Inteligencia emocional en el trabajo: ¿por qué es importante? - La Mente es Maravillosa

Inteligencia emocional en el trabajo: ¿por qué es importante?

Alejandro Rodríguez 17 marzo, 2018 en Psicología de las organizaciones 0 compartidos
Empleados reunidos aplicando la inteligencia emocional en el trabajo

Uno de los conceptos psicológicos más extendidos fuera de los ámbitos académicos es el de la inteligencia emocional. Frente a la inteligencia tradicional, que se refiere a la capacidad de resolver problemas y de utilizar la lógica, la inteligencia emocional está relacionada con nuestra capacidad de entender y gestionar las emociones, tanto las propias como las ajenas.

Aunque las habilidades relacionadas con esta destreza se pueden aplicar en gran cantidad de situaciones, es especialmente importante utilizar la inteligencia emocional en el trabajo. Las personas que han decidido formarse y emplearla en este contexto notan una gran mejora, tanto en su satisfacción laboral como en sus relaciones con sus compañeros. Incluso, algunos expertos aseguran que se trata de una de las claves para conseguir mayores ingresos.

Por ello, en el artículo de hoy veremos de qué manera se puede aplicar el concepto de la inteligencia emocional en el trabajo. Nos centraremos para ello en tres ámbitos clave: la búsqueda de empleo, el desempeño profesional, y el liderazgo. Pero antes de entrar en profundidad en el tema, dejemos un poco más claro qué es la inteligencia emocional y qué implica exactamente.

Personas formando un grupo de trabajo

¿Qué es la inteligencia emocional?

Tal y como está definida por Goleman, el creador del concepto, la inteligencia emocional está compuesta por cinco habilidades distintas:

  • Autoconocimiento. Es decir, la capacidad de comprender nuestros propios sentimientos y estados de ánimo. También implica conocer quiénes somos, nuestros valores, metas y habilidades.
  • Autorregulación. Hablamos de la capacidad de controlar nuestras emociones. De esta manera, podremos utilizarlas a nuestro favor en lugar de tener que luchar contra ellas.
  • Motivación. Se trata de la habilidad para fijarnos metas exigentes y enfocarnos para conseguirlas a pesar de las dificultades.
  • Empatía, también conocida como la capacidad para entender los sentimientos, emociones y necesidades de los demás. A veces se describe la empatía como “ponerse en el lugar del otro”.
  • Por último, las habilidades sociales, todo el conjunto de destrezas que nos ayudan a relacionarnos de forma más efectiva con los demás. Incluyen diferentes habilidades, como el liderazgo, la persuasión o la intuición social.

Las cinco dimensiones son fundamentales para desarrollar la inteligencia emocional en el trabajo, pero cada una de ellas será más útil en una situación distinta.

La inteligencia emocional en el trabajo: cómo utilizarla para conseguir empleo

Para poder utilizar la inteligencia emocional en el trabajo, primero es necesario conseguirlo. Así, la inteligencia emocional es una habilidad fundamental para conseguir un empleo.

Hoy en día, conseguir “un puesto de trabajo interesante” no depende sólo de las habilidades “duras”, sino que nuestro éxito estará marcado por la empatía, la forma de comunicarnos o las habilidades sociales. Debido a la gran competencia existente en el mercado laboral, la decisión que tome el departamento de recursos humanos podría estar más influenciada por las emociones (suyas y nuestras) que por nuestro currículum.

Mujer pensando mientras trabaja

Por otra parte, la autorregulación también será fundamental durante nuestra búsqueda de empleo. Sin ella, no seremos capaces de perseverar ante los primeros rechazos, lo que nos desmotivará y dificultará todavía más la tarea de conseguir un empleo que nos guste.

La inteligencia emocional en el puesto de trabajo

Ahora bien, el uso de la inteligencia emocional en el trabajo no acaba cuando ya lo hemos conseguido. Por el contrario, en un entorno tan desafiante como las empresas modernas, las cinco habilidades descritas por Goleman son fundamentales. Además, lo son tanto para nuestro desempeño como para nuestro bienestar emocional.

A pesar de que nos encontramos dentro de la media, en España un 30% de los trabajadores dice sentirse insatisfecho con su ocupación. Aunque, por supuesto, hay muchos factores que pueden influir en esta cifra, sin duda la falta de inteligencia emocional tiene una buena parte de responsabilidad en que este dato sea tan alto:

  • ¿Cómo vamos a elegir un trabajo que nos guste… si no nos entendemos? (autoconocimiento).
  • Cuando algo nos salga mal, ¿dejaremos que sea la apatía la que se haga con el timón de nuestras vidas o saldremos adelante? (autorregulación, motivación).
  • ¿Seremos capaces de entender a nuestros compañeros y llevarnos bien con ellos a pesar de las diferencias que podamos tener con ellos? (empatía, habilidades sociales).

Inteligencia emocional para directivos

Por último, ¿qué pasa si diriges a un equipo de trabajo? Podríamos pensar que entonces los que necesitan inteligencia emocional son ellos, ¿verdad?

Jefe con empleada

Nada más lejos de la realidad. Para un jefe o un directivo, las capacidades de motivar a sus empleados y de entender cómo se sienten son fundamentales a la hora de conseguir un entorno de trabajo agradable. Sin ellas, no podremos convertirnos en el líder que sea mejor para el grupo, por lo que tendremos toda clase de problemas con nuestros compañeros.

Alejandro Rodríguez

Psicólogo y coach, además de un apasionado de la escritura y el desarrollo personal. Desde hace varios años, escribe artículos sobre temas como relaciones de pareja, inteligencia emocional y comunicación para ayudar a las personas a ser más felices en su día a

Ver perfil »
Te puede gustar