La estimulación del nervio vago reduce los síntomas de la depresión

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Gema Sánchez Cuevas el 8 enero, 2019
Valeria Sabater · 8 enero, 2019
La estimulación del nervio vago está mejorando la calidad de vida de pacientes con depresión resistente que no responden ni a los fármacos ni a la terapia psicológica.

Estudios recientes están demostrando que la estimulación del nervio vago reduce los síntomas de la depresión resistente. La mejoría es significativa entre pacientes que no responden a los tratamientos ordinarios. Ahí donde la psicoterapia y los fármacos no demuestran efectividad, esta técnica basada en la estimulación eléctrica está cambiando la vida de dichos pacientes.

Para quienes estén pendientes de cómo avanza el mundo de la psicología y la psiquiatría, sabrán sin duda que se avecinan nuevos tiempos. Voces como las de Jim Van Os, psiquiatra y editor de la conocida revista científica Plos One nos señala algo importante. Tratar un trastorno mental es algo más que centrarnos solo en los síntomas.

Hasta el momento, nos hemos focalizado en exceso en el uso de las etiquetas y esa terminología que se nos dicta casi a pies juntillas desde el DSM-V (Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales). Sin embargo, una persona es mucho más que un diagnóstico, es infinitamente más que ese trastorno bipolar o una esquizofrenia.

Autores, como el propio Van Os, proponen ante todo personalizar los tratamientos. Algo así es sin duda algo esencial para quienes, por ejemplo, padecen una depresión mayor y no han encontrado ninguna estrategia que les confiera mejoría alguna. En esas situaciones es necesario explorar más opciones. Ahí donde el profesional experto y el propio paciente puedan dar con esa respuesta que más se ajuste a sus particularidades.

En los últimos años disponen ya de una estrategia innovadora: la estimulación del nervio vago.

El nervio vago es uno de los nervios craneales más importantes. Es el par craneal número X y es a su vez, el efector neural más predominante del sistema nervioso parasimpático.

Distribución del nervio vago

La relación entre la estimulación del nervio vago y la depresión resistente

El nervio vago es uno de los pares craneales más importantes. Es el más largo y se distribuye por debajo del nivel de la cabeza y forma parte del sistema nervioso parasimpático. Asimismo, si por algo se distingue esta estructura neural, es por sus múltiples funciones, entre ellas, la de enviar y recibir información de prácticamente todos nuestros órganos.

Su principal tarea por tanto es regular y conocer el estado de ese universo sensorial de nuestro organismo. Regula los latidos del corazón, controla el buen funcionamiento de la digestión y es quien induce la relajación después de un esfuerzo físico. Podríamos decir que es ese supervisor, excepcional por su valor, que está siempre pendiente de nuestro bienestar.

Así, hasta no hace mucho los expertos sabían de su relación con los estados de ansiedad y estrés, pero ya en el 2006, en un estudio publicado en la revista Biological Psychiatry se demostró algo aún más interesante. La estimulación del nervio vago abría un nuevo método terapeútico para el tratamiento de la depresión resistente.

¿Qué genera la estimulación del nervio vago?

Charles Conway, psiquiatra de la Universidad de Washington tenía claro que se necesitaban de nuevas estrategias para el tratamiento de la depresión resistente. A menudo, estamos ante pacientes que toman hasta 3 y 4 antidepresivos diarios sin experimentar mejoría. Así que el objetivo era claro: ofrecerles calidad de vida.

En la Escuela de Medicina de la Universidad de Washington llevan ya varios años experimentando con este método. Hasta el momento, han tratado ya a 328 pacientes en los cuales los resultados han sido muy exitosos.

  • La estimulación del nervio vago optimiza la sinapsis de monoaminas del circuito neuronal del cerebro, el cual, está desregulado durante una depresión.
  • Además, optimiza la función de la corteza cerebral y de la amígdala. Esta última estructura suele presenta una hiperactivación, la cual genera sensación de alarma, miedo y desánimo.
  • Los pacientes con depresión unipolar y bipolar severa y recurrente, han mostrado cambios notables. Tanto es así que tras someterse a la estimulación del nervio vago han empezado a mostrar mejorías en la terapia psicológica.

¿Cómo se lleva a cabo la estimulación del nervio vago?

La estimulación del nervio vago se lleva a cabo mediante neuromodulación. Hay por tanto una estimulación eléctrica con el fin de reactivar la función de este nervio.

Para que el tratamiento sea efectivo, en los últimos años se han diseñado pequeños dispositivos que se implantan (mediante una cirugía ambulatoria) debajo de la piel del tórax, en el lado izquierdo. En cuanto entra en funcionamiento, empieza a emitir señales eléctricas a través del nervio vago hasta llegar al cerebro.

La mejoría en el estado de ánimo mejora a los pocos días.

dispositivo la estimulación del nervio vago

Aspectos importantes sobre la estimulación del nervio vago

Antes de terminar, nos queda un aspecto importante que reseñar. La estimulación del nervio vago no es una estrategia terapeútica exclusiva ni definitiva para acabar con la depresión. Es un mecanismo que mejora la calidad de vida y lo que es importante, hace que el resto de tratamientos (como la terapia psicológica) sí sea efectiva.

Es como un despertar. Esa estimulación eléctrica precisa y controlada hace que la persona se sienta mejor, que esté receptiva. De pronto, los pacientes pueden concentrarse de nuevo, interesarse por una película, por un libro, por salir a pasear. Mejora el ánimo y se despierta la motivación por generar cambios.

Es en ese momento cuando la terapia psicológica puede ser más efectiva que nunca. Es ese el momento en que se le puede dotar a la persona de estrategias adecuadas para lidiar con su propia realidad. Asimismo, hay otro detalle que debemos considerar. Se estima que entre el 30 y 40% de las personas con depresión mayor pueden presentar resistencia al tratamiento. En esos casos donde tenemos a un paciente casi catatónico, la estimulación del nervio vago se alza como una estrategia altamente efectiva.

Estaremos pendientes por tanto de más avances sobre el tema. 

  • Barral, J-P. (2009). Vagus nerve. Manual Therapy for the Cranial Nerves. Elsevier: USA.
  • Charles R. Conway, Arun Kumar, Willa Xiong, Mark Bunker, Scott T. Aaronson y A. John Rush. "La estimulación crónica del nervio vago mejora significativamente la calidad de vida en la depresión mayor resistente al tratamiento". The Journal of Clinical Psychiatry DOI:  10.4088 / JCP.18m12178
  • Rea, P. (2014). Vagus Nerve. Clinical Anatomy of the Cranial Nerves. Elsevier Academic Press: UK.