auge en la Antigüedad y se mantuvo (aunque con ciertos cambios) en periodo medieval.

Algunas de estas poesías nunca pasaron a la escritura o se perdieron con el tiempo. La Ilíada y la Odisea, además de haber sobrevivido, fueron imitadas y consideradas grandes modelos de la Antigüedad durante siglos. Ahí reside, precisamente, la importancia de Homero.

Dudas de su existencia

Gracias a los minuciosos análisis que se han hecho de la Odisea y la Ilíada, se ha planteado que Homero, tal vez, no existió como un único individuo. Hay quien apunta que Homero sería una especie de seudónimo bajo en el que se agruparían diversos autores desconocidos. A estas dudas sobre su existencia se las ha denominado cuestión homérica.

En el debate entre investigadores de la literatura homérica, se plantean dos grandes interrogantes:

  • ¿Quién o quiénes fueron los autores de la Ilíada y la Odisea? Para responder a esta pregunta, los investigadores se separan en dos grupos. Por un lado, encontramos a quienes creen que fueron escritas por varios autores, debido a la extensión, anacronismos y a los usos de diferentes técnicas literarias y variaciones de la lengua griega, presentes a lo largo de las dos obras. Por otro, tenemos a aquellos que consideran que su autor fue una persona que se encargo de crear la obra al recopilar y sintetizar historias orales.
  • ¿De qué modo fueron elaboradas? En la repuesta a este interrogante, existe un mayor consenso entre los investigadores. Se considera que la obra, ya sea de autoría individual o colectiva, fue producto de la recopilación de composiciones orales populares de la época. Composiciones que fueron trasmitidas a través de varias generaciones y que fueron sintetizadas por escrito en la Ilíada y la Odisea bajo el nombre de Homero.

El legado de Homero a la cultura occidental

A pesar de estos debates, es innegable que Homero y sus obras son los pilares de la literatura occidental. Cualquiera que estudie literatura o historia del arte sabe que Homero es el primer nombre que aparece en el canon literario. Homero fue imitado ya en la Antigüedad, así, la Eneida, la gran epopeya del Imperio Romano, es una especie de reescritura de las obras de Homero.

Pocas disciplinas dentro de las humanidades se pueden escapar de la obra de Homero. Desde la literatura hasta la filosofía, pasando por la arqueología y la historia, citan constantemente a Homero. Ya sea como fuente de inspiración o como fuente histórica para estudiar la Antigua Grecia.

Canto épico griego

Reducir la obra de Homero únicamente a la Ilíada y la Odisea sería simplificar demasiado su producción. En la actualidad, se la atribuyen otras obras. Por ejemplo, la épica menor cómica que lleva por nombre: Batracomiomaquia (La guerra de las ranas y los ratones). También se considera que escribió los himnos homéricos y otras obras fragmentadas como Margites.

Se puede decir que, en toda su obra, Homero plasmó la sociedad griega de finales de la época arcaica (siglo VIII a.C.). Una sociedad basada en el caudillaje, donde existía la esclavitud y los sacrificios a los dioses. También describe tribunales de justicia y una sociedad con ciertos valores éticos fundamentados en el respeto a las mujeres, ancianos, mendigos y a los cadáveres de los enemigos.

En definitiva, nos hallamos ante un autor que ha logrado sobrevivir al paso del tiempo. Un autor cuya lectura sigue siendo fundamental en la actualidad, ya sea en las aulas o fuera de ellas. Homero, sea cual sea su identidad, se mantendrá como el gran poeta épico de la Antigüedad.

  • Carlier, Pierre (2005). Homero. Madrid: Ediciones Akal.