Katsaridafobia o miedo a las cucarachas

17 Diciembre, 2019
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Cristina Roda Rivera
La katsaridaphobia representa un miedo muy extendido que en algunas ocasiones llega a convertirse en fobia. Sí, hoy hablaremos del temor a esos pequeños animalitos a los que no les gusta nada la luz: las cucarachas.
 

La katsaridaphobia es un miedo irracional y persistente a las cucarachas. Se trata de un término anglosajón que aún no ha sido aceptado en nuestro idioma. La entomofobia podría ser el nombre más específico para el español, pero debe tenerse en cuenta que este término abarca el miedo a todo tipo de insectos.

En los Estados Unidos, el 40 % de las fobias provienen del miedo a los “insectos”. Las cucarachas ocupan las primeras posiciones con otros insectos, como las arañas. Esta repulsión hacia las cucarachas puede deberse a muchos factores, como su estructura anatómica, su capacidad de transmitir enfermedades que se alimentan de putrefacción o su la posibilidad de algunas de volar.

Para muchas personas, esta fobia puede conducir a un trastorno obsesivo compulsivo (TOC), que causa una constante caja de miedo de inseguridad de que aparezca una cucaracha en cualquier momento.

Mujer con pánico
 

Síntomas de la katsaridaphobia

Es muy común que el temor a las cucarachas lleve a la persona a un comportamiento compulsivo que muchas veces es difícil de manejar.

Las personas con esta fobia tratan de limpiar su casa a fondo, hacer una fumigación constante con insecticidas, barren y cepillan continuamente las alfombras de cocinas y baños, etc.

Además, la persona con katsaridaphobia puede experimentar estos síntomas físicos después de ver una cucaracha:

  • Escalofríos.
  • Dificultad para respirar.
  • Frecuencia cardíaca alta.
  • Sensación de asfixia o estrangulamiento.
  • Dolor o pellizcos en el pecho.
  • Entumecimiento.
  • Transpiración excesiva.
  • Dificultad para pensar, razonar o hablar con claridad.
  • Incapacidad para distinguir entre lo real y lo irreal.
  • Ataques de pánico.
  • Parálisis, incapacidad para moverse instantáneamente y temporalmente.

La katsaridafobia se puede descontrolar o ser muy peligrosa cuando la persona corre o se precipita en el camino hacia el tráfico o trata de eliminar a las cucarachas al conducir, etc., lo que puede provocar accidentes graves.

 

Las causas de la katsaridaphobia

Nuestros antepasados ​​prehistóricos tenían que estar alerta a posibles depredadores o enemigos que saqueaban mientras dormían en cuevas, un gran lugar para las cucarachas, que aman el calor y la oscuridad para vivir.

En relación con este hecho, encontramos una de las teorías más certeras para explicar algunas fobias: la teoría de la preparación de Martin Seligman.

La teoría de la preparación consiste en una revisión del modelo de condicionamiento de la ansiedad orientada biológicamente. Esta teoría no asume que las fobias sean innatas, sino que el individuo tiene una capacidad innata para aprender reacciones fóbicas.

Martin Seligman establece que las fobias poseen 4 propiedades:

  • Selectividad: las fobias están limitadas a un determinado rango de estímulos que se relacionan con peligros especiales que fueron importantes durante la evolución de la especie.
  • Fácil adquisición: las fobias pueden adquirirse con un solo ensayo y sin necesidad de estímulos traumáticos.
 
  • Resistencia a la extinción.
  • Irracionalidad: desproporción entre el peligro real del estímulo y sus respuestas de ansiedad.

Las fobias son instancias de aprendizaje preparado y por tanto poseen un significado biológico-evolutivo. Se constituyen por asociaciones primitivas y no cognitivas que no son fácilmente modificables por los argumentos lógicos. Estas cuatro propiedades son propiedades del aprendizaje preparado.

El condicionamiento familiar es un tema que hoy no genera demasiado acuerdo en cuanto a la adquisición de las fobias. Mientras que algunas personas piensan que está relacionado con la genética, otros creen que es simplemente una respuesta condicionada vicaria.

Edad de inicio

Las razones para temer a las cucarachas dependen del individuo, al igual que los síntomas. El inicio de la enfermedad puede ocurrir en cualquier momento de la vida, por lo que nadie es libre de sufrir esta fobia.

Sin embargo, la gran mayoría de estos eventos generalmente ocurren durante la infancia. Muy pocos casos se desarrollan en la etapa adulta. Como la mayoría de las fobias, pueden desarrollarse después de sufrir un evento traumático.

 
Niña con miedo a las cucarachas

Tratamiento de la katsaridaphobia

Por alguna razón, el miedo a las cucarachas no es de los más difíciles de intervenir. El primer paso definitivamente estará en manos de un experto, que primero verificará si el miedo a las cucarachas es una fobia o simplemente estas resultan poco agradables. Si realmente existe el trastorno, el abanico terapéutico más común sería el siguiente.

Terapia de exposición

La exposición tiene lugar en vivo/ directo o en imaginación. Realizarla de una manera u otra depende del nivel de ansiedad fóbica. Es decir, si el nivel de ansiedad es muy elevado, es preferible realizar primero una técnica de afrontamiento en imaginación, combinado con un entrenamiento en relajación (preferible relajación progresiva de Jacobson), para luego poder realizar el afrontamiento en vivo y en directo.

 

Habitualmente esa técnica en imaginación suele consistir en una planificación de situaciones que despierten de menor a mayor ansiedad, visualizando cada una de las situaciones, y con el objetivo de habituarse la persona al nivel ansiedad concreto. Cuando ya no se percibe ningún nivel de ansiedad, se pasa a la siguiente situación.

Realidad Virtual Aumentada

La realidad aumentada (RA) es una variante de la RV que combina el mundo real con elementos virtuales al mismo tiempo y en el mismo espacio, complementando la realidad sin reemplazarla (Azuma, 1997).

El Laboratorio de Psicología y Tecnología (Labpsitec) de la Universidad Jaume I desarrolló un sistema en 2009 para el tratamiento del miedo a las arañas y cucarachas en la realidad virtual.

Esto sería similar a la terapia de exposición, donde el paciente enfrenta gradualmente el miedo con un terapeuta, pero con la diferencia de que se siente más seguro porque todo es virtual.

 
Barlow, D.H. (2002). Anxiety and its disorders: The nature and treatment of anxiety and panic (2ª ed.). Nueva York: Guilford.