La masturbación se puede convertir en un problema - La Mente es Maravillosa

La masturbación se puede convertir en un problema

Andrea Pérez 2 junio, 2016 en Psicología 30 compartidos
Mano de mujer sobre abdomen

La sexualidad es un mundo amplio lleno de prácticas, autoconocimiento y riqueza. La masturbación es una actividad que forma parte de dicho mundo y que otorga múltiples beneficios. Han sido muchos los mitos que se han dicho sobre ella, sin embargo, la realidad está lejos de estas falsas afirmaciones.

La masturbación NO es un acto egoísta, inmoral o exclusivo de personas solteras. Cualquier persona, ya entrada en la madurez sexual, puede masturbarse. Tanto si se tiene pareja como si no e independientemente de la condición sexual, la masturbación es saludable.

Sin embargo, con la masturbación ocurre como con el alcohol. Una o dos copas de vino al día pueden ser beneficiosas pero si una persona consume una botella diaria posiblemente acabe teniendo dolor de estómago, problemas en su vida diaria e incluso puede llegar a desarrollar alcoholismo.

No puedo parar de hacerlo

En la amplia mayoría de las personas la masturbación es algo sana y totalmente recomendable. Generalmente se practica con una frecuencia normal, no afecta a la vida diaria y se realiza como una actividad placentera que sirve para descargar tensión. Sin embargo, no todas las personas lo viven de esta forma.

En algunos casos la masturbación puede llegar a tomar el control de sus vidas convirtiéndose en una obsesión. Pasan el día y las horas añorando el momento de estar a solas. Cambian planes y rutinas con tal de poder tener un momento de intimidad y esto les ocasiona problemas.

Hombre masturbándose en la oficina

A veces las dificultades llegan por la frecuencia. Aumenta la cantidad de estimulación diaria, pudiendo llegar a cifras en las que el cuerpo se resienta y la masturbación ocasione dolor. En otros casos los problemas ocurren por el cambio de rutinas y alteración de la vida diaria. Por ejemplo, la persona puede dejar de hacer actividades o ausentarse demasiadas veces en el trabajo debido a la necesidad de masturbarse.

Cuando la vida nos sobrepasa

La masturbación es un medio para descargar tensión y obtener placer. Algunas personas lo utilizan como método de afrontamiento para reducir la ansiedad y el estrés que sufren en sus vidas. Este medio les ofrece el placer y la desconexión que muchas veces no obtienen en su día a día.

Cuando la ansiedad nos hace tomar malas decisiones

Los episodios de masturbación compulsiva suelen acentuarse en épocas difíciles, por ejemplo, en crisis personales, problemas de pareja, nacimiento de un hijo o sobrecarga en el trabajo. Esta dificultad no hace sino agravar todos aquellos problemas que ya teníamos haciéndonos entrar en un laberinto donde se hace difícil encontrar la salida.

Rompe el silencio

A día de hoy hablar de este tema sigue siendo tabú en ciertos entornos. Los problemas de masturbación compulsiva suelen llevarse en silencio y quien los sufre puede sentirse avergonzada y sola por no poder compartir la experiencia con otras personas.

Muchas veces, con el fin de aliviar al malestar, se recurre a remedios caseros, consejos de amistades o prácticas que no surten efecto o incluso pueden llegar a ser perjudiciales. Intentar frenarlo y darse cuenta de que no disminuye puede generar más ansiedad agravando el problema.

Hombre sufriendo en silencio

La masturbación es un hábito sano y aconsejable, pero en algunas personas y ante dificultades de la vida puede llegar a convertirse en un problema ante el cual pedir ayuda. Si los pensamientos sobre la masturbación  te invaden constantemente, la frecuencia te ocasiona problemas físicos o tu vida se ve afectada y deteriorada por ello es el momento de romper el silencio y acudir a un profesional cualificado en busca de ayuda.

Andrea Pérez

Psicóloga general sanitaria. Trabajo atendiendo a personas con discapacidad y enfermedad mental. Escribo para que los conocimientos lleguen a un público más amplio. En continuo reciclaje y aprendizaje.

Ver perfil »
Te puede gustar