La mejor forma de predecir el futuro es creándolo

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Sergio De Dios González el 11 enero, 2016
Pedro González Núñez · 28 octubre, 2015

No existe tarot que valga. Nuestro destino no está escrito en las estrellas, ni la suerte y el azar va a ser quién diga dónde debemos estar. No esperes ese golpe que cambiará tu vida cuando menos lo imaginas si vives agazapado, porque no se puede predecir el futuro, pero sí debes crear uno maravilloso para ti y los tuyos.

Pero recuerda que construir un futuro esplendoroso y esperanzador no es trabajo de un día. Ni siquiera Dios fue capaz de crear el mundo en cuestión de horas, pese a todo el poder que se le otorga en los ámbitos religiosos. Así que, piénsalo bien, no esperes más y comienza a fabricar el tuyo, o tal vez mañana ya sea tarde.

Las oportunidades del futuro

El futuro es siempre incierto. Se presenta pleno de oportunidades, pero no han de ser positivas de forma obligatoria. Cualquier cosa puede pasar. Sin embargo, de nosotros depende tornar la balanza hacia un lado u otro. En ese sentido, sí tenemos poder para moldear el porvenir a nuestra imagen y semejanza.

“El futuro tiene muchos nombres. Para los débiles es lo inalcanzable. Para los temerosos, lo desconocido. Para los valientes es la oportunidad.”

-Victor Hugo-

Camino de estrellas

Podríamos diferenciar ahora entre dos tipos de personas que miran hacia el futuro. Por un lado tenemos aquellos que se dejan zarandear por el destino y culpan al azar y la mala suerte por su poca fortuna, frente a los que no se quejan, agarran el toro por los cuernos y miran hacia delante con esperanza y fuerza para cambiar cuanto no les gusta:

  • Conocerás a las personas que se dejan zarandear por el destino y el futuro fácilmente. Aquellos que están constantemente quejándose de su mala suerte y lo mucho que sufren en la vida. Personas que se dejan llevar por la mayoría, sin tomar conciencia de ello, sin plantearse metas más allá del qué dirán.
  • Por otro lado, descubrirás un selecto grupo de personas, mucho menos nutrido que el anterior, que gustan de crear su propio futuro. Personas que disfrutan de su presente, se marcan metas, miran con esperanza y trabajan cada día con esfuerzo. Se fabrican su propio porvenir.

Cierra las puertas y mira adelante

Si te ha ido mal en la vida, lo último que debes hacer es permanecer estancado, en una fase de sueño permanente, quejándote por tus desgracias. En ese caso, estás dejando una puerta abierta, lo que hará que no se abran otras. Piénsalo bien, porque si eso es lo que deseas en tu vida, nunca podrás ser feliz.

“Sólo cerrando las puertas detrás de uno se abren ventanas hacia el porvenir.”

-Françoise Sagan-

Puerta abierta

Y es que hoy en día, no es fácil moldear el futuro, pero hay herramientas de sobra para trabajar en la esperanza, la consecución de objetivos y el lograr las metas con las que siempre hemos soñado, pero tal vez nunca hemos creído con tanta fuerza como para ir a por ellas con decisión y valor:

  • Una herramienta fantástica para crear tu propio futuro es cerrando puertas. Aquellas personas que solo te aportan negatividad, esos trabajos en los que te sientes ninguneado, las relaciones que te amargan y te hacen infeliz… Da un buen portazo a lo que te retiene en el pasado, porque solo así podrás mirar hacia el futuro.
  • Por otro lado, es muy importante creer en uno mismo y en los sueños propios. Si piensas que tus anhelos son estúpidos, irrealizables e imposibles de cumplir, ten por seguro que jamás se harán realidad. Pero, si los tomas como tu objetivo en la vida, planteando metas intermedias y yendo a por ellos con seguridad y honestidad, nada podrá detenerte.

Mira en tu interior para hacer realidad tus sueños

Para concluir, te propongo un profundo acto de reflexión. Mira dentro de ti, en lo más profundo de tu corazón. Sé sincero contigo mismo y empieza ahora mismo a dedicarte cada día unos minutos.

En ellos, debes comenzar a sacar de tu alma todo aquello que te hace infeliz y te retiene en el pasado, y poner en marcha las herramientas para ver hechos realidad tus sueños y anhelos. Sé fuerte, decidido, valiente y perseverante. Yo te espero en el futuro.

Imagen cortesía de Pete Revonkorpi