¿Cómo afrontar el: "hoy no puedo más"? - La Mente es Maravillosa

¿Cómo afrontar el: “hoy no puedo más”?

Valeria Sabater 12 octubre, 2014 en Psicología 212 compartidos
Mujer arrastrada por unos pájaros pensando hoy no puedo más

Hay días y días. Y todos nosotros hemos vivido esos en los que, sin saber muy bien cómo, no podemos salir de la cama para ir a trabajar, para salir de casa y vestirnos con esa cotidianidad tan común donde uno es persona y avanza con tranquilidad con sus responsabilidades. Esos que se caracterizan por un “Hoy no puedo más. Es agotador“.

Nuestro cuerpo, y ante todo nuestro cerebro, disponen de magníficos mecanismos de defensa que nos permiten a menudo esconder nuestros problemas, heridas y debilidades mediante una férrea coraza donde aparentar sencillamente, “que no ocurre nada”.

Ponemos el “piloto automático” y funcionamos con más o menos eficacia a lo largo de las semanas e incluso los meses. Pero llegará. Finalmente llegará ese instante en que aparecerá el verdadero problema y nuestro cuerpo deje de reaccionar. Perdemos las fuerzas y la debilidad nos impide ponernos en pie.

Esta vez nuestro cerebro ya es incapaz de aportarnos ese sedante suave donde se disimulan los problemas. En esa ocasión abre las ventanas y deja emerger todo lo que hay escondido. ¿Qué hacer entonces? ¿Cómo superar eso días en que, sencillamente, “no podemos más”?

Aprender a escucharnosMujer pensando  ya no puedo más

Hay muchas razones detrás de estas realidades, las más comunes son las asociadas a un alto nivel de estrés y ansiedad. Porque aunque el estrés en nuestro organismo tiene la finalidad de ponernos en alerta, esta situación no podremos soportarla mucho tiempo. El cortisol irá haciendo ligeros cambios en nuestro cuerpo como elevar la tensión o acelerar nuestro corazón, que poco a poco nos dañarán por dentro.

Dispondremos de nuestro “piloto automático” particular y funcionaremos, pero tarde o temprano, caeremos. Lo mismo ocurre con cualquier problema afectivo. Puede que tengamos un problema con nuestras parejas o que hayas perdido a alguien y aún no hayas tenido tiempo de afrontarlo.

Hay personas que prefieren volver a su vida normal sin haber experimentado el duelo. Es mejor no pensar, se dicen. Hasta que evidentemente acaba llegando ese momento en que ya no pueden, en que caen, en que algo les bloquea y les impide funcionar.

Esconder una realidad no puede traernos más que problemas a largo plazo. Hay que tenerlo en cuenta sobre todo si estamos agotados y no sabemos afrontar esos no puedo más.
Compartir

Debemos permitirnos el don de escucharnos a nosotros mismos porque nadie puede aparentar estar enteramente bien siempre y atender todo eso que acontece en tu interior.

Claves para superar el “ya no puedo más ”

Hombre pensando ya no puedo más

Lo esencial, sin duda, es evitar llegar a estas situaciones. Aprender a gestionar el estrés, a establecer prioridades y asumir todo acontecimiento afectivo o emocional que se suceda en nuestras vidas, sin desplazarlo.

Pero cuando experimentes esta sensación amenazante que nos quita el aire con su  hoy no podrás salir de casa y enfrentarte a tu vida, esos no puedo más, vale la pena que pongas en marcha las siguientes pautas:

1. No te obligues

Si tu cuerpo y tu mente te indican que no vas a poder, escúchate y no fuerces lo inevitable. Si te inclinas por hacer el esfuerzo, coger el coche e ir a trabajar, lo más probable es que tu cuerpo reaccione con mareos y vómitos. Ha llegado el momento de obedecer y quedarte quieto/a. Es el momento de afrontar algo y de pensar en ti.

2. Tú primero

A partir de ahora, tú vas a ser la prioridad en tu lista de obligaciones. Ha llegado el momento de atenderte y escucharte, lo mereces y necesitas hacerlo. Necesitas tiempo para ti.

Averigua que ha desencadenado ese estado en el que te encuentras. ¿Es el trabajo? ¿Es alguien de tu círculo afectivo? ¿Ocurre algo contigo mismo/a?  Analízalo con calma.

Piensa en cómo te sientes y expresa tus sentimientos. Si necesitas llorar llora, si necesitas enfadarte, enfádate. El desahogo es esencial para después, iniciar el cambio.
Compartir

3. Busca soluciones

Cuando hayas entendido qué origina tu estado, con calma, piensa en posibles soluciones. Piensa en cómo deseas sentirte de verdad y qué deberías hacer para conseguirlo.

Piensa en objetivos asumibles. “Deseo estar tranquilo, llegar a casa y no pensar en nada más que en mi familia. Entonces, ¿hace falta que siga teniendo las mismas responsabilidades en el trabajo?” “Deseo dejar de preocuparme, ser yo misma y recuperar mi autoestima. Entonces, ¿no sería mejor que dejara a mi actual pareja que tan infeliz me hace?”. Vale la pena que hagamos estos razonamientos.

Mujermirando porla ventana pensando ya no puedo más

4. Tomar decisiones

Una vez esclarecido a qué se debe nuestro estado, y conociendo cuales pueden ser los pasos para mejorar, es el momento de tomar decisiones. En ocasiones, dependiendo del problema en sí, hará falta tomar actuaciones drásticas. En otros casos, podemos ir poco a poco para ir cogiendo confianza y seguridad.

Convéncete a ti mismo de que todo en esta vida tiene solución.
Compartir

Piensa que lo más importante es tu felicidad, tu tranquilidad, el despertarte cada mañana con una sonrisa y no con miedo a los no puedo más. Nadie debería llegar a este estado. Tienes todo el derecho a ser feliz y sin duda lo mereces.

Valeria Sabater

Soy psicóloga y escritora. La curiosidad por el conocimiento humano es mi cerradura particular, la psicología mi llave, la escritura, mi pasión.

Ver perfil »
Te puede gustar