Jenna Ortega: los desafíos emocionales de grabar «Wednesday»

Estrés, lágrimas, miedo, soledad... Jenna Ortega no lo tuvo fácil a la hora de darle vida a Wednesday Adams. En el siguiente artículo, desvelamos los duros desafíos que afrontó la joven actriz.
Jenna Ortega: los desafíos emocionales de grabar «Wednesday»
Valeria Sabater

Escrito y verificado por la psicóloga Valeria Sabater.

Última actualización: 21 junio, 2023

Asumir uno de los personajes góticos más icónicos de la cultura pop no fue fácil para Jenna Ortega. Todos quedamos fascinados con su representación de Wednesday Adams, Tim Burton sabía que era la actriz idónea para el papel. Y el resultado fue espectacular. La serie se convirtió en uno de los grandes éxitos de Netflix.

Ahora bien, después de que la plataforma aprobara la segunda temporada, la intérprete se refirió al coste psicológico que el rodaje implicó para ella. Nosotros, como espectadores, no somos conscientes del desgaste que suponen, en ocasiones, estas vivencias para los artistas (Arias, 2019). En la siguiente lectura, detallamos los retos en el ámbito emocional que sorteó la brillante actriz.

Recuerdo que fue un rodaje muy estresante y confuso. Lo hice lo mejor que pude, pero este, es sin duda el trabajo más abrumador que he tenido.

~ Jenna Ortega ~

Jenna Ortega y la realidad emocional detrás de Wednesday

«No te preocupes, lo vas a hacer muy bien. Quedará genial». Tim Burton solía animar a Jenna Ortega con estas frases durante el rodaje. Ya la joven tenía experiencia en el cine y la televisión. Apareció en Jane the virgin de Disney Chanel y protagonizó alguna película de la saga Scream. Sin embargo, fue diferente darle vida a Merlina (nombre en español del personaje).

La artista aprendió varias competencias de gran dificultad, en un periodo muy breve. Para ser la fascinante y singular protagonista de esta serie, tomó clases de esgrima, violonchelo y alemán. Habilidades que suelen llevar meses y hasta años, ella las asumió de forma rápida para iniciar los rodajes. Todo esto, como es de esperar, tuvo un coste inevitable. Lo analizamos.



Ser Wednesday Adams y el peso de la ansiedad

La revista Interview publicó una conversación entre Christina Ricci y Jenna Ortega, en la cual hablaron sobre los retos de asumir el papel de la hija de los Adams. En este encuentro, Ortega destacó lo estresante de la filmación. Pensemos en la presión mental que supone para un artista convertirse en un personaje que, de por sí, ya es un icono cultural.

De hecho, la actriz admitió que en un momento se sintió derrotada: apenas dormía y las jornadas de rodaje duraban entre 12 y 14 horas, además, solo tenía un día de descanso. No obstante, compaginaba las pocas horas libres con aprender las habilidades antes mencionadas. Este tipo de dinámicas desgastan a nivel emocional y derivan en cuadros clínicos de serio impacto.

Ortega aseguró que tuvo episodios en los cuales se arrancaba el cabello. Esta conducta se asocia con la tricotilomanía y, como señala un trabajo publicado en Comprehensive Psychiatry es una característica de los trastornos de ansiedad. La presión por desempeñar su papel actoral lo mejor posible fue, sin duda, un desafío emocional de gran dureza.

«No parpadees», no mostrar emociones

Otro de los retos de ser Merlina estaba en la contención de emociones. Si por algo es conocido el peculiar personaje, es por no evidenciar ningún sentimiento o reacción emotiva. Esto fue difícil de llevar a cabo por la artista, en especial, cuando los miedos y el estrés la dominaban por completo.

Por si no fuera poco, el célebre director le exigió a Ortega otro requisito: no parpadear. Asimismo, la joven actriz afrontó los siguientes inconvenientes durante las grabaciones:

  • Lidiar con las ganas de llorar casi constantes.
  • Tener que filmar la famosa, pero compleja, escena del baile a pesar de tener COVID-19.
  • Limitaciones para ir al baño, debido a lo particular de los vestidos que usaba el personaje de Wednesday Adams.

Estar lejos de la familia

A pesar de que Jenna Ortega lleva desde niña en el mundo de la actuación, la serie de Netflix marcó un antes y un después en su vida, pues le trajo un éxito abrumador. Pero el precio emocional del rodaje fue para ella muy intenso; por ejemplo, tuvo que trasladarse a Rumanía por cuestiones asociadas al proyecto. Allí, el peso de la ansiedad se entremezcló con la soledad.

Tal y como lo declara con frecuencia en diversos medios, entre lágrimas, hacía videollamadas cada noche con sus padres. No se veía capaz de asumir aquel reto; dudaba de sí misma y, en ocasiones, experimentaba ansiedad por rendimiento. Sin embargo, la fuerza de voluntad y el amor por la actuación fueron los ingredientes para superar estas dificultades.

Tuvimos que empezar a usar dobles de acción y hasta dobles de violonchelo, pero lo cierto es que quise estar siempre preparada porque quería hacerlo yo misma para que sea más creíble.

~ Jenna Ortega ~

Lo que no vemos: el coste psicológico de la fama

Ortega tuvo una interesante charla con la presentadora Oprah Winfrey, en la cual, también habló de sus problemas psicológicos vinculados con la fama. Convertirse en un ícono artístico de las grandes masas no es algo fácil para la mayoría de los actores. Cuando el éxito llega de forma tan rápida y la vida cambia de un día para otro, cuesta mantener la estabilidad.

En una investigación publicada en Journal of Individual Differences se plantean cuestiones interesantes, como: ¿es necesario sufrir para tener éxito?, ¿la presión puede ser un elemento de motivación en algunas personas? En algún modo, los grandes logros exigen que sorteemos extensas parcelas ajenas a nuestras zonas de confort.

Aparte, implica encarar retos impensables que potencian nuestras capacidades. Este es el caso de Ortega, quien no solo demuestra que es una excelente actriz, sino también una persona capaz de conquistar grandes objetivos.



Famosos y salud mental, la valentía de romper el estigma

Para Jenna Ortega, los desafíos emocionales de interpretar a Wednesday Adams fueron inmensos; pero los superó con voluntad y gran apego profesional. Y la segunda temporada de la serie le traerá nuevos retos, como lidiar con la fama o ser alguien viral en redes sociales y una figura analizada en detalle.

La intérprete es muy valiente a la hora de desvelar sus vivencias y romper el estigma para hablar sobre salud mental, además de señalar realidades que estuvieron en la sombra durante mucho tiempo. Los miedos, la ansiedad, las presiones y la sensación de soledad, son hechos comunes por los que todos transitamos.

Los artistas también son personas y sus vulnerabilidades resultan similares a las nuestras. Le deseamos muchos éxitos y bienestar a la actriz, mientras esperamos la segunda entrega de Wednesday.

Crédito editorial imagen principal: Lev Radin / Shutterstock.com


Todas las fuentes citadas fueron revisadas a profundidad por nuestro equipo, para asegurar su calidad, confiabilidad, vigencia y validez. La bibliografía de este artículo fue considerada confiable y de precisión académica o científica.



Este texto se ofrece únicamente con propósitos informativos y no reemplaza la consulta con un profesional. Ante dudas, consulta a tu especialista.