Las técnicas de intención paradójica, una vía para cambiar

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Gema Sánchez Cuevas el 20 diciembre, 2018
Edith Sánchez · 20 diciembre, 2018

Las técnicas de intención paradójica fueron propuestas por Viktor Frankl, el padre de la logoterapia. La apuesta básica de esta perspectiva es mitigar el sufrimiento originado en ciertas conductas a través del humor y la paradoja.

Una paradoja se configura cuando hay dos elementos mutuamente excluyentes que sin embargo coexisten. Aunque no lo parezca a primera vista, los seres humanos nos movemos constantemente en el marco de lo paradójico. Amamos y odiamos a la misma persona. Avanzamos y retrocedemos simultáneamente.

El hombre es hijo de su pasado mas no su esclavo, y es padre de su porvenir”.

-ViktorFrankl-

En el plano terapéutico, las técnicas de intención paradójica llevan a las personas a asumir sus problemáticas en una lógica aparentemente contradictoria. Según diversos estudios, estas técnicas son muy eficaces, aunque demandan gran destreza y experiencia por parte del terapeuta. Veamos con mayor detalle de qué se tratan.

El miedo y la intención paradójica

Viktor Frankl señaló que el principal objetivo de las técnicas de intención paradójica era “amortiguar los miedos individuales de los pacientes. Según su perspectiva, un miedo patológico debe ser sustituido por una intención o un deseo paradójico. Esto básicamente aplica para quienes sufren ansiedad severa. En ese caso, la persona no tiene un miedo específico, sino que teme al propio miedo.

Ese miedo patológico conduce al bloqueo. La persona teme fracasar en aquello que quiere lograr, piensa obsesivamente en ese miedo y esto la conduce al fracaso. Se crea entonces un círculo vicioso que puede romperse con las técnicas de intención paradójica.

Lo que se busca con la intención paradójica es que la persona desee aquello que teme. Por ejemplo, a una persona tartamuda se le puede pedir que tartamudee tanto como le sea posible. Que lo haga delante de otros y no pare hasta que haga reír a todo el mundo. Paradójicamente, esto conduce a que deje de tartamudear en muchas ocasiones.

Chica con miedo

Las técnicas de intención paradójica

Lo primero que se le pide a alguien que trabaja con la intención paradójica para superar un problema es que detenga su deseo de controlar o cambiar sus síntomas. Al contrario, se le anima a que los deje aparecer deliberadamente  y que, de ser posible, los exagere. Es muy importante que la persona renuncie a su deseo de controlar lo que le sucede y que esté dispuesta a aumentar sus síntomas.

El siguiente paso es aplicar las técnicas de intención paradójica, que básicamente son las siguientes:

  • Prescripción del síntoma. Es el procedimiento más común. Se le pide a la persona que provoque de forma voluntaria sus síntomas. Se aplica a personas que dicen no tener control sobre algún aspecto de sí mismos.
  • Restricción paradójica y contención del cambio. Consiste en prohibir todas las conductas que conduzcan a un cambio o una mejora, ofreciendo una visión pesimista sobre esto. Está indicado para personas que están bloqueadas.
  • Cambio de postura. Tiene que ver con asumir una lectura absolutamente catastrófica del paciente, exagerando sus problemas y defectos. Esta técnica está indicada para quienes se quejan mucho o son desafiantes.
  • Programación de recaídas. Se induce a la persona a que recaiga voluntariamente en la conducta que quiere erradicar. Busca eliminar la idea que el paciente tiene frente a su capacidad de control sobre las circunstancias.
  • Confusión e interferencia. Tiene que ver con expresarse de forma confusa y desordenada cuando la persona habla de sus problemas parcial y confusamente. Esto le anima a que sea más preciso en la descripción de lo que le sucede.
  • Anticipación de resultados y utilización del paciente. Consiste en determinar la secuencia de la conducta problemática, mediante auto-registros, y en exagerar la dificultad que el paciente tendrá para alterar esa secuencia.

Psicóloga realizando terapia individual

La eficacia de las técnicas

Las técnicas de intención paradójica están básicamente indicadas para quienes tienen una alta expectativa de fracaso frente a lo que se proponen o una baja capacidad para reconocer sus  recursos para enfrentar dificultades. Principalmente aquellos con grandes cargas obsesivas o fobias que no se resuelven y que, en ambos casos, generan mucha angustia.

En la práctica se ha comprobado que estas técnicas son bastante eficaces. Sin embargo, aún se desconocen las razones exactas por las que esto ocurre. No se conocen bien los mecanismos que dan la efectividad a este tipo de mecanismos.

Molinos con alas de mariposa simbolizando la intención paradójica

Las técnicas de intención paradójica son empleadas en diferentes tipos de terapias. La principal dificultad que entrañan se debe a que demandan gran habilidad por parte del terapeuta. Si esto no es así, el paciente termina viendo estas técnicas como una manipulación ordinaria, de la que no quiere formar parte.