Si tu intención fue dar lo mejor, no te lamentes más

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Gema Sánchez Cuevas el 10 mayo, 2016
Cristina Medina Gomez · 10 mayo, 2016

Si te lamentas cada día por lo que ocurrió es porque esa persona tan valiosa que llevas dentro está buscando que la escuches y que permitas dejarla sanar. Te sucede esto porque ella sabe que, para poder pasar página, necesitas perdonarte y entender que, a pesar de que salió mal, intentaste dar lo mejor de ti en ese momento y eso también tiene su valor.

De hecho no puedes cargar con ese peso en tu conciencia durante más tiempo, ya que no es bueno para ti y además no te lo mereces: recuérdate de nuevo que las consecuencias de una acción tienen que materializarse, pero no tienen que ser eternas.

Ya has sufrido suficiente y, aunque no era lo que querías, has recogido también las críticas, quizá algo de vergüenza e incluso algún juicio moral derivado de ese mal desenlace. No obstante, son cosas que tienen que pasar: cuando nos enfrentamos a nuestras decisiones corremos el riesgo de equivocarnos y ni toda la buena voluntad que le hayamos puesto excluye la opción del error.

“Yo solo quería…”

Es cierto que actuar con el alma cargada de bondad está infravalorado y que hay algunas personas que utilizan la llamada “buena intención” como escudo para ocultar su cobardía o poner excusas que las dejen bien paradas. No obstante hay otras que no y que verdaderamente se sienten mal consigo mismas porque lo ocurrido no era lo que esperaban, pues su intención fue dar lo mejor.

Mujer con ventana en el pecho donde se ve la luna

Es decir, has llegado al punto en el que te lamentas una y otra vez de cómo se han desarrollado las cosas y esos “yo solo quería” o “no era mi intención” son fruto de un sentimiento de culpa que te atenaza desde entonces. Esas dos frases son el símbolo de la frustración de alguien que a tratado de poner el corazón en una acción y sin embargo con ella ha repartido cristales.

“Soy como todo el mundo: débil, capaz de cualquier metedura de pata,

pero básicamente buena gente”

-Junot Díaz-

Sientes presión en el pecho y arrepentimiento, no te sirve de nada que la persona afectada te haya perdonado ya y ahora no te hace daño la situación, sino tu moral: no te sirve pensar que querías dar lo mejor y te gustaría volver atrás para cambiar las cosas. Sin embargo, la solución radica en otro sentido.

Atrévete a dar el paso hacia el perdón

La única salida a la que vas a poder dirigirte si quieres moverte de dónde estás es a la del perdón hacia ti mismo/a; por lo que si estás convencida de que quieres dejar de sentirte mal, tienes que atreverte a hacerlo. Únicamente que lo consigas logrará que el tormento salga de tu cabeza y que todo haya concluido.

Es beneficioso que seas capaz de no lamentarte más por algo que no puedes modificar y que ya es pasado, precisamente porque en tus buenas intenciones también está la posibilidad de volver a empezar, de descubrir que nadie es perfecto y tú tampoco, aunque nos gustaría.

“El perdón es una virtud de los valientes”

-I. Gandhi-

Mujer abrazándose

Haber cometido un error no te convierte en mala persona, ni un fracaso tiene que ser el juez del resto de emociones que tengas en estos momentos: ten confianza en ti misma, valórate y habrá más ocasiones para demostrarte que no siempre se pierde, sino que a veces también se gana. Puedes reflexionar sobre esto: los errores no te definen, pero te ayudan a convertirte en quien eres.

Que dar lo mejor siga siendo una medicina diaria

Para terminar te voy decir porqué pienso que tienes que liberar tu conciencia de eso que te está haciendo daño: sencillamente porque creo que necesitamos en el mundo personas que se dejen guiar por un corazón humilde y lleno de bondad, aunque los resultados no estén siempre de su parte.

Necesitamos dar lo mejor de nosotros a la gente que queremos cada día, estar ahí si precisan de nuestra compañía y tenderles una mano cuando quieran algún consejo. ¿Y si nos equivocamos? Pues en ese caso podremos éticamente perdonarnos y seguir viviendo en paz, tras haber asumido las consecuencias del mal desenlace.

“El amor y la buena voluntad son inestimables en los asuntos humanos”

-Florence Scovel-

Arbol con forma de corazón y de color rosa

Es cierto que muchas veces parece que lo que importa realmente no es la intención, sino lo que se hace porque en definitiva es lo que sabemos seguro que es real; pero, a veces, se nos olvida que la buena voluntad mueve montañas y que sin ella no se movería una sola piedra de la misma. Así que no te castigues más y date otra oportunidad: no siempre tiene que salir mal.